Leila Loayza: La mujer detrás del aplaudido look de Karen Doggenweiler en Olmué 2019

La semana pasada se realizó la 50ª versión del Festival del Huaso de Olmué, el que obtuvo un excelente resultado en rating y que además hizo relucir a su animadora, Karen Doggenweiler, quien fue alabada noche tras noche por los bellos vestidos que lució en el escenario del Patagual. Es por ello que Fotech.cl conversó con la diseñadora que elaboró estas prendas y que para sorpresa de muchos, es chilena. 

Se trata de Leyla Loayza, quien actualmente tiene una empresa de asesoría de diseños y producciones. Anteriormente trabajó durante cuatro años como vestuarista en TVN y ahí conoció a la animadora más querida de la estación estatal. Junto a ella trabaja Makarena Montaner, encargada de realizar la costura de las prendas. Este dúo fue el responsable de confeccionar los cuatro vestidos con que Karen Doggenweiler conquistó al público del certamen y que demostró que en Chile también se pueden realizar modelos de talla internacional.

Leyla, tus diseños impactaron e hicieron que Karen se luciera en Olmué. ¿Cómo llegaron a crear estos hermosos diseños?
La verdad es que yo he trabajado con Karen en todos los Olmué, desde que se empezaron a hacer festivales en TVN, y siempre los vestidos eran comprados en tiendas, pero en el fondo teníamos que conformarnos con los vestidos que traían de fuera y que ya estaban hechos.
Este año, en algún minuto dije “sabes qué, Karen se merece sus propios vestidos». El primer vestido, el de la noche inaugural, es uno que ella siempre había querido, siempre me decía me encantaría un vestido con tales características, entonces hace unos meses atrás le dije “Qué te parece si hacemos los vestidos”, es decir, los diseñamos. Ella ya conocía a Maka (Montaner), mi amiga que los cose. Hacerlos igual era un riesgo porque podía pasar que a la gente no le gustaran, que los criticaran mucho y podríamos habernos quedado con las tiendas y chao, era un salto al vacío de todas, incluida Karen.
Lo hablamos por teléfono, nos juntamos con Maka y contactamos al proveedor de telas que tenemos en en New York. Las dos primeras telas que trajimos fueron las del primer día y la metálica, que a mí se me atravesó como hace medio año en mi cabeza y dije “ésta tiene que ser”, que es la negra, que en realidad no es una tela sino que es metal. Nos fuimos a su casa, hicimos una reunión entre las tres y dijimos «con esta tela queremos hacer tu vestido soñado y con esta negra queremos arriesgarnos para dejarte como mina, una femme fatal».
El vestido negro en realidad era de otra forma y cuando nosotros cortamos el dual, que es como la base, hicimos el primer corte, viste que quedó uno largo y uno corto, hicimos el escote y Karen se mira y me dice «oye, parece que me gusta así’ y empezamos todas a mirar el espejo y dijimos «¿dejémoslo así?».  Ahí nació ese vestido con un tirante y el otro recto en el pecho.
Y los otros, decidimos los colores, sabíamos que íbamos a poner blanco y rojo que son los colores que a ella le gustan y que le quedan bien. Fuimos trabajando siempre así, hicimos un chat entre las tres, donde ella nos iba mandando ideas y nosotras les íbamos mandando los avances.
Al final el resultado fue parte del cariño y tiempo que nos tomamos para hacer esto y en el objetivo que teníamos principalmente, donde yo les dije «vamos a hacer este festival y vamos a quedar en la cumbre y lo vamos a lograr».

Y así fue…
¡Sí! Así fue.

La gran mayoría de los mensajes dedicados a Karen durante esos días destacaban los diseños de sus vestidos y muchos pensaban que eran de diseñador internacional. ¿Cómo te sientes al ver cómo se destacó tú trabajo y que muchos se sorprendieran que fueras una diseñadora chilena?
Mira es bakán, pero para mí lo más importante es que ella se sintió bien, en que el resultado fue excelente, en que en el canal quedaron muy contentos. Ahora para mí también es muy importante, generalmente acá en Chile los diseñadores esconden a sus costureros, a la persona que tiene el arte y quien efectivamente realiza sus diseños, yo conozco a Maka hace mucho tiempo y sentí que era justo que ella, que es la que pone su cariño y sus manos, participara de esto. Por eso estamos muy contentas las dos y súper agradecidas.

