Gino Costa y rutina de Chiqui Aguayo en Olmué: «Nacho Gutiérrez y Hugo Valencia, no sé si será bueno que lleguen al Patagual»

El compañero y amigo de la comediante en el «Muy Buenos Días», en conversación con Fotech.cl, se refirió al show que presentará en el Festival del Huaso de Olmué y entregó detalles de los integrantes del matinal que se verán afectados por sus chistes, además de explicar por qué esta rutina es mejor que la que presentó anteriormente en el Festival de Viña del Mar.

Ahora al “niño revoltoso del matinal” le llegó una compañera al matinal. ¿Te acomoda la llegada de Chiqui Aguayo al panel?
Sí, me llegó una compañera, una tremenda amiga, uno piensa que a estas alturas no puede tener o formar amistades pero de verdad se ha convertido en alguien fundamental para mi pega y para mi vida cotidiana.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Chiqui, que justamente hoy se presenta en el Festival de Olmué, y me contó que iba a agarrar para el leseo a todo el matinal. De hecho me dijo que no sabía si después de esta noche podrá volver al matinal. Tú, que eres muy amigo de ella, ¿qué sabes de la rutina?
Yo sé harto porque he visto mucho de su rutina, soy un fan de Chiqui, además de ser un gran amigo de ella y sí, ¡lo confirmo!

¿Y quiénes serán los grandes damnificados del matinal?
Entre Nacho y Hugo… no sé si será bueno que lleguen al Patagual y mañana no sé si será tan bueno que la Chiqui llegue tan temprano, creo que habrá que servir un cafecito o tecito con harta azúcar a quienes nombrará para que empiecen a agarrar un poquito más de buena onda con la Chiqui.

¿Cómo crees que le va a ir hoy?
No me caben dudas de que la Chiqui va a sorprender y que va a tapar bocas, esas de todos los que la critican con la rutina de Viña…, eso fue hace rato. Ella se ha encargado de construir una nueva historia, una nueva rutina, en la que toda la gente va a decir ‘miiiira’. No es que la Chiqui haya cambiado, porque la esencia sigue siendo la misma, es muy graciosa, pero su vida sí ha tenido ciertos cambios y eso lo plasma en la rutina. La Chiqui de verdad es de esa gente de la que tú dices ‘pero cómo le pasan estas cuestiones’, le pasa todo, tiene la suerte que le pasan cosas súper absurdas y eso lo cuenta en la rutina. Si podemos hacer una comparación con la presentación de la Belenaza, la Chiqui es más de la historia breve, entonces va muy rápido. Y en un momento es tan así que le dije ‘Chiqui, yo ya no te puedo ir a ver más porque termina la rutina y yo termino con el cerebro desproporcionado’, me duele la cabeza de la risa porque no paras, es una tras otra y creo que a la gente le va a pasar eso, es una rutina muy buena.

Ella me comentó que esta rutina le gusta más de la que hizo en Viña y que había tratado de moderar un poco el lenguaje, pensando en el público que iba a venir, que es más familiar.
Yo creo que en algo se van a sorprender en el lenguaje, pero no estoy en nada de acuerdo con la Chiqui en eso que dijo que iba a intentar hacer una rutina familiar… ¡no nos veamos la suerte entre gitanos, Chiqui! ¡Basta! ¡Di la verdad! Igual es un humor para todos, que lo vamos a pasar bien, nos vamos a reír, es una súper rutina, de verdad es muy, muy divertida. Va a sorprender la Chiqui, porque es una Chiqui que no se imaginan.