Luz Valdivieso: “Estamos súper seguros de Casa de Muñecos”

La semana pasada, la actriz debutó por primera vez a través de las pantallas de Mega con la sucesora de “Perdona Nuestros Pecados” que ha sabido mantener el liderazgo en el bloque prime, pese a la dura competencia. En conversación con Fotech, Valdivieso confesó el desafío que fue asumir esta producción tras el éxito de la historia ambientada en la década de los ’50 y ’60, además de entregarnos detalles de Mónica, su personaje.

Luz, primero que todo, partir por saber cómo te has sentido con tu cambio de casa televisiva. Esta es tu primera producción en Mega…
Estoy súper feliz, realmente agradecida de la oportunidad. Ha sido un reencuentro con mucha gente con la que ya había trabajado, imagínate, por 15 años en TVN y también un reencuentro con la pega, con el trabajo, con el oficio, que eso también ha sido exquisito, con las compañeras, que ya con todas había trabajado. Me siento súper en casa la verdad. Siempre hay un dolor en el corazón por los que todavía están allá y porque el medio está difícil, hay mucha gente sin trabajo, pero nada, estoy feliz aquí, alucinada.

¿Cómo definirías a tu personaje en Casa de Muñecos?
Es una galla súper frontal, directa y clara. Bien masculina, porque en el fondo ella ha tratado de ser el hijo hombre, publicista y heredero de la agencia de publicidad, en el fondo la que sigue los pasos del papá y la que nunca ha sido valorada por él porque obviamente él hubiera preferido un hombre, él tiene preferencia por mi marido en vez de por mí, cuando en realidad la que trabaja mejor soy yo. Además es chora la Mónica, porque es pesada pero porque es frontal, dice las cosas por su nombre y no le importa pasar a llevar de repente los sentimientos de alguien, pero a mí me gusta, me he ido enamorando de ella, heavy, me encanta. Es divertida también porque donde es pesada tiene su cosa como de humor y buena para los combos, de hecho hay algunos episodios ahí de violencia intrafamiliar pero de parte de ella hacia su marido, y está bien porque al principio se toma como un poco divertido pero en realidad a ella le ponen una orden de alejamiento, se equipara un poco la cancha en el sentido de que estamos acostumbrados a ver siempre violencia hacia la mujer, pero también hay mujeres violentas y en ese caso los hombres necesitan ser protegidos… La sacan de su casa, a ella le sale caro.

¿Cómo fue para Mónica saber que su madre decide separarse de su padre luego de 50 años de matrimonio?
Es súper tirado de las mechas. A Mónica en particular, como ella vive en su mundo y está todo el día metida en la pega, es como que esto es un problema que hay que solucionar “mi mamá tiene que volver a la casa, porque mi papá no se puede quedar solo porque sino hay que hacerse cargo de él”, es como eso. No le da la profundidad que realmente tiene la decisión de Nora, ella es como “solucionemos las cosas ahora porque yo tengo mil cosas más que hacer”.

Nora, su madre, quiere que las hijas comiencen a vivir lo que ella no vivió. ¿Qué es lo que a Mónica le falta por vivir?
Ella nos hace como un espejo de la vida de cada una, algo que se vio en el primer capítulo, y en el caso de Mónica es como “mira la vida que tienes, peleando todo el día con tu marido, tratando de ocupar y luchando todo el día en la pega”, cuestiona dónde está su felicidad, cuándo es feliz, dónde te encuentras contigo misma, es como un poco eso. Mi relación con mi marido es como la de “La Guerra de los Roces”, entonces de qué te sirve tener una vida así en la que estás todo el día compitiendo, incluso con tu marido.

Aparte, tu marido tiene un romance con tu hermana, más complicada la situación todavía…
Si, ahí va a pasar mucha agua bajo el puente, no te imaginas lo que va a pasar más adelante cuando se entere Mónica… queda la embarrada.

¿Qué tiene Luz de Mónica y viceversa?
Tiene hartas cosas, yo soy súper matea en la pega, como que en el trabajo soy súper parecida a Mónica, de hecho mis compañeras me dicen “la jefa” porque soy la que anda “ya po’ por qué nos estamos demorando tanto”, siempre estoy como ordenando todo, soy como la deja, atroz. En eso sí, soy bien como Mónica, soy la matea del curso. Pero en mi vida personal, privada, no, nada que ver porque yo soy cariñosa con mis niños, soy súper familiar, mi vida laboral jamás ha pasado a ser más importante que mi vida personal, ahí es otra historia… Es raro, soy como doble personalidad, entonces en eso Mónica no se parece en nada a mí.

¿Cómo ha sido el trabajo con “tus hermanas”?
Increíble, realmente lo hemos pasado súper bien, ya nos conocíamos las cuatro. A Sigrid la conozco mucho, con Celine habíamos sido hermanas en otra teleserie, con Daniela habíamos sido rivales pero esta vez, como es un elenco súper chiquitito, estamos todo el día las cuatro juntas junto a Gaby, pasamos mucho tiempo juntas entonces los lazos se han estrechado mucho, realmente es como que estamos en una relación bien hermanable, somos súper como hermanas, incluso dentro del camarín hemos tenido nuestros encontrones pero siempre con cariño, además vamos compartiendo nuestra vida personal e íntima, los problemas que podamos tener, todo lo que se puede hacer en un camarín de 2 x 2, la vida entera.

Ustedes ya tienen la teleserie grabada casi en su totalidad. ¿Estrenar así da más tranquilidad o no?
Es verdad, estamos súper tranquilos porque la teleserie ya la estamos terminando, ya la leímos entera, entonces lo que yo más siento es que lo que ustedes van a ver es el inicio de un viaje hermoso que ya hicimos nosotros, no estoy mintiendo. A veces uno piensa si irá a gustar o no, o sabemos que después viene un guateo pero estas con la idea de eso no lo contemos todavía, sin embargo en esta teleserie no existe ese guateo y lo sé porque ya la leí completa, no existe la baja del capítulo 40 o 50, es un viaje entero que empieza hoy y llega hasta el final, no te suelta, entonces tengo esa confianza de poder decir estoy vendiendo algo en lo que creo.

Y estrenar después del fenómeno “Perdona Nuestros Pecados”, ¿cómo hace sentir eso?
Eso sin duda al principio nos puso una presión. Cuando a mí me dijeron que vamos después de “Perdona Nuestros Pecados” pensé qué fome porque no vamos a tener las mismas cifras, es imposible, los fenómenos no se repiten así tan luego pero ahora siento que nos hemos quitado esa presión de encima. Hoy sabemos que no tenemos esos números pero sí que tenemos una súper buena teleserie. Es súper importante después de un éxito como ese venir con un producto que dé el ancho, que el que la vea la encuentre buena y le guste, eso es lo fundamental, estamos súper seguros de nuestra teleserie, ya la conocemos entera y sabemos que es buena.

Ni que se va a ir alargando según los números…
Exacto, sabemos que termina en el capítulo 90, no le vamos a vender después nada a nadie.