El problema que arrastra ex participante de «Resistiré» tras procedimiento estético

La modelo, quien alcanzó una alta notoriedad pública luego de su paso por el reality que co produjo Mega y MTV, reconoció la situación tras el procedimiento al que se sometió hace tres años.

Un grave problema arrastra Ignacia Michelson, ex participante de «Resistiré» y actual pareja de Sargento Rap, luego de que le inyectaran una peligrosa sustancia en sus glúteos durante un procedimiento estético.

Según da cuenta LUN, la joven llegó hace tres años a una casa en la comuna de Las Condes para aumentar sus glúteos, pero terminaron aplicándole silicona industrial o metacril. Ese mismo lugar fue clausurado el pasado 26 de julio por considerarse «ilegal».

«Había visto el resultado en otras chicas y me gustó como les quedó. Allá me dijeron que lo que me inyectarían era ácido hialurónico, un tratamiento que era nuevo en Chile para aumentar zonas del cuerpo. Me costó un millón de pesos y me fui feliz con el resultado», aseguró al matutino.

Tras su paso por «Resistiré» comenzó a sentir los primeros malestares, como por ejemplo, le dolía al sentarse. En un principio pensó que se trataba de un dolor muscular, pero luego se dio cuenta que tenía «porotitos» y «hoyos, como celulitis».

Fue hace una semana que se percató de la situación, cuando llegó hasta un médico con el fin de realizarse una liposucción. «Al examinarla me di cuenta de inmediato que era metacril. En palabras simples se siente duro, como unas pelotitas duras que son como quistes», explicó Sebastián Puchi, médico cirujano y dueño de la clínica Chile Clinic.

Michelson se quebró cuando se enteró de la situación. «Me afligí, me dio pena y pensé cómo no me di cuenta de que no era normal hacer algo así en una casa. Yo confié porque había insumos clínicos, la encargada me mostró el líquido, me mostró fotos del resultado y no había postoperatorio ni nada», expresó.

El especialista, eso sí, aclaró que «por suerte se puso poco, se apreciaba 150 ml en cada glúteo y todavía está en un buen estado, como se lo puso hace poco tiempo no ha empezado a activarse y dejar vestigios en el cuerpo».

«En el caso de ella, se hace una cirugía endoscópica, a través de un pequeño corte en el pliegue de su glúteo, y desde ahí se va sacando todo el producto. Es una operación larga que dura entre tres a seis horas», aseguró el especialista, pero aclaró que como el metacril está ubicado en la grasa de sus glúteos, el procedimiento será más fácil.