Ana Josefa López, de «Rojo»: «Siento que la gente me quería obligar a que le dijera que sí al Marco»

Sin lugar a dudas, la joven cantante de diecinueve años, oriunda de Curicó, es una de las participantes que más ha dado que hablar en el tercer ciclo del programa busca talentos de TVN.

Ana Josefa López, «Ana Koketa» como la llaman en redes sociales, habló en exclusiva con Fotech.cl de cómo llegó a ser parte de «Rojo», de su identificación con Jeimy Espinoza por su relación con el público durante la primera temporada y de cómo tomó la declaración romántica de Marco Castro, uno de sus compañeros del espacio.

¿Qué te llevó a postular a un programa como «Rojo»?
Mi papá. Él me dijo que debería postular y todo el tema, me cateteó y me cateteó, hasta que me dije: «ya, bueno». Y aquí estoy.

Rápidamente se te relacionó con una obsesiva fan de Jorge Núñez, conocida por redes sociales como «La Koketa», incluso te apodan «Ana Koketa», ¿qué te parece esto?
Al principio no entendía nada, no sabía por qué me decían así, pensé que era por el «Koke», como los dos somos de Curicó, él era el «Koke» y yo era la «Koketa», pero después él me explicó la historia de una fan que lo trataba entre bien y mal, y ahí me sentí súper mal, la verdad. Ya ahora me lo tomo con humor y me río.

Nos puedes contar cuál es tu relación con Jorge Núñez, que es de tu misma ciudad…
Bien, nos llevamos súper bien. A veces, cuando él está en Curicó y se va a venir los domingos en la noche, me trae a Santiago. Me ayuda con las canciones, también, él como tiene más experiencia en esto, trata de ayudarme en lo que más puede y yo se lo agradezco demasiado.

También se te ha visto en Instagram muy cercana a Jeimy Espinoza, ¿son amigas?
La verdad es que sí. O sea, no somos tan, tan amigas, pero ahora me estoy identificando mucho con ella, porque la Jeimy fue una de las más queridas y más odiadas de la primera generación por el público. Por unas cosillas que tuve por ahí, el problema con Marco, yo también estoy siendo una de las más queridas y odiadas, entonces ella me ayuda a llevar eso, porque es muy complicado.

El público de «Rojo» se dividió por cómo reaccionaste ante la declaración romántica de Marco Castro, ¿qué nos puedes contar de eso?
Es que la gente vio a Marco como el niño lindo, que trataba muy bien a la niña y que esta niña lo eliminó. Eso es lo que vio la gente, pero no fue tan así, yo le dije al Marco que entre nosotros no iba a pasar nada, que pucha, que me sentía incómoda con las cosas que estaba haciendo y él al otro día llegaba con chocolates. Entonces, no sé, para mí era incómodo y cuando yo me siento nerviosa, me pongo a reír, y la gente pensó que yo le estaba coqueteando, pero no era así, yo lo hacía de nervios. Igual entiendo a la gente, porque ellos ven las dos horas del programa, no ven más que eso, no saben lo que pasa atrás, pero me duele porque no están en lo correcto.

¿Qué te parece que se cuestione el que no hayas querido corresponderle a Marco?
Es que yo siento que la gente me quería obligar a que le dijera que sí al Marco, pero yo hablé con él detrás de cámara y estaba súper claro… no sé, la verdad, es que me siento mal con todo esto, pero creo que hice bien, tengo el apoyo de toda mi familia y de mucha gente que entendió que no porque el Marco lo hiciera público, yo tenía que decirle que sí.

Tú fuiste franca con lo que sentías…
Sí, yo le dije todo a él, lo hablamos detrás de cámara. Si él quería algo conmigo, tendría que habérmelo dicho a mí primero, no creo que haya sido correcto hacerlo de esa forma tan pública.

¿Te incomodaba que en el programa se forzara una especie de romance con Marco cuando ya habías dicho que él no te gustaba?
Es que la producción no tuvo tanto que ver, era el Marco. Nadie de la producción le puso una pistola en la cabeza para hacer lo que hizo, no, jamás. Fue él, el Marco, porque yo lo hablé con él y lo hizo igual. Yo creo, personalmente, que la producción ayudaba a Marco porque él se lo pedía, de verdad él se la estaba jugando, a mí se me declaró en el metro. Nada de eso es falso, fue de verdad, tengo los mensajes.

También hubo un conflicto con Michu y Victoria al pasar a capilla, ¿cómo está tu relación con ellas?
La verdad es que está súper bien. Con Victoria tengo una relación súper especial, ella se ha vuelto como mi mamá acá en Santiago, porque yo vivo sola. Es primera vez que vivo sola, yo recién tengo diecinueve años, y para mí mi vida era sólo casa, estudio y canto, nada más, no sabía lo que era ganarse la plata para pagar mis cosas sola. Es súper duro, la verdad, es todo un cambio, y la Victoria ha estado ahí. Con la Michu, buena onda con ella, es como yo en versión grande. La relación con ellas de verdad que está bien.

Esta semana tuviste que votar en la fila de eliminación y forzaste el empate entre Michu y Paulo…
La verdad es segunda vez que me pasa lo mismo. Yo creo que no tengo el derecho para echar a una persona, eso es lo que te puedo decir, no tengo el derecho a decir «tú te quedas y tú te vas», así que si tengo la oportunidad de hacer un empate, lo voy a volver a hacer. Si estamos siendo evaluados todos los días por un jurado, creo que son ellos, quienes han visto nuestro avance, los más indicados para decidir quién es el eliminado.

¿Le podrías mandar un saludo a tus fanáticos?
¡Obvio que sí! Le quiero mandar un saludo muy especial a toda la gente que me apoya, a los que me ven por televisión y a los que comentan en redes sociales, espero que me sigan apoyando siempre, que sigan votando, porque me hace mucha falta y eso. ¡Muchas gracias por todo!