Andrés Caniulef se sincera sobre su depresión: “El quiebre de mi relación no es lo que me tiene así”

Desde hace algunos meses que el periodista ya no estaba en pantalla. De “La Mañana” terminó saliendo a raíz de un cuadro depresivo y aunque muchos esperaban su regreso, este no se concretó. Hace algunos días se confirmó su salida de Chilevisión, una decisión que tomó conscientemente.

Andrés Caniulef conversó de manera exclusiva con Fotech.cl sobre el proceso, aclara las razones que lo llevaron a caer en depresión y que lo llevó a alejarse de la televisión.

¿Por qué decidiste salir en estos momentos de “La Mañana” de Chilevisión y no esperar un poco más de tiempo e intentar volver?
Porque en el fondo ya han pasado tres meses. Yo salí pensando, básicamente, que iba a volver en una semana. Pasaron dos, tres, un mes y yo no tenía posibilidad, no veía ni vislumbraba un regreso pronto ni una recuperación cercana y por lo mismo, cuando se cumplen tres meses, el programa está claramente en un proceso también de evolución y yo no les puedo asegurar cuándo puedo volver, no quiero estar tampoco con esa ansiedad que ya me tenía un poco afectado en la de tener que regresar, porque no me siento en condiciones y tampoco puedo forzar a ellos a esperarme. Por lo mismo, es que conversamos y finalmente tomé la decisión, fui a la reunión y ya lo había decidido pero en el camino tomé la opción de decir “hasta acá llego”. Además, me llevé la grata sorpresa que el canal también sigue preocupado y, por lo tanto, también me dio las posibilidades para una salida muy fácil y muy acompañada en la cual se siguen haciendo cargo de mí, entre comillas, hasta que yo al menos tenga una estabilidad mayor.

Igual debe ser complejo tomar la decisión, tomando en cuenta los gastos que están asociados a un cuadro depresivo…
Sabes lo que pasa, es que llega un momento en que tuve la claridad mental de decidir que lo mejor es darte un tiempo para ti, eso ya es un paso porque llega un momento en que tú no eres capaz de tomar ninguna decisión, no eres ni siquiera capaz de levantarte a lavarte los dientes, de bañarte ni salir de tu casa, entonces primero te sientes súper vulnerable. Además, yo también me vi físicamente bastante despreocupado, yo bajé casi cinco kilos, imagínate, en el proceso ya he recuperado dos y ahora recién, algo así como dos semanas, en las que recién estoy disfrutando los días. Los primeros días sí fueron de sufrimiento y después anodinos completamente, si no sentía, no vivía, hay días o semanas completas en las que yo no sé qué pasó conmigo.

Las informaciones que hay en el medio es que tu depresión comenzó luego del quiebre de una relación de pareja y que eso te afectó de tal manera que llegaste a este cuadro.
Mira, aquí aprovecho tu tribuna para decirlo y dejarlo totalmente claro: El quiebre de mi relación de pareja no es lo que me tiene así. Lo que sí te puedo decir, es que quizás ese término no fue tan amable y por lo tanto eso sí me llevó a darme cuenta que a veces las cosas que por más que uno le ponga cariño, termina encontrándose o tropezando con personas que no sienten lo mismo que tú, al contrario. Lo que me hizo sentir ahí, fue básicamente esa sensación que yo tenía de niño de decir “estoy haciendo todo lo mejor posible, entregando lo mejor de mí para qué”, para que te den con la puerta en la cara o en el fondo volver a sentir esa sensación de inseguridad, de decir qué pasa conmigo de acá en adelante. Así me sentí en algún minuto, como perdido, respecto de eso, de que yo había dado todo, había dejado mi vida, mi casa, había apostado todo y terminé sin nada en la calle, eso fue como violento. Yo creo que en base a eso comenzó un proceso que yo cargué, en todo este cuento, cuarenta años de historia, toda mi vida, cuarenta años en los que me ha tocado, y no me quiero victimizar con esto y no quiero que suene tampoco como una tragedia, pero efectivamente Chile, en el que a mí me tocó crecer, el de los ‘80, fue bastante duro y cruel, y sobre todo en los ‘90 cuando iba a estudiar y qué se yo. Ser mapuche, ser gay, ser pobre y hasta ser moreno en este país te hacía las cosas más difíciles, en los ochenta era terrible, pero en los noventa era peor, porque en esa época se transformó Chile en un país absolutamente plástico, cuando la plata pasó por encima de la cultura, por encima del arte, pasó por encima de los valores y del respeto a los seres humanos, entonces hubo momentos en que yo sentía que todo para mí era imposible. Te juro que de niño, yo miraba por la ventana sabiendo que no iba a lograr nada de lo que había soñado, porque ni siquiera en el colegio, tus compañeros, tus impares te hacían sentir inferior.

Viviste muchos duros momentos…
Sabes qué, lo peor de todo, era el ser distinto. No sabía que era gay, pero yo pensaba y sentía distinto y el ser distinto en Chile es terrible y lo sigue siendo. Un país en donde se mezcla el miedo y la ignorancia, es lo que ahora están viviendo los inmigrantes, de hecho una de las fundaciones que yo más colaboro y quiero es la “Fundación Iguales”.

¿Y ahora en qué estás con respecto a esto?
Hoy mi meta es mostrarle a la gente que efectivamente se pueden hacer las cosas, suena muy cliché pero es verdad. Imagínate lo que fue trabajar en la tele para mí, conocer a mi mayor artista que era Madonna, era imposible y ahí estuve con ella, entonces hay cosas las da por cerradas antes de intentarlo.

