Raúl Alarcón, de «Rojo»: «No me considero un competidor débil y eso se ha reflejado en las notas del jurado y del público»

El bailarín de veintitrés años, que es parte de la tercera temporada del programa de TVN, se dio un tiempo para hablar con Fotech.cl sobre su paso por «Rojo», su relación con sus compañeros y cómo lo han tratado las redes sociales desde que está en el espacio busca talentos.

Raúl Alarcón, tienes el mismo nombre de otro artista chileno, Florcita Motuda…
Sí, me lo han dicho mucho. Siempre la gente más adulta me lo dice, de repente paso por la recepción o algún conserje de un edificio me pregunta el nombre, yo le digo: «Raúl Alarcón» y me dicen al tiro: «ah, Florcita Motuda». En todo caso bacán que seamos tocayos de nombre, porque fue un artista importante para el país. Eso sí, en mi caso, mi nombre es por mi abuelo y mi apellido por mi papá.

Cuéntanos, ¿por qué decidiste entrar a «Rojo»?
Porque me lo propuse como un desafío. Desde la primera temporada que participé en todos los castings. De hecho, en la primera llegué hasta los últimos ochenta seleccionados, pero no me llamaron. En la segunda, postulé y tampoco me llamaron. Pero la tercera fue la vencida, pasé por todos los castings, y acá estoy, feliz, porque para mí era una meta. Yo siempre he querido mostrar lo que hago y darme a conocer como bailarín y como persona.

¿Tú provienes del mundo del circo?
Sí, trabajo en el circo de Pastelito y Tachuela Chico.

En la segunda temporada estaba Pablo Ñancucheo, que se caracterizó mucho por sus acrobacias, ¿pudiste conocerlo?
Sí, tuve la instancia de conocerlo acá en el programa, cuando venía a ver a mis amigos de la segunda temporada, y siempre me llamó la atención sus acrobacias y todas esas cosas. Es una persona sequísima y súper esforzado además.

Él estuvo en una situación muy parecida a la tuya, también fue uno de los más queridos del público…
Sí, eso me llamó mucho la atención, porque cuando tuve la nota más alta de la tercera temporada, que fue un 6.7, me comentaron que en la primera generación había sido Hernán y en la segunda, Pablo, entonces fue súper gratificante eso. Cuando vino esta semana al canal, pudimos conversarlo en el casino, y me dio sus consejos, me dijo que aprovechara el cariño del público, que eso es súper importante. Yo estoy muy agradecido de la gente que me valora acá el programa y que me está conociendo día a día.

¿Y cómo te han tratado en las redes sociales?
Wow, se lee mucho cariño, mucho. Igual hay de todo, porque como en esas plataformas uno puede opinar lo que quiera, hay comentarios buenos, otros malos, unos que te sorprenden, pero de un 100%, un 99% te diría que son mensajes de apoyo y de ánimo. Es muy emocionante, la verdad. De hecho, cuando mostraron mi historia, me llegaron muchos mensajes como «nos sorprendiste», «eres un niño súper esforzado», como que conocieron mi realidad, entonces la gente se encargó de decirme que iba a contar con su apoyo. Como te digo, soy súper agradecido de todas esas personas que me mandan su cariño por Instagram. Desde que estoy en «Rojo» subí muchos seguidores, lo que es una ayuda gigante, porque son ellos los que nos pueden ayudar con la nota del público cuando bailamos y necesitamos que voten por nosotros.

¿Cómo ha sido la relación con tus compañeros?
Todos son un 7, son súper sinceros, muy humildes, todos venimos del mismo lado. Estamos viviendo juntos un proceso hermoso, que la vida nos entregó, y que no hay que desperdiciarlo, lo estamos aprovechando al máximo. La convivencia con ellos es muy buena.

¿Cuál de ellos encuentras el más fuerte y el más débil en la competencia?
Lo he dicho en muchos lados, en las notas que nos hacen acá en el programa, el más fuerte es Bastián Retamal, es uno de los más potentes que hay, junto con la Jazz, a quienes yo admiro mucho y trato de aprender día a día de ellos. El más débil, no creo que haya, porque si llegamos a «Rojo» es por algo. Yo te podría decir, humildemente, que no tengo tantos conocimientos de danza, como vengo del circo, que me falta mucho por aprender todavía, pero tampoco me considero un competidor débil y eso se ha reflejado en las notas del jurado y del público.

¿Cuál es el jurado más pesado?
Yo creo que está a la vista de todos, jajaja. Pero no es pesado, es el más estricto, la verdad. Neilas es el jurado más estricto del programa, desde la primera temporada, pero pesado no es, porque yo lo veo en los pasillos, te saluda, te tira tallas y te da consejos que te ayudan mucho. Pero es el más estricto, sin dudas, porque en nuestro rubro, que es el baile, es el que sabe más.

Esta semana tus compañeros te señalaron como el más mino y el más coqueto del programa, ¿qué te hace sentir eso?
Es como raro, jajaja, porque pensé que me podrían elegir el más chistoso, el más simpático, pero el más mino igual me sorprendió. En todo caso, yo estoy súper agradecido de eso, igual, porque esos comentarios te ayudan a sentirte más cómodo, más confiado en ti, te suben el autoestima y te hacen pasar buenos momentos.

¿Pero eres coqueto en la vida?
Mira, quizás puede ser por mis fotos o mi forma de ser, porque soy una persona de una mirada intensa, que le gusta molestar a la gente, lo que se puede mal interpretar. De repente cuando estoy con amigas, las abrazo mucho, me puedo ver como coqueto, pero la verdad es que soy una persona súper tranquila.

Y hablando de eso, ¿nos puedes contar cómo está tu relación con Milly Donoso, tu compañera del programa?
Con la Milly está todo conversado. Lo que pasa es que acá igual se mal interpretaron las cosas, porque con la Milly tenemos una amistad hermosa, yo la considero una amiga súper bacán en este proceso que es «Rojo», pero para los dos quedó claro que entre nosotros no podía pasar algo más. Yo no le podía mentir a ella, no le podía decir cosas que no sentía, porque le podría afectar. Los valores que a mí me enseñaron mis papás es que a las mujeres siempre hay que tratarlas bien y, sobretodo, la verdad primero. Pero finalmente todo eso nos ayudó mucho a forjar la amistad que tenemos hoy en día.

Antes de terminar, ¿le puedes mandar unos saludos a tus fanáticos?
Wow, primero que todo, le agradezco con la vida y con el corazón entero a toda esa gente que se toma un minuto de su vida para apoyarnos y para votar por nosotros, mandarles un abrazo gigante, besos a todos y mucho cariño, que Dios los bendiga a todos. Estoy muy agradecido de todo el cariño que me entregan.