Nicolás Tovar y la importancia de “Rojo”: “Por mucho que Mon Laferte diga que no le aportó nada en su vida, yo creo que sí”

El cantautor, compositor y productor musical colombiano, llegó a nuestro país para tomar el rol de presidente del jurado del programa busca talentos de TVN, resultando toda una sorpresa positiva para los seguidores de “Rojo”.

Fotech.cl tuvo la oportunidad de conversar con él sobre cómo ha sido su experiencia en el espacio, la relevancia de tener un semillero de artistas y también aclaró su situación sobre su supuesta participación en el Festival de Viña.

Nicolás, primero que todo, ¿cómo te has sentido participando en el programa?
En “Rojo” me he sentido muy bien. La verdad es que uno, a todo nivel, siempre tiene incertidumbres pues tú quieres que las cosas salgan fluidas, que salgan bien, pero me he encontrado con un gran equipo humano y profesional, que ha desarrollado un concepto el cual está muy bien hecho, tiene los valores del artista por encima de todo y el llevarlo a un siguiente nivel. Esa cuestión aspiracional me parece algo lindo, con lo que me identifico y es la forma como me hubiera gustado siempre como artista que me desarrollaran a mí también, cada quien vive un proceso diferente, pero en general la experiencia en “Rojo” me ha gustado. También me ha gustado ser presidente del jurado porque he tenido la oportunidad de compartir con ellos mis experiencias y me han dado validación que es algo importante cuando uno va avanzando en su carrera. Me siento muy contento que Chile me haya abierto sus puertas.

Antes de llegar al programa, ¿qué sabías de “Rojo”? ¿Qué te llamó la atención del programa que decidiste unirte a él?
De “Rojo” había visto algunos videos, los que se podían ver porque había otros que no se podían, ya que en Estados Unidos hay ciertas restricciones con YouTube, pero vi mucho profesionalismo, un show que no tenía que envidiarle a “American Got Talent” o a los grandes shows que uno está acostumbrado a ver y eso me llamó la atención. Primero me gustó la calidad de la puesta en escena, la producción como tal. Para mí era un formato un tanto diferente porque he sido parte de otros shows en el cual los chicos están internos en la casa, no tienen contacto con el exterior, entonces es un distinto porque ellos se enfrentan al monstruo de las redes cada vez que salen y a veces están un poquitico a merced de que la gente los ataque o critique y son un más volubles por su corta edad, pero es normal. A veces los artistas son sensibles, estar expuesto a la media y al público que los critique o que los alabe causa en ellos ciertas emociones, imagínate de ser muchachos normales, de estar en la casa y de un momento a otro volverse celebridades, es algo que les impacta.

¿Cómo ha sido compartir labores de jurado con María Jimena Pereyra y Neilas Katinas?
Oh, me ha encantado. La verdad es que los admiro tanto, son tan profesionales y tan buenos en su área que me parece que hemos hecho un gran complemento, como un puño, una fuerza de tres, con mutua admiración, mucho respeto hacia los chicos. Lo más importante, a veces, por fuerte que sea la crítica o tu punto de vista, es que nunca debes transgredir la humanidad y siempre con el respeto con el ser humano que está haciendo lo mejor de sí para reinventarse y para cumplir con unos tiempos que son tan difíciles, canciones que te las dan un mismo día y te las tienes que aprender con coreografía y todo, me parece fantástico lo que logran estos chicos semana tras semana.

En la temporada pasada Neilas tenía la imagen del jurado rudo, ahora muchos comentan que tú tomaste ese lugar. ¿Sientes que eres muy rudo cuando criticas a los chicos?
Pues yo no me propuse ser el malo o hubo una preparación desde producción que dijera “Nicolás tiene que cumplir con este papel”, simplemente te cuento que estoy haciéndolo suave. Otras veces he usado mucho humor negro, no quiero ganarme enemigos por aquí, he estado simplemente llevando el caballito con las riendas amarradas para llevar todo en paz y tranquilidad porque a veces uno tiene el impulso de ser un poquito más fuerte, pero yo creo que es importante respetar al público, a los chilenos. Y no te digo que yo antes haya sido un juez muy malo y haya dicho cosas muy fuertes, pero sí en alguna ocasión con “Protagonista de la Música” fue terrible, mi participación era tan malo que no me reí sino hasta el último capítulo, imagínate, que me quebré y lloré con los chicos y todo, pero no me reí, fui demasiado duro, me encontraba a los cubanos en el supermercado y me decían “usted es un come mierda pero mi mujer está enamorada de usted…”… Sí, son los temperamentos.

A partir de toda tu experiencia profesional, donde has trabajado con grandes artistas de la música, ¿ves en estos chicos de “Rojo” algunos talentos que puedan ser exportables?
En general veo en todos un gran potencial porque se hizo una decantación muy bien pensada y lo que se escogió, el nivel es muy, muy bueno, son pocos los que veo como flojos que no puedan tener un estilo y una personalidad para desarrollarlo, pero ya cuando entras al mercado, el huequito para entrar es muy pequeño, entonces quedan a veces no los más talentosos sino los más persistentes, los más estrategas, los más estrellas, y esto significa buscar y rodearse de los buenos managers, de tener la suerte que tienes un rayito de luz encima y todas las cosas van saliendo, es un juego de energías y estrategias.

¿Ubicas a Mon LaFerte?
Sí, claro, la vi con Juanes y me encantó, la vi en vivo y primera vez que sabía de ella viéndola con Juanes y me pareció genial, está como en el nicho de Natalia Lafourcade, de esta onda que es poco alternativa mezclada con lo folclórico, me gustó.