Pero también te ha tocado vivir la parte dura de la televisión, tú fuiste uno de los primero que alzó la voz e hizo pública su molestia por la rutina de Yerko Puchento, cuando te molestaba por el tema de ser mapuche.
Sí, en el momento en el que todos se me fueron encima y dijeron que yo era un tonto grave, que todos sentían que yo estaba básicamente exagerando de sobre manera, donde el director ejecutivo de ese momento que era Nicolás Eyzaguirre me dijo que yo no tenía idea lo que estaba reclamando, que él sí tuvo que luchar contra las diferencias, una estupidez que yo decía en ese minuto, qué le pasa a esta gente. Yo defiendo hasta el día de hoy mi crítica y creo que hoy día todos están apelando a lo mismo. Yo lo hice hace cuatro años, ahí tuve el valor de hacerlo porque hace cuatro años comenzó mi cambio, empecé a decir ‘no más, yo no me voy a dejar pisotear nunca más porque simplemente soy este, el resto es del resto, yo defiendo lo que quiero, lo que soy y defiendo lo que creo cierto’, y en este minuto creo que hay que respetar las diferencias, respetar la sexualidad de las personas, el origen de ellas y las etnias. Esa va a ser mi tarea de aquí para adelante y por eso también quise denunciar, porque también quiero buscar un espacio en que yo me sienta un aporte, no apurado porque volver hoy a la tele es apurado y no lo quiero hacer ya, quiero por lo menos tomarme un tiempo, por lo menos un mes y ahí ver también que se hace. Pero insisto, para llegar a este momento tuve que tranzar. Es complejo pero creo que hoy me siento más maduro, más grande, me siento mejor. Hoy además siento que tengo un aliento y aliciente distinto.

¿Sientes que actualmente hay una mejor disposición de la gente para aceptar las diferencias?
No, creo que la tele aún no está haciendo su tarea, creo que los medios de comunicación no están haciendo el trabajo que les corresponde, lo que están haciendo es maquillando solamente. Ay, ponemos un gay por aquí y otro por allá, para que parezca que somos todos diversos pero no es así. Lo importante es entender y sobre todo ver los discursos que se entregan en pantalla, la derecha, los políticos de derecha que son jóvenes parecen cavernarios, se parecen a la derecha de los ‘80, hablan en contra de los trans, de los homosexuales, sobre cualquier cosa que les parezca diferente y que les de miedo. Creo que eso es lo que hay que cuidar de sobre manera en la televisión y hasta ahora no se está haciendo, y por lo tanto yo también me sentía al debe y me siento responsable que eso no ocurra.

Te escucho ahora y siento que tienes súper clara tus cosas, ¿cómo te sientes tú ahora?
Creeme que estoy claro ahora, hace unas dos semanas que estoy poniéndome de pie. Cada día crezco más, cada día estoy más lúcido. Debo recomponerme físicamente porque de verdad físicamente estoy cansado, estoy un poco devastado. Además, quiero tomarme este tiempo para mí, quiero hacer algo que me guste, no he ido al cine, no he ido al teatro ni siquiera he visto tele, todavía estoy ahí poniéndome al día con todo.

¿Y los amigos?
Los amigos acá están, afortunadamente los que siempre he querido han estado aquí, a pesar de que yo a algunos los alejé de la peor manera, porque no quería hacerles daño tampoco. Yo no entendía nada de lo que me pasaba, no quería que nadie me hablara, alejé a mi mamá. Y al contrario, esos cariños hoy en día los estoy recibiendo con mucha mayor fuerza.

En una entrevista a otro medio de prensa comentaste que quieres volver más adelante a la televisión y hacer algún programa.
Hoy me doy cuenta, después de todos estos procesos, que pucha que he hecho las cosas bien, he hecho la pega con pasión y hoy se nota porque sabes, todos mis ex jefes me han llamado, ofertas he recibido ya, el mismo cariño con el que me despidieron de Chilevisión y donde todavía tengo la fortaleza para poder despedirme en pantalla, así que creo que en ese sentido he hecho la pega bien, no solamente mi trabajo profesional sino también en las relaciones humanas. He recibido tanto cariño, de ustedes mismos, de mis propios colegas, todos los periodistas que me han llamado han tenido una deferencia enorme y la gente, ¡uff!, me han hecho llorar de una manera, de emoción eso sí. Nunca me había sentido tan querido y respetado, la gente te hace sentir eso, me dicen que tengo que volver, que les hago tanta falta, que extrañan mi sonrisa y profesionalismo. Te juro, me he visto llorando en la esquina, porque además me cuentan a mí que están con depresión y en ese momento uno solo necesita la empatía de alguien que haya vivido lo mismo, cualquier otra persona te diría que es su problema.

¿Y qué tipo de programa te gustaría hacer?
A mí me gustaría un programa de conversación, no sé si un late pero sí un programa donde se pueda conversar, donde se puedan tratar temas profundos. No sé si existe eso hoy en la tele, pero quizás un programa de entrevistas, tomarme algún late o algo así. Pero sabes, ha pasado de todo por mi cabeza y en algún momento pensé hasta en volver a prensa, pero también siento que ahí tampoco hay espacio para desarrollarte. El matinal siempre está, los tengo a todos ahí en la mira y ellos también a mí y eso es mejor.