Carmen Gloria Arroyo recuerda su salida de CHV y la invitación a la Gala de Viña: «Tú no vas a la casa de tu ex»

Hace un año que se anunció la llegada de la abogada a la estación, quien había tenido una complicada salida de Chilevisión. Doce meses después de ello, Carmen Gloria Arroyo es la conductora de uno de los programas más importante del canal estatal, posicionando a su espacio de servicios como lo más visto de la franja y de paso, ayudando a revivir las tardes de TVN.

En la reciente edición del Festival del Huaso de Olmué tuvimos la oportunidad de hablar en exclusiva con Carmen Gloria, a quien han denominado «La Reina de la Tarde». En esta conversación, la abogada nos adelantó algunas novedades que tendrá la nueva temporada de su programa, además de comentar respecto a por qué Chilevisión no quiso seguir haciendo su programa y de lo feliz que se encuentra en TVN.

Carmen Gloria, primero que todo felicitarte por tu programa, el que hasta con capítulos repetidos sigue liderando su franja. ¿Qué opinas cuando te informan de esto?
A mí no deja de emocionarme, creo que nunca voy a dejar de agradecer lo que nos pasa, el cariño de la gente, como por ejemplo el recibimiento que me dio El Patagual. Me emocioné e inmediatamente me contacté con el equipo y empezamos todos a comentar. Agradecemos infinitamente, porque hacemos el trabajo con harto cariño.
Esto es un trabajo, lo tenemos súper claro, es televisión, también lo tengo súper claro y no pretendemos engañar a nadie, pero se hace con cariño, tomando conciencia de que estamos trabajando con la vida real, con problemas reales de las personas y que pueden producir un cambio tanto es la vida de una persona como en la sociedad, eso nos enorgullece. Como también, entender que la gente ha aprendido con nuestro programa, me encanta cuando escriben y me dicen “he aprendido esto o eso”. El otro día, un tuitero hizo por ahí un resumen con la cantidad de términos legales que había aprendido durante estos años, eso nos enorgullece mucho, y lo tomamos también con responsabilidad. Esa responsabilidad nos ha llevado a trabajar profundamente en renovar lo que estamos haciendo, nuestro trabajo, pero manteniendo la esencia, porque si está resultando y a la gente le gusta no pretendemos cambiar pero sí mejorarlo cada día más. En eso hemos estado y por eso en este periodo han visto lo mejor del año 2018, se han marcado los mejores casos y esos son los que se están mostrando, mientras tanto una parte del equipo se toma vacaciones y la otra parte sigue trabajando en la temporada nueva que comenzamos a grabar esta semana.

Carmen Gloria, ¿qué se siente ser parte de uno de los programas que revivió las tardes en TVN?
Se siente agradecimiento, porque hubo un respiro mutuo. Nosotros tuvimos la suerte de darle un respiro en términos de números a TVN y el canal también nos dio una oportunidad para demostrar que podíamos hacerlo, creyó en nuestros proyectos y trabajo. Eso lo voy a agradecer toda la vida porque hubo un minuto en que la estábamos pasando mal, en que estábamos angustiados y cuando alguien te abre las puertas y te dice ‘creo en ti’, eso no se olvida nunca más. Así que hay un compromiso profundo con TVN y porque sentimos además que el espíritu de un canal nacional tiene concordancia con el trabajo que nosotros queremos hacer, que es el trabajo social, el trabajo por nuestro país y con nuestra gente.

¿Qué cosas nuevas vamos a ver en esta segunda temporada?
Hemos recogido varias críticas, tanto buenas como negativas, y hemos trabajado en ellas para hacer un programa más acorde a lo que la gente quiere. Van a ver, por ejemplo, situaciones en las que el público va a poder comprobar qué tan reales son nuestros casos, no puedo entrar en detalles porque son sorpresas, pero les vamos a mostrar evidencias que les van a permitir sacar sus propias conclusiones de qué tan reales son y también hemos recogido, como te decía antes, que la gente nos ve como un programa cultural, de donde se aprende mucho y queremos seguir enseñándoles otras cosas porque ya nos hemos dado cuenta que de derecho han aprendido harto, pero hay otras áreas en las que también queremos entregarles educación, educación cívica y cultura en términos generales.

En la temporada pasada, vimos que se profundizó en el tema psicológico, donde no sólo se hablaba del caso sino que también se daban tips de cómo actuar frente a situaciones parecidas…
Exacto, y es porque nos hemos ido tomando con responsabilidad ese punto, ese aspecto del programa que la gente agradece tanto y con la que dice “aprendemos con el programa”, entonces dijimos aprendamos de todo, un poquito de derecho, de psicología y también sobre otras cosas que le vamos a mostrar la próxima temporada, que tenemos la esperanza, y sé que así será, que vaya aportando culturalmente a nuestro país.

