Jorge Zabaleta en conversación con Jordi Castell: “Me pegó fuerte los 50, encontré que se me va la vida”

El destacado actor de televisión y locutor radial, conversó con Jordi Castell en el programa “El Aperitivo” transmitido por el Instagram Live de @revista_velvet, donde analizó varias aspectos de su vida, confesando que ya no le acomoda la cuarentena y que le interesa mucho el contacto con la gente. Además, habló sobre su vida personal, la crisis en las áreas dramáticas y su hotel en San Pedro de Atacama.

Al hablar con el fotógrafo, el actor contó que al principio le acomodaba la cuarentena, pero que ahora le dejó de gustar, “de repente me acomodó y ahora parece que no me acomoda tanto, me quiero cambiar de casa. Estoy haciendo programas, hago vivos, estoy con la radio, estoy haciendo unos vivos los martes y los jueves, me interesa mucho el contacto con la gente, hoy es súper importante eso, si en algo fallamos como sociedad, fallamos en el contacto… la desconexión total con la realidad, eso es una deuda y creo que hay que conectarse. Hemos hecho un programa súper bonito ‘Tertulias’, escuchamos discos de vinilos y vamos conversando y hablamos un ratito, me he entretenido muchísimo. Está bueno conectarse un par de veces, incluso cuando se acabe la pandemia”.

En un momento de su vida, se sintió muy desconectado y se empezó a aislar, “yo me sentí en un momento súper desconectado, gravemente desconectado, uno se empieza a aislar solo, entonces de repente le di como un vuelco a mi vida, quiero otra cosa, renuncié a las teleseries por un tiempo, ya no quiero estar más ahí, no quiero que ese sea mi lugar, sentí que cumplí 50 y fue como ya, tengo que hacer otras cosas, tengo que bajar un poco, tengo que conectarme más con mi país, con mi gente. Quiero hablar con la señora Juanita, tengo una deuda porque la señora Juanita ha sido muy generosa conmigo. Yo ya he recibido mucho, la gente ha sido muy cariñosa conmigo y digo: qué vamos hacer ahora, desde dónde quiero trabajar ahora”.

Además, agrega que, “yo empecé a tomar mi carrera muy en serio en el momento que fui a un hospital a ver a una niña de 15 años que se estaba muriendo, llegué, ahí hablamos un rato y se murió, y yo estaba ahí viviendo ese momento tan íntimo. Lo que yo hago es muy importante y el que diga que no, que se vaya a la mierda. Imagínate lo que es ese momento y la familia te agradece por estar ahí y te dice gracias por que la hiciste muy feliz”.

De igual forma, el protagonista en “Juegos de Poder”, dice que fue muy duro para él llegar a los 50 años y que necesita contarlo para poder asimilarlo, “me pegó fuerte los 50, encontré que se me va la vida, encontré que era terrible, los 40 lo pasé piola, pero los 50 me quiero comprar un convertible, sacar la guata, tener calugas. Estoy hecho mierda, no sé qué hacer, necesito decirlo para poder asimilarlo y se me pase la estupidez.  Reconozco que me pegó weón y he tenido buena adultez, buena genética, mis papás se mantienen bien. No estoy dispuesto a sacrificarme por tener un mejor look, si pongo todo en la balanza, no lo voy hacer, lo asumo y te lo digo, dejé de fumar, llevo 10 meses sin fumar, me costó 10 kilos, estoy 10 kilos arriba de mi peso. Finalmente estoy feliz, estoy tranquilo, no volvería atrás, no volvería a tener 30 años”.

“Uno se da cuenta que la juventud es un tesoro muy preciado. Eres atractivo por el simple hecho de ser joven, abandonar esa riqueza de la juventud, igual hay algo ahí. La juventud uno lo nota en otras cosas, uno lo pierde físicamente, de aspecto, se te chupa el culo, te sale la guata y la pata flaca, y uno dice: me estoy convirtiendo en mi mamá. Estoy en la transición. Yo me miro en el espejo con calzoncillos y calcetines y digo: mi mujer me tiene que querer mucho”, agregó.

Sobre su hotel en San Pedro de Atacama, cuenta que es su proyecto de vida y que se demoró 7 años en construirlo, “toda esa arquitectura es mía, es mi proyecto de la vida, me demoré 7 años en hacerlo, es un trabajo artesanal, ninguna habitación es igual a la otra, está construido en altura, para seguir regando como se riega tradicionalmente en San Pedro, el agua pasa por debajo de las habitaciones, se ilumina por abajo, toda la iluminación va hacia abajo. Yo quedé agotado, fue muy duro de construir, sobre todo a la distancia, espero algún día poder estar allá, ahora está cerrado”.

En cuanto a las áreas dramáticas, comenta que es muy complejo lo que está pasando con las áreas dramáticas en televisión, pero que hay más plataformas para trabajar, “el tema de las áreas dramáticas está muy complejo, creo que no nos vamos a quedar sin trabajo, hay muchas plataformas hoy en día que necesitan contenido, Amazon, Netflix… hay una cantidad de plataformas que necesitan contenido. No todo el mundo es capaz de entender las transiciones y de poder sumarse, mucha gente se queda afuera”.

Por último señala que ahora último se ha acercado más a su hijo chico y está feliz por eso, “me empecé a conectar con mi hijo más chico, es muy simpático, íbamos al cerro, y yo feliz, lo paso la raja con él, es mi última guagua, es el último que me queda chico, moldeable… el mayor se fue de la casa, la de 15 pesca lo que tiene que pescar. Me encanta conectarme con él y ellos también están agradecidos, se me aguachó heavy. Yo lo paso la raja con él, me he encontrado con un cabro súper choro”.

loading...