Santiago Meneghello y su rol en «Juegos de Poder»: «David está dispuesto a ensuciarse las manos y eso va a acelerar mucho la historia»

La teleserie nocturna de Mega entró en su recta final y con ello la historia se volvió mucho más oscura. El actor Santiago Meneghello, quien entró durante esta fase a potenciar los conflictos, habló en exclusiva con Fotech.cl sobre cómo se vienen estas últimas semanas y de cómo su personaje se relacionará con el mundo de Mariano Beltrán (Álvaro Rudolphy).

Santiago, te volvemos a ver en pantalla, en «Juegos de Poder» interpretando a David, el nuevo guardaespaldas de Mariano. ¿Qué nos puedes contar sobre él?
Definitivamente la historia de la teleserie se empieza a volver cada vez más cruda, entonces comienza a ser necesario que aparezcan personas que estén dispuestas a hacer más sacrificios y a actuar de forma más consistente, con menos remordimientos. David es un escolta profesional, entrenadísimo para poder hacer frente a todas las cosas que amenazan a Mariano Beltrán. En ese sentido se pone muy interesante porque la acción se pone más rápida, él es un hombre de acción, él va a tomar el lugar de Gustavo, pero él no es un estratega, sino que simplemente David está dispuesto a ensuciarse las manos y eso va a acelerar mucho la historia.

¿Cómo va a ser la relación de David con el círculo cercano de Mariano?
David va a entrar al círculo más cercano de Mariano, entonces va estar muy cerca de los personajes de su familia y, como te comentaba un poco antes, David va a empezar a tener interacción con todos ellos ya que son parte de los grandes problemas que tiene Beltrán.

Incluso supimos que con alguno de ellos la cosa va a ser mucho más cercana…
Lo que va a pasar también, y ahí está lo interesa de cómo está escrita la teleserie, es que no todo es negro ni blanco. Mucha gente me ha preguntado qué es lo que sucede con David, como ahora que estás haciendo de malo… David no es necesariamente un personaje malo, sino que simplemente va a empezar a cuestionarse un poco cuáles son sus propios escrúpulos a la hora de hacer las cosas que le comandan y dentro de eso mismo, es interesante las relaciones que van a aparecer con la familia de Mariano Beltrán, porque la gran mayoría de los personajes están súper dañados por lo que ha sucedido y David también va a tener un rol en relación a eso. No es solamente un tipo que va a ir a ensuciarse las manos sino que él también está dispuesta a cuestionarse un poco lo que está sucediendo y van a surgir conversaciones muy interesante dentro del círculo más íntimo de Mariano.

Tomando en cuenta lo que está pasando ahora en nuestro país ¿piensas que la teleserie refleja una realidad que pocas veces vemos tan claro en televisión?
El otro día me encontré en la calle con una señora que ve la teleserie y me dijo “usted va a comenzar a salir, ¿vio’, se cumplió lo que le pasaba al presidente”. No sé cómo lo habrá leído ella, pero es súper importante, que debemos entender, que es un poco lo que también ven las personas en las series internacionales como “House Off Cards”, lo que nosotros tenemos que entender, y que me parece súper interesante que plantea esta ficción, porque finalmente a pesar que esté basada en cosas reales igual es una ficción, es que la política, de acá y otros países, está super lejana de ser lo que realmente nosotros vemos en la televisión o lo que nos dicen en los comunicados oficiales, la política es un montón de oficinas que tienen sus propios intereses y que negocian entre ellas para seguir éstos, ya sea que eso no parezca bien o mal, es así como funciona. A mí lo que me parece interesante es que los políticos durante mucho tiempo hablan de su vocación de servicio y que trabajan para el pueblo y un montón de cosas así, pero la verdad cada vez estamos entendiendo más como operan y eso se está abriendo para la gente, para que ya no exista una creencia ciega que tal persona de tal partido tiene tal punto de vista por eso yo creo ciegamente en eso, me parece muy interesante lo que está haciendo esta teleserie, así como lo que está pasando a nivel país, es que está llevando a la gente a pensar por sí misma, sin dar por sentado que lo que le están diciendo es completamente la verdad, sino que simplemente cada persona, a mí me parezca o no, tiene un punto de vista y yo tengo que ser capaz de discriminar lo que a mí me parece o no y dejar de creer ciegamente en tal o cual persona porque voté por él o porque es de un partido político que a mi me simpatiza, creo que la teleserie y lo que está pasando actualmente hacen un llamado a despertar y a participar muy activamente.

¿Este cuestionamiento que está teniendo la gente podría ser algo parecido a lo que le pasará a David en la teleserie?
Sí, de todas maneras. En ese sentido me pareció muy interesante el personaje, porque si bien él es un “mandado” dentro de este mundo de altas esferas, David no es tonto. Aunque él quiere que le vaya bien en su pega, todo va a llegar un momento en el que moralmente se va a ver muy complicado dentro de la teleserie y lo vamos a ver sufrir por esto. Me parece interesante porque hay muchos dobleces, más que decir que algo es bueno – bueno o malo – malo.

Por lo que tú me estás adelantando, la teleserie tiene aún mucho más que contar…
De todas maneras, es muy gracioso, porque así cómo lo que está pasando en el país, lo que se estaba gestando ahora pasa directamente a la acción, entonces vamos a ver como muy vertiginosamente empiezan a suceder muchas cosas y eso realmente a elevar el nivel de tensión muchísimo, porque ya no hay más espacio para que los personajes se queden en las palabras y eso finalmente traen muchas sorpresas interesantes para los últimos capítulos y yo creo que muchas cosas que la gente no se espera.

Y acá ¿podremos hablar de un final feliz?
Yo creo que un poco como se está mostrando el final feliz va a depender desde el punto de vista de donde uno lo mire.

Santiago, además de la teleserie, que ya terminaron de grabar, ¿estás en algún otro proyecto?
Yo estoy en estos momentos en el Teatro de Las Condes con funciones de Billy Elliot, que está muy bonito y hemos tenido un enorme éxito de público, lamentablemente ahora tuvimos que estar parados por razones obvias, pero estaríamos retomando muy pronto las funciones. Hemos tenido lleno y ha sido muy bonito la verdad, sobre todo por el enorme trabajo que están haciendo los niños, tanto Billy como sus amigos, hay muchos números de una alta complejidad, que no se habían visto antes en Chile, fueron diez meses de trabajo para montar el musical y la verdad es que eso se nota. Lo recomiendo mucho porque además Billy Eliot es una obra de contenido tremendamente social, por eso está muy interesante que la estemos haciendo hoy.

loading...