Han habido muchos cambios positivos para ti. Hace un año, de hecho, te entrevisté porque fue acá mismo en Olmué donde anunciaron tu llegada a TVN. Tu salida de Chilevisión no fue la mejor, por ende el ánimo era distinto, ahora te veo radiante.
Así es, un año exacto, y sí el año pasado acá en el Festival del Olmué TVN me presentó.
La verdad es que me emociona, me vas a hacer emocionar de nuevo, porque siento que represento una parte de nuestro país que no todos pueden ver, que muchos quieren que no exista y no quieren darle espacio, que no tenga tanta visualización. Sentí que eso fue lo que pasó antes, como que “tus temas no son tan bonitos, son complejos, es la parte no linda de la sociedad”, etc. Yo me siento con la responsabilidad, porque me apasiona el tema social, de darle una visualización y espacio porque la mayoría de Chile es este Chile, al que nosotros tratamos de llegar, al que queremos representar y al que tratamos de ayudar a nuestra forma. Entendemos y estamos claros que somos un programa de televisión, pero se puede hacer televisión aportando y nosotros decidimos hacerla así.

Hay temas bien fuertes que se tocan en tu programa que también ayudan a otros a saber cómo solucionarlos: el tema de las pensiones, la violencia intrafamiliar… A veces la gente por falta de dinero o miedo no hace nada y al ver el programa comienzan a darse cuenta que sí se puede hacer algo.
La violencia es un tremendo tema en nuestro país, todo lo que tiene que ver con el movimiento feminista también, está tan mal entendido y caricaturizado, nosotros hemos tratado de enseñarles lo que es, en lo fundamental.
Igual queremos mantener en la próxima temporada “Corazones Valientes”, que para mí fue súper importante y fui muy impulsadora de ese segmento, porque creo que es una mirada esperanzadora para quien está en la casa. Son personas que han estado en la misma situación que muchos de nosotros, que ha estado complicada, que ha estado al fondo del hoyo, pero que ha sabido salir adelante y no lo ha hecho porque tiene un padrino o se ganó un premio, sino que fruto de su esfuerzo y de ser busquilla. Creemos que eso puede motivar a otros, contagiar a otros  y esa es la idea de hacerlo. Por eso te digo, yo sé, es un programa de televisión pero tiene un sentido social profundo que nosotros cuidamos con harta delicadeza.

Carmen Gloria, uno siempre puede ver muchos casos pero siempre hay uno que te toca más el corazón y queda dando vueltas en tu cabeza. ¿Cuál sería el caso que más te marcó en esta temporada?
Hubo un caso que todo el mundo vio, que me fui a la cresta, porque representaba mi propia historia, es el caso de la chica que buscaba a su papá por última vez y que quería tener un contacto con él, que la siguiera viendo, que fuera su papá porque la tenía olvidada hace más de trece años. Ese día, esa niña me llegó a lo más profundo de mi corazón porque me vi reflejada, tenía una edad parecida cuando yo busqué a mi papá e hice lo mismo, sin tele, pero era lo mismo, entonces las emociones, el rememorar todo eso, desde la emoción y la memoria es tremendamente doloroso, bajé y lloré con ella. Lamentablemente, hace pocos días me escribió y sé que su papá sólo hizo lo que yo suponía que fue la parafernalia ahí y después la volvió a olvidar. Esa parte es durísima, sentir muchas veces que esos casos son parte de tu vida, fueron parte de alguna u otra forma, parecida o menos parecida pero todos hemos pasado por algunas de esas historias.
Es duro, pero a veces es bueno verlo porque tenemos la posibilidad de tener a Pamela (Lagos) que nos explica cómo enfrentar una situación así, no solamente el hijo, sino también uno como mamá, qué decirle a tu hijo, cómo prepararlo, cómo abordar un tema así, yo creo que todos terminamos aprendiendo y sanando un poquito viendo estos casos.

Muchas veces ver casos parecidos a lo que a ti te pasa, te hace sentir que no eres a la única que le ocurren esas cosas, no te sientes tan extraña…
Fíjate que cuando tú estás en un proceso más bien doloroso, en una crisis, uno tiende a pensar que uno es la única, que nadie más, entonces a veces es muy aportador ver que a alguien que le pasó, cómo lo superó, cómo lo está pasando, eso ayuda mucho.

Me comentaste al principio que el Patagual te recibió maravillosamente, pero también vimos que a tu pareja Bernando también. ¿No te da un poco de celos tanto grito por él?
No, porque lo miran pero yo lo toco. Celos no, sino que orgullo, me gusta que lo quieran porque siento que él a veces ha postergado todo este cuento que tenía y se ha dedicado más a su empresa, a sus negocios, entonces de repente siento que él camina un poco al lado mío y podría haber estado en otro sitial o haciendo otra cosa. Le agradezco que tenga la sutileza de hacer esto y me encanta cuando las chicas le tiran su piropo, porque está guapo y es guapísimo… Que miren lo que quieran pero no toquen.

¿Nos estamos preparando para la alfombra roja de Viña del Mar? ¿Este año vas?
Sí, por supuesto. Este año vamos. El año pasado no fui porque no quise ir, si bien agradezco que gentilmente me invitaran encontré que no era consecuente, o sea, no vas a la casa de tu ex, pero este año sí estoy preparándome hace ratito para ir, con un vestido precioso, pero no te voy a contar nada, nada, nada… Va a ser sorpresa.