Magdalena Müller y Felipe Rojas: La pareja de “Amango” que se reúne en “Isla Paraíso”

En el año 2007, Canal 13 estrenó “Amango”, serie juvenil que contó con tres temporadas y fue un éxito entre los adolescentes de esa época. Hasta el día de hoy, muchos recuerdan las aventuras este grupo de amigos a los que los unía el gusto por la música, y una de sus parejas principales se vuelve a reencontrar 11 años después en la nueva vespertina de Mega: “Isla Paraíso”.

Magdalena Müller y Felipe Rojas comenzaron su trabajo en la televisión en la producción del ex canal católico. Allí interpretaron a Magdalena y Eduardo, respectivamente, una pareja de pololos cuyo romance fue puesto en jaque por Felipe (Augusto Schuster). Ahora, en la nueva apuesta dramática de Mega nuevamente sus personajes se unirán en una relación.

Es por ello que tuvimos la oportunidad de conversar con ambos sobre su reencuentro televisivo después de “Amango” y de sus nuevos personajes en “Isla Paraíso”.

¿Cuénteme cómo son sus personajes en Isla Paraíso?
Magdalena: Bueno, Rosalía es una mujer de 24 años, profesional, es enfermera, oriunda de Talca. Es una chiquilla de armas tomar, que tiene mucha personalidad, es muy simpática, tira para arriba y chicha fresca. Le gusta salir, carretear harto, bailar, es súper sociable, media frescolina, como que en general todos los chiquillos les interesan, es divertida, es el alma de la fiesta. Estoy muy entretenida haciendo el personaje, es distinto a lo que me ha tocado hacer y me tiene muy contenta.

Felipe: Es un tipo directo con sus cosas, siento que a veces dice más rápido lo que siente y es más displicente frente a las situaciones pero es una carcasa y en ciertos momentos se dejan ver otras cosas de este personaje que tiene también un lado súper sensible, inseguro.  Siento que muchas veces lo que no quiere que se vea es que hay una sensibilidad, hay un tema con su soledad, él tiene muchas preguntas sobre su pasado, su familia, su apellido y su sangre. Toda esta soledad que le ha tocado en su vida ha generado que sea hasta un poquito más torpe, más directo o que no deje que las demás personas entren a tocar esa fibra de él.

¿Cómo ha sido reencontrarse en esta teleserie? Inmediatamente todos recordamos a la pareja que ambos interpretaron en “Amango”.
Magdalena: Ha sido muy divertido, el año pasado fue con el Agu y este año con Felipe, mis dos amores de “Amango”, recuerda que Felipe comenzó siendo él mi pololo en la teleserie, así que contenta. Con Feli siempre mantuve una relación, entonces no fue como volver a verlo después de 11 años, pero sí fue volver a trabajar con él después de todos esos años. Yo estoy contenta la verdad, él es un siete, es lo más simpático que hay, me hace reír todo el rato, es el mismo de antes solo que más grande igual que yo, mantenemos la esencia, al primero que le avisé cuando me contaron que iba a estar acá, porque él me había contado que lo habían llamado para esta teleserie, fue a él, al primero que le escribí.

Felipe: Bien, contento, muy feliz. Yo a ella la quiero mucho, por suerte nunca hemos perdido el contacto, obviamente ha habido tiempos donde hemos tenido más distancia y no hemos hablado tan seguido pero siempre hemos tenido las ganas de saber del uno del otro, con más o menos distancia o tiempo, siempre nos hemos ido enterando en qué ha andado el otro y qué mejor ahora de tenerla cerca, le tengo mucho cariño a Magda. Ayer le decía que cuándo me va a tocar emparejarme con otra mina en la tele porque fue mi pareja en la primera teleserie y ahora está empezando a aparecer algo en esta segunda.

¿Qué sienten que luego de 11 años de haberse estrenado “Amango” la gente aún recuerde con mucho cariño la teleserie y a ustedes los protagonistas?
Magdalena: Creo que tiene que ver porque en realidad “Amango” fue un fenómeno en su minuto, maravilloso. También entiendo que haya sido así porque de verdad fue un producto muy bien armado, eligieron a un grupo de un niños donde éramos todos, nosotros siempre echábamos la talla por ello, como los más pernos- Éramos de verdad un grupo de niños con sueños, que nos gustaba cantar, bailar. Conocimos el mundo de la actuación y en general a todos nos gustó, pero nos cuidaban mucho, era como una familia. Eso se traspasó en la pantalla y por eso fuimos el boom que fuimos y estuvimos en tantos escenarios. Siempre se mantuvo esa buena y bonita relación, de hecho como te digo hasta el día de hoy hay un cariño inmenso. Lo que ha venido para todos después siempre ha tenido un recuerdo de “Amango”, por ejemplo ahora el decir: “se reencuentra la pareja de Amango”.

