Los comentarios que dejó «El Faraón de los Flojos» en «La Vega»

Un nuevo flojo y sus aventuras en «La Vega» y el terminal pesquero acapararon los comentarios de las redes sociales en el programa que conduce Leo Caprile, esto debido a la simpatía, pero por sobre todo a la «sinvergüenzura» del protagonista del capítulo de esta noche.

Gonzalo Ávila, un hombre de cuarenta años que en su vida sólo ha trabajado cuatro horas. Tal cual: cuatro horas en su adolescencia y nunca más movió un dedo. Desde entonces es que este hombre, oriundo de Graneros, vive a expensas de su mamá y de su hermana. Su «sufrimiento» al levantar cajas y recibir órdenes en La Vega generó una gran cantidad de comentarios en Twitter donde el hashtag #LaVegaTVN se transformó en tendencia a nivel nacional.

Entre los comentarios le reprochaban que se hiciera llamar «El Faraón», y también las «enfermedades» que dijo sentir Gonzalo cuando fue obligado a trabajar: reclamó porque «se le rompió una uña», «se pegó en la cabeza», sintió ruidos raros en la cabeza por tanto trabajo y hasta «vértigo». Sin embargo, lo que más recriminaban en las redes era el poco control que su mamá le imponía dejándolo hacer todo lo que quería e incluso manteniéndolo.

Pero hasta alguien como él tiene remedio. Gonzalo recapacitó y ahora trabaja como corredor de propiedades, con especialidad en parcelas. Cuenta que le ha ido bien que tiene un sueldo que lo deja conforme y que con su mamá la relación ha mejorado mucho al igual que con su hermana. Está agradecido con el programa que «me ayudó mucho a despertar y a enmendar el rumbo». Por su trabajo en La Vega el «Faraón» recibió 144 mil pesos.