«Norma», el Sargent Pepper de la música cebolla

Mon Laferte no parece tener techo. El Viernes 09 de Noviembre, en medio de una gira por Europa, se dio a conocer la última aventura musical de la viñamarina avecindada en México: «Norma», el disco que lleva su primer nombre y el nombre de su abuela. Los anticipos de esta obra habían generado gran expectativa: «El Beso» con sus bronces al estilo Willy Colón; y «Porque Fui a Enamorarme de Tí» con sus guiños a Celia Cruz y a las diosas latinas de los años 50 como Carmen Miranda y la Tongolele.

El resultado final ha sido más de lo esperado. Mon Laferte ya tiene su propio «Sargent Pepper» o «Pet Sounds». Es un álbum conceptual tan bien hilado que daría perfectamente para hacer un musical estilo «Amor Sin Barreras» en torno a él. Las canciones describen la evolución de una relación amorosa descrita de principio a fin, con sus altos y sus bajos, pero con una conclusión que revela madurez. Mon parece haber aprendido a tomar las cosas con perspectiva, dejando en el pasado la época «cortavenas» cuyo gran reflejo musical fue «Tu Falta de Querer».

La portada del disco me recuerda a la de «Fome» de Los Tres. Toda una declaración de principios: Mon picando cebolla, reinvindicando el estilo musical de extracción popular por el que la discriminaron y miraron en menos en sus inicios por ser «cebollera» y «flaite».Si, una artista «cebollera» que juega en las ligas mayores de la industria de la música y comparte escenario con artistas tan disímiles como Plácido Domingo, Juanes, Enrique Bunbury, Jorge Drexler, Los Auténticos Decadentes y otros.

En su mayor parte, la música de «Norma» remite al sonido caribeño más noble. Un tributo a Fania Records, con harto guiño a Dámaso Pérez Prado, Celia Cruz, Tito Puente, Willy Colón, Héctor Lavoe, Cheo Feliciano y otros próceres del mambo y la salsa. Sin embargo, eso se mezcla con experimentación artística de la buena. La canción «El Mambo» incluye un rapeo estilo Ana Tijoux insertado en un Mambo «de la vieja escuela» de esos que hacía Pérez Prado, con la cuenta del inicio y exclamaciones como «que le pasa a Lupita». Una alucinante y muy bien lograda mezcla de estilos musicales distintos y distantes en el tiempo.

Además, grabado «en vivo» con músicos virtuosos en los mismos estudios Capitol donde grabaron próceres como Frank Sinatra y Paul McCartney. Una gracia en esta época de monopolio de autotune y sampleo…aunque también se da maña de jugar con esos efectos en la canción «Caderas Blancas».

¿Será «Norma» la «obra maestra» de Mon Laferte? Es lo mejor que ha hecho hasta ahora, superior al Volumen 1 y a «La Trenza», ambos grandes trabajos. Sin embargo, Mon está en un momento «on fire» de creatividad artística, como el de George Harrison de finales de The Beatles e inicios de su carrera solista, por lo que no sería extraño que nos sorprendiera con música aún mejor en el futuro. Creo que no hemos terminado de dimensionar al pedazo de artista que tenemos en ella. Es un lujo ser contemporáneo de una artista que va en camino de transformarse en leyenda.