“Yo soy Betty, la fea” la rompe entre las nuevas generaciones.

Si viviste entre 1999 y 2001, seguramente fuiste parte de la fiebre que produjo esta producción colombiana y que tuvo a todo Chile tras los paso de Armando Mendoza y Beatriz Pinzón Solano.

Y es que la historia de Fernando Gaitán sobre esta joven secretaria, su hazaña en Ecomoda y su amor por “Don” Armando cautivó tantos corazones que logró transformarse en un hito insuperable de la televisión latinoamericana. Es por esto que no fue sorpresa la felicidad que causó en todos la noticia de su estreno en Netflix.

Fueron miles los mensajes de regocijo en las redes de parte de los que vuelven a repetir la historia y quienes la ven por primera vez. Sí, y es que existe toda una nueva generación que está recién conociendo la teleserie y que han demostrado su fanatismo en redes sociales como Tik Tok o Instagram con publicaciones, que han transformado a Betty en un meme eterno.

El éxito ha sido tal que desde su estreno en octubre del año pasado, se ha mantenido por semanas en la lista de favoritas por los usuarios en la plataforma de streaming. Pero esto no es sorpresa, pues la producción siempre ha sido un semillero de hitos. Un ejemplo de esto fue su venta en el año 2006 a la cadena norteamericana ABC donde se realizó una adaptación llamada “Ugly Betty” que tuvo como productora ejecutiva a Salma Hayek. La acogida del público por la serie fue tan grande que se extendió hasta el año 2010 con su cuarta temporada, además de consagrar a su protagonista America Ferrera como una actriz de renombre ganando un Globo de Oro, Emmy y SAG por su actuación en la serie. Ese mismo año, además la teleserie logró coronarse como la producción más exitosa de Latinoamérica por los Récord Guinness, al ser transmitida en más de 25 países y con 28 adaptaciones alrededor del mundo.

Este nuevo logro sólo refleja lo que siempre se dijo de la obra de Gaitán sobre la simpleza del relato, donde la misma historia, el cliché, puede realizarse siempre y cuando se haga de manera distinta, una fórmula que en el caso del colombiano funcionó y sigue funcionando a la perfección.

loading...