Felipe: Es entretenido y me da risa porque yo me desconecté mucho de eso durante harto tiempo. Obviamente fue algo súper importante para mí, que es parte de mi vida y lo tengo siempre presente, pero yo después estudié teatro, viajé un montón, estudié fuera de Chile… es algo que yo también fui dejando un poco de lado y ahora que vuelvo para acá me comienzo a reencontrar con todo este tema, es entretenido que la gente aún se acuerde de eso, es divertido. Creo que “Amango” fue una serie que marcó a mucha gente, si bien habían otras teleseries que eran parecidas, algo tuvo ésta en particular, quizás Belén con la historia, la música que se generó y que marcó mucho a la gente, uno cuando está dentro, muy adentro, pierde un poquito la noción de lo que se genera para fuera, y es verdad que hay gente por ejemplo que me escribe por Instagram, en la calle o en algún lugar que agradecen la serie, lo que fue, que los marcó mucho, que les encantan las canciones, que todavía las escuchan, entonces yo creo que para ellos volver a ver esta pareja juntos debe ser súper entretenido y llamativo para la gente que se involucró con la serie.

¿Han tenido la oportunidad de juntarse con más chicos de “Amango”?
Felipe: Poco, sobre todo en el último tiempo porque están cada vez más metido todos en sus cosas. Hay muchos que están fuera, la Carito está fuera, el Augusto viaja mucho también y la Gaby está viviendo en la costa, ha estado difícil en el último tiempo. La Magda mantiene mucha relación con la Carito, yo también, de hecho estuve con ella en California, ella está viviendo allá y nos juntamos dos veces. Al Augusto también lo he visto un par de veces, lo fui a ver a la casa, con él también tratamos de hablar harto aunque en el último tiempo nos hemos podido ver poco, pero el cariño está siempre ahí presente. Si no nos vemos igual un mensaje o tenemos un grupito de whatsapp de Amango en donde nos estamos tirando siempre buena onda y nos avisamos de nuestras cosas.

Y supimos que en “Isla Paraíso” ustedes también van a tener un romance…
Magdalena: Sí, va a haber ahí alguna historia, pero la verdad es que está muy entretenido porque es ver a los niños de “Amango” pero ahora muy adultos y haciendo personajes como tal. El personaje de Feli, que es Lucas, es un chico que vive en “Isla Paraíso” porque su abuela lo llevó para allá y ha vivido toda su vida ahí, entonces es como más bruto, más del campo y no de muy buen carácter, como que pesca poco o bien no le gusta mucho que lleguen las minas, como que no pesca a nadie, por lo mismo a Rosalía le gusta porque es un desafío, porque es el que se hace el difícil. Ella tampoco va muy interesada en pinchar con nadie, pero este cabro le llama la atención y como él no la pesca para nada entonces ella se empecina con la idea. Está divertida esta historia.

Felipe: Está bien divertida, nosotros también la vamos descubriendo a medida que va apareciendo la historia y está entretenida porque se invierten los roles de repente. Siento que en este lugar tan precario, en cuanto a la gente que hay, es súper frágil porque cualquier pieza que se mueve en esta isla genera un movimiento fuerte porque es poca la gente que vive allí, hay mucho contacto con la otra persona, uno quiera o no, porque viven todas en un perímetro acotado y eso hace que la relación comience a tener muchos matices. Es muy entretenido porque cada capítulo que aparece es como una sorpresa nueva en cuanto a la relación que tenemos con la Magda.

¿Cómo crees que los seguidores de “Amango” reciban este reencuentro con esta nueva historia?
Magdalena: Yo creo que a la gente le va a gustar mucho vernos en esta faceta distinta y también ver este reencuentro con personajes tan distintos. Está muy divertida la historia y nosotros lo estamos pasando chancho.

¿Creen que algún día se pueda ver en pantalla nuevamente al trío Schuster- Müller – Rojas?
Magdalena: Sería bakán, pero tú sabes que eso no depende de nosotros. En todo caso sí, yo creo que para el público a nivel de venta o publicidad sería un acierto, lo veremos en el futuro, quizás ahí vamos a ver el triángulo que fue de niños ahora verlo en nosotros grandes ya.

Felipe: Me encantaría. Estaría entretenido porque además ellos para mí son súper especiales, yo crecí con ellos y somos muy amigos. Que mejor que poder actuar con ellos y volver a armar este trío amoroso, pero ahora también con la experiencia de los años que ha tenido cada uno, tenemos uno tiene una biografía distinta y eso al final se nota cuando uno actúa. Sería muy entretenido ver cómo fue un trío amoroso hace 10 años y como sería ahora con esos mismos actores interpretándolos nuevamente.