Isapre negó licencia por «diagnóstico irrecuperable» a guionista con cáncer: «El sistema nos mata más que la enfermedad»

Bárbara Larenas recibió una fuerte noticia en enero del 2018: cuando recién se integraba al equipo que escribiría la teleserie «Amar A Morir», paradójicamente su médico le informó que tenía un cáncer gástrico avanzado y que sus expectativas de vida eran tres meses.

Ha pasado un año y medio desde entonces y Bárbara sigue luchando a diario contra la enfermedad, con ímpetu, con garra, con alegría y, principalmente, con la certeza de que puede ganar la batalla. Con más de treinta quimoterapias, ella confiesa a Fotech.cl que «desde el cierre del área dramática de TVN, nadie la ha contratado, aunque se siente bien y en óptimas condiciones para trabajar».

Es por esta razón que una información proveniente de su isapre «Nueva MásVida» la llenó de rabia, frustración y la llevaron a hacerla pública en redes sociales. «Estoy en la quinta línea de tratamiento, llevo 32 quimios, un año cuatro meses con la convicción de que me voy a sanar y, aunque se agotan las herramientas, no hay razón para que ahora que estoy sin trabajo remunerado, mi isapre me rechace una licencia por ‘diagnóstico irrecuperable'».

«Sí, irrecuperable, léalo usted mismo. Me vinieron a ver dos veces a mi casa. Me obligaron a ir a un peritaje para que me evaluara un doc de ellos. No quiero imaginar si además me vieran deprimida. Según ellos mi reposo es total, como si esta ‘enfermita’ tuviera que esperar la muerte postrada en una cama. ¡Soy ser humano, carajo! ¡Tengo vida! ¡VIDA! Y harta energía y creatividad para seguir trabajando y no tener que estar pidiendo licencia!», agregó Larenas en su publicación.

La guionista de «Amar a Morir» no pudo quedarse callada ante esta situación. «Realmente no sé si prefieren verme con ánimo o sin, pero sí me queda claro que no puedo atrasarme en los 108 mil pesos mensuales que pago por un derecho que hoy me están quitando porque sino, me suman intereses (…) No quiero victimizarme pero alguien tiene que sacar la voz por la realidad brutal que vivimos muchos trabajadores independientes y/o enfermos de cáncer. A veces el sistema nos mata más que la enfermedad», finalizó.

Acá puedes revisar su publicación completa:

View this post on Instagram

Llevo dos semanas aguantándome una rabia que me tiene muy bajoneada y que después de darle hartas vueltas, decidí hacer pública. Siempre repito que para tratar mi cáncer no opté por el sistema público porque el AUGE me dio por muerta y no valía la pena invertir en mí. Me ofreció terapias paliativas para alargar el tiempo de sobrevida un par de meses y morir sin dolor. Me negué. El sistema privado me ofreció atacar la enfermedad y luchar por vivir. Aproveché un seguro complementario que me ayudaba con los gastos que no cubría la Isapre y no lo dudé más. Empecé el tratamiento. Los primeros no funcionaron, los últimos, más o menos sí. Hoy estoy en la QUINTA línea de tratamiento, llevo 32 quimios, un año cuatro meses con la convicción de que me voy a sanar y, aunque se agotan las herramientas, no hay razón para que ahora que estoy sin trabajo remunerado, mi Isapre me rechace una licencia por “Diagnóstico Irrecuperable”. Sí, irrecuperable, léalo usted mismo. Me vinieron a ver dos veces a mi casa. Me obligaron a ir a un peritaje para que me evaluara un doc de ellos. No quiero imaginar si además me vieran deprimida. Según ellos mi reposo es total, como si esta “enfermita” tuviera que esperar la muerte postrada en una cama. ¡Soy ser humano, carajo! ¡Tengo vida! ¡VIDA! Y harta energía y creatividad para seguir trabajando y no tener que estar pidiendo licencia! Realmente no sé si prefieren verme con ánimo o sin, pero sí me queda claro que no puedo atrasarme en los 108 mil pesos mensuales que pago por un derecho que hoy me están quitando porque sino, me suman intereses. Agréguenle la AFP “voluntaria” y la cero posibilidad de botarme a chora y no pagar. Por otro lado, el saldo capital de mi seguro se está acabando, ya no cubre todo como antes y recién puedo renovarlo en enero del próximo año. Insisto, no quiero victimizarme pero alguien tiene que sacar la voz por la realidad brutal que vivimos muchos trabajadores independientes y/o enfermos de cáncer. A veces el sistema nos mata más que la enfermedad. Esta semana casi tiro la esponja, estaba súper deprimida, recién ayer viernes me activé. Y con ganas! Hoy me levanto con ánimo a disfrutar con la familia! #Salud #Cáncer #Vida

A post shared by Bárbara Larenas (@barbaralarenas) on