Algo bueno de la cuarentena: Londres aprovecha las calles vacías para repintar el paso de cebra de Abbey Road

En 1969, The Beatles lanzó el álbum “Abbey Road” y en la portada pusieron una foto de John Lennon, George Harrison, Ringo Starr y Paul McCartney cruzando un paso de cebra ubicado en la calle que da nombre al disco. Se trata del lugar en Londres donde se ubicaban los estudios de grabación del sello EMI que el grupo utilizó para grabar su discografía.

Desde ese momento el cruce se convirtió en todo un ícono cultural, al cual van decenas de personas cada día para tratar de cruzarlo y fotografiarlo de una manera parecida a la de los “cuatro fantásticos”, lo que le provoca un notable desgaste.

Pero ahora la capital británica está bajo una estricta cuarentena a causa de la pandemia de coronavirus y las autoridades de la ciudad aprovecharon que el número de fans que pasan por Abbey Road intentando inmortalizarse ha descendido considerablemente para repintarlo. Fue a través de una cámara instalada en el paso peatonal que transmite su señal vía web las 24 horas del día lo que permitió percatarse que un equipo de mantenimiento municipal se presentaba a ejecutar las reparaciones, imágenes que inmediatamente comenzaron a circular en las redes sociales.

Era el momento perfecto. En 2010 el gobierno de Gran Bretaña designó al cruce como un sitio de importancia nacional, que únicamente puede ser modificado con la aprobación de las autoridades locales. Al respecto, un vocero del Ayuntamiento de Westminster declaró que se decidió “repintar las marcas” con el fin de “garantizar la “visibilidad y aportar una mayor seguridad para los conductores y peatones”, aclarando que los contratistas trabajaron siguiendo todas las precausiones de distanciamiento social y lavado de manos para limitar la propagación de Covid-19.

“Este paso de cebra en Londres no es un castillo o una catedral, pero gracias a los Beatles y una sesión de fotos de 10 minutos una mañana de agosto de 1969, tiene un reclamo tan fuerte como cualquier otro para ser visto como parte de nuestro patrimonio”, dijo en 2010 el entonces ministro de turismo y patrimonio de Gran Bretaña, John Penrose.

loading...