¿Sabías que ella comenzó su carrera musical, o se hizo conocida, acá en “Rojo”?
Sí, supe que salió de Rojo, imagínate, es una máquina de talentos, el programa es “Rojo Sound Machine”.

Sin embargo ella dice que el programa no le enseñó nada de música…
Yo estoy de acuerdo, pienso que un artista que pretende convertirse en una celebridad a través de un show de talentos está un poquito, no sé, es una utopía. Está demostrado que a veces el que gana nunca es el más famoso, de repente un segundo o tercer puesto logra grandes cosas, lo ves también en festivales como Viña del Mar, donde los ganadores no es que sean más grandes artistas de las historia del mundo. Yo siempre he pensado que… el otro día me encontré con el papá de una de las chicas y me dice “tú a mi hija la calificaste muy bajo, ella es talentosa, a fulanita le pusiste tanto” y yo le respondí  “primero que todo quién le dijo a ustedes o a tu hija que la metieran en esto”, o sea tú te estás metiendo en algo en donde sabes las reglas del juego y éstas no dicen que si sales de ahí vas a salir multimillonario o famoso el resto de tu vida, que vas a tener diez Grammys, es simplemente una forma de entrenarse y créeme que por mucho que Mon Laferte diga que “Rojo” no le aportó nada en su vida, yo creo que sí, de cierta forma el entrenamiento que tienen esos chicos ahí es único y esa experiencia le sirvió en México, que es un país que tiene una fábrica de artistas y que tiene muchas oportunidades.

Otra de las críticas que se puede leer en redes sociales es que últimamente el programa rellena mucho con bailes o cosas que no tienen que ver con la competencia y cuando a ustedes les toca evaluar quedan sin tiempo para hacerlo, ¿qué opinas de ello?
Mira, el formato cambió radicalmente esta semana, estaba mezclándose bailarines y cantantes todos los días, algo que me parece que es súper positivo, también se están doblando las participaciones o sea cada artista tiene que preparar dos canciones ya sea bailando o cantando, y también la participación de nosotros es más activa durante todo el show, eso a mí personalmente me gusta mucho. La parte de los bailes me parece súper entretenida, pero cuando ya se vuelve algo repetitivo… tú tienes razón, no sé cómo lo vea el público pero es algo que no está bajo mi control, lo maneja la producción.

Nicolás, tú hiciste un llamado de atención a los participantes porque estaban dejando empatadas las eliminaciones de manera intencional para que a ustedes tuvieran la labor de eliminar a algún competidor, ¿por qué encuentras que no es válida esa estrategia?
No, válido sí es, pero que se vuelva algo consecutivo me parece que ya raya en lo infantil y es lo que le dije a los chicos, tú vas a hacer estrategias y a unirte siempre para que no sean ustedes los que terminen eliminando, cuando estén en la calle y empiece cada uno hacer sus shows, uno no le va a dar las regalías al otro, entonces es un poquito meterles el espíritu de competencia más fuerte interno, por ejemplo el miércoles me tocó hablarle un poquito más fuerte a Jhon Soto, uno de los participantes, porque es demasiado la justificadera, como “pobre de mí, que me toca hacer tanto y por eso no lo logré” pero todos tienen la misma exigencia, es un poquito no a la autocompasión, sino vamos a meterle el espíritu de fuerza y para adelante y si nos equivocamos nos levantamos rápido, si te quedas viéndote en el espejo como te sale la lágrima, yo no voy con eso para nada.

En otro tema, se había especulado e incluso dado por confirmada tu participación como jurado en el próximo Festival de Viña del Mar. Ayer anunciaron al jurado y no estás en la lista ¿Qué pasó ahí?
No, yo nunca estuve confirmado, me habían preguntado en un par de entrevistas y yo dije que me encantaría, de verdad sueño con ser jurado de Viña, pero fue una información errónea que salió prematuramente y que espero que no me perjudique que para algún futuro, sino es ésta será la próxima oportunidad, poder estar dentro del jurado, pero no, jamás se confirmó.

¿Pero hubo conversaciones para Viña?
Parece que hubo ciertas conversaciones, pero todavía no se ha descartado del todo, no se ha cerrado tampoco la mesa del jurado. Si se da bien y sino Dios sabrá cuando es el momento, pero nunca confirmamos de parte de nosotros estar dentro del jurado de Viña, es algo delicado y yo siempre he sido muy cauto y siento que las semillas se siembras dentro de la tierra y no se ven hasta que germinen y eso fue algo que salió sin autorización nuestra.

¿Qué opinión tienes del Festival de Viña del Mar? ¿Cómo lo ve la gente desde el extranjero?
Pienso que el Festival de Viña es un reflejo del poder que tiene Chile de seguir apoyando el arte en distintas áreas, que no se ha quedado solamente en lo urbano que todavía hay canciones, que hay un significado, un arreglo, una puesta en escena que es importante. Siento que Viña rescata los valores más profundos de la música en todas sus áreas, y si te das cuenta San Remo, OTI, una serie de festivales que eran importantes alrededor del mundo han muerto o se han debilitado, y el hecho de que Viña siga siendo un festival tan grande e importante, que tiene invitados trascendentales y donde el venir y participar es un honor todavía, dice mucho del país y de lo que hay que hacer todavía. Aquí hay una cantera grande de artistas y lo que hay que hacer son puentes para que el talento chileno, así como se volvió Colombia una potencia latinoamericana de exportación de talentos también pase con Chile .