Manuel de Tezanos, de periodista deportivo a nuevo rostro del stand up

Desde el periodismo deportivo al stand up. O viceversa. En esos escenarios hoy se mueve Manuel de Tezanos, quien recientemente debutó en aquella línea del humor con su show “Manoel en otra dimensión”, en la que aborda temáticas de fútbol y también de su vida personal.

Los inicios de la nueva faceta de De Tezanos se fue concretando en su canal de YouTube y cuando se dio cuenta que, estando cercano a los 4oo mil seguidores, ya era hora de salir de ese cascarón y jugársela por un espectáculo en vivo.

“Me costó años decidirme”, contó el profesional en entrevista con Ciudadano ADN. En la oportunidad, explicó que el canal partió como uno de contenidos y en un tono más serio, pero que de a poco fue derivando hacia la comedia. Gracias al trabajo que realiza ahí junto a un equipo pequeño, han logrado generar “una suerte de comunidad”.

No se reconoce como un humorista, pero lo cierto que sí hay mérito en las publicaciones que hacía en su canal, todas en un tono divertido e irónico. Sobre el espectáculo, el periodista reconoció en alguna ocasión que era fanático del stand up y las presentaciones en vivo, ideas que lo motivaron a desarrollar algo nuevo, entretenido y que la gente lo pase bien.

De Tezanos explicó a los conductores de ADN, que su show originalmente tenía fecha para el 16 de noviembre, pero dado el estallido social, “nadie estaba para chistes en ese momento”, razón por la que se aplazó hasta este pasado 21 de enero en un teatro de Vitacura. “Hay que seguir pa´adelante”, dijo.

La línea argumental de su stand up tiene al fútbol como hilo conductor, pero además toma aspectos de su vida cotidiana como la crisis de los 40. “Soy un tipo que reclama bastante, no mal genio, pero reclamón”, reconoció al programa radial. “Chile quedó eliminado del Mundial, me echaron de TVN, me separé, mi hija pasó de una edad infantil a ser adolescente y tener pololo, tengo más canas y ya no voy a ser jugador de fútbol”.

Sobre su rol de standupero, De Tezanos contó que a su hija, hoy de 18 años, “le doy una vergüenza brutal y, por lo mismo la respeto un montón y la trato de tener lo más al margen posible”.

Tras esta primera aventura, el comentarista deportivo espera continuar en el mundo de la comedia, pero no para llegar a Viña. “Es una experiencia más pensada para estar en vivo que para ser televisada”.

loading...