Además ustedes se apoyaron como un equipo, porque se notaba que en cada vestido se quería mostrar o decir algo. Por ejemplo el negro de la segunda noche, se notaba que estaba pensado en mostrar una Karen más andrógeno y junto al vestido, el maquillaje y peinado terminaron de cerrar el look.
Tú sabes que un peinado y un maquillaje pueden asesinar un vestido y a mí me pasó algunas veces que «oh, no, el color era feo y no se lució». En esta oportunidad el equipo de trabajo estuvo tan compenetrado que en el fondo a las chiquillas, Angelina Chiuminatto en el maquillaje y Karimme Plaza en el peinado, les entregamos este producto que son los vestidos y les dijimos inspírense. Cada una dio lo mejor de sí, fue la mejor combinación que pudo existir. De verdad fue un equipo súper profesional, hicimos todo con mucho cariño y en el fondo cada una, además, destacó en su área. Ni un peinado asesinó el vestido, ni un maquillaje al peinado, fue un complemento perfecto.

Leyla, sabemos que vas a vestir a Karen para el Festival de Talca. ¿Les quedó la vara muy alta?
Estamos trabajando para eso… Sabes, es difícil porque encuentro que el vestido negro es insuperable. Sinceramente como diseñadora te digo que ese debe superarlo el padre de esta tela, porque de verdad que es insuperable. Pero estamos trabajando en eso, lo que te puedo adelantar eso sí es que vamos a utilizar un color que nunca hemos usado con Karen. Lo rico de todo esto es que ella ya se soltó y está súper confiada.

Eso es súper importante, que la animadora se sienta confiada con lo que está vistiendo, porque esa confianza se refleja finalmente en el escenario.
Por supuesto y nos pasa a todas. En el fondo tú desde que sales de tu casa, si te sientes bonita vas a proyectar eso y vas a hacer tu trabajo como nunca lo has hecho y creo que a Karen le pasó eso. A ella le preguntaron mucho por qué tanto escote, entonces finalmente conversábamos y llegábamos a la conclusión que cada mujer sabe lo que quiere, lo que le gusta y resalta. Por ejemplo. a mí me gusta mi pelo y lo resalto, a ella el escote, a otras las piernas. Creo que en el fondo mi trabajo como diseñadora es agarrar todo esto y entregarle lo que ella necesita, que se vea bonita y se sienta bien. Al final todas las mujeres queremos vernos bonitas, sobre todo con esta exposición que tienen en los festivales y ella es súper aplicada. Nosotros tuvimos muchas pruebas de vestuario, probamos entremedio de las grabaciones de «La Huincha», fue un trabajo súper arduo pero fue hecho con mucho cariño por parte de todas nosotras, de todo el equipo.

Leyla ¿En qué proyectos están ahora? Después de toda la exposición que tuvieron tus diseños supongo que el teléfono ha comenzado a sonar más de lo habitual.
Lo que estamos haciendo hasta ahora es el Festival de Talca. Genial, sí, nos llaman, pero a nosotras nos gusta hacer el trabajo con responsabilidad, con el tiempo que la persona se merece, en conocerlo, en saber lo que quiere. Yo me puse a dibujar, pensando en Karen porque la conozco. Yo sabía que quería el vestido del primer día hace muchos años. En estos momentos estoy sumamente agradecida con todos los que destacaron nuestro trabajo, porque más allá del dinero y de la fama que a uno le reconozcan lo que hace es súper gratificante como ser humano.

Muchas veces cuando se habla de diseño se acostumbra a ver lo que hay en el extranjero y tú has demostrado que hay mucho talento en nuestro país. Nosotros vimos los vestidos de cerca y no tienen nada que envidiarle a los que traen de fuera, tanto en diseño como en hechura.
Para nada, nada que envidiar. en el fondo también es dar un mensaje. Yo he tenido prendas muy caras en mis manos y digo «pero cómo esto cuesta tanto», la gente paga la etiqueta. Es súper injusto para tanto profesional nuevo que está saliendo, muchos cabros jóvenes que tienen mucho talento, que son muchos más osados en sus diseños, entonces también es hacer un poco de justicia y demostrar que acá en Chile también tenemos y podemos hacer diseños de nivel internacional. Si tu pones cualquiera de estos modelos que usó Karen, en una alfombra roja o en los Oscar, te aseguro que sacamos más de una foto. Están para pasarela internacional.