Melvin Corazón lo hizo de nuevo: ahora dijo que su hijo mayor canta mejor que Américo

Parece que Melvin Vega Cadima, el padre de Américo, en vez de querer mejorar la relación con su hijo tras la entrevista que le dio a la revista Sábado, la empeora más.

Por las declaraciones que entregó a la publicación -y que al cantante de ‘Que levante la mano’ no le parecieron correctas-, Melvin “Corazón” fue invitado al programa “Primer Plano” de Chilevisión para que aclarara sus dichos.

En la oportunidad dijo que todos los comentarios que rondan en torno a que él es el culpable de la mala relación que tiene con Américo, son falsos.

Pero mientras la conversación con Francisca García Huidobro transcurría sin saltos, recordado el día en que Américo se subió por primera vez al escenario, en reemplazo de Darwin, su hermano mayor, y dejó impactada a la concurrencia con su voz, Melvin se manda el comentario para una nueva discordia: que Darwin canta mejor que su exitoso hijo.

La animadora le consultaba: “Ese día que Américo se subió al escenario para reemplazar a su hermano, ¿tú lo viste y dijiste: ‘este cabro es una estrella?”. Melvin responde: “No… no como una estrella… pero sí”.

“Pero, ¿quién se dio cuenta que era una estrella si no fuiste tú (…) Se sube el hijo que supuestamente no es tan talentoso, agarra el micrófono y canta como canta Américo, como los dioses ¿No te hizo un click ahí?”, le contrapreguntó García Huidobro. “No, es que no po´h. Toda la gente lo felicitaba, que cantaba bonito y que podía ser… pero después seguimos la vida igual que siempre”, dijo Melvin.

“Qué fue del hermano que no se subió al escenario?, le pregunta la panelista. Y Melvin le contesta con una afirmación: “Y yo te digo que Darwin, para mí, canta mejor que Américo. Mi hijo mayor tiene su estilo (…) Grabó como seis o siete temas por darme el gusto, pero no le gusta el canto. Ni por plata (…) Es más baladista, pero que tiene las condiciones, las tiene”.

El remate de la conversación la puso la producción del programa, al contactarse con María Teresa Órdenes, la esposa de Américo para conocer sus impresiones sobre los dichos de su suegro. Desde Miami, la mujer dijo que tal vez su marido quería decir otra cosa, pero que ella considera que todo lo que Melvin estaba comentando eran hechos errados sobre su relación padre-hijo.