Gaby Hernández y estreno de “Casa de Muñecos”: “Estamos un poquito sobrexcitados, todas, todos y todes”

Este lunes se estrena “Casa de muñecos” y tuvimos la oportunidad de hablar con la actriz Gabriela Hernández, protagonista de la nueva producción dramática de Mega, quien nos contó como ha sido interpretar a Nora y nos reveló cuáles son sus tips para mantenerse tan bien, entre otros temas.

Gabriela, interpretas a Nora, el personaje principal en “Casa de Muñecos”. Cuéntanos sobre ella.
Mi personaje es una mujer de 75 años que está sospechando que tiene Alzheimer y ha decidido hacer un cambio en su vida. Ha estado 50 años en un matrimonio donde no ha sido muy feliz. Tiene cuatro hijas preciosas y encantadoras pero nunca la valoraron, siempre la engañaron, entonces ella decide que en el poco tiempo que le quede de lucidez quiere hacer su propia vida, tomar las riendas de ella aunque sea tarde e invitar a sus hijas a que hagan lo mismo, que si no están en una relación feliz o si tienen problemas que resolver que los resuelvan a los treinta y tantos o cuarenta años y no esperen a los 75 para hacerlo como lo hizo ella, pero lo hace. Finalmente despierta aunque sea tarde.

¿Cómo van a abordar el tema del Alzheimer?
Mira, no vamos a pasar este tema por encima pero tampoco se va a profundizar como si fuera un documental o un programa médico. Se va a tratar con mucha humanidad, mucha simpatía, mucha tristeza también en ciertas partes, pero no se va a pasar por encima.

Nora quiere hacer lo que dejó de lado, ¿qué cosas ha logrado hacer hasta ahora en su nueva forma de enfrentar la vida?
Bueno, estar con sus hijas, sin los maridos ni niños, compartir con ellas lo que no pudo hacer cuando se casaron y cuando ella estaba pendiente de su marido. También tirarse en parapente, una serie de cosas muy entretenidas, algunas que muchos compartirán y otras personas no. Son deseos muy entretenidos que ella siempre quiso hacer y nunca pudo. Por ejemplo volver a pintar, ella estudió Artes y no la dejaron seguir su vocación, ella vuelve a pintar. En fin, una serie bien entretenidas de cosas.

Las escenas que son más riesgosas, por ejemplo cuando se sube al parapente, ¿las haces tú o usas algún doble?
La del parapente la hice yo. Algunas del principio, cuando nos metemos… ay no sé si puedo decirlo. Yo me caí en la calle por culpa de una bocatoma sin tapar y me quebré la cadera, entonces algunas de las primeras escenas, y espero que no se noten, cuando estoy de espalda o caminando mucho las hace mi doble porque en esa época yo estaba con muletas, ni siquiera podía dejar las muletas. Pero después ya las pude dejar, se me nota un poquito la cojera hasta el día de hoy pero cada vez menos. Entonces sí se ha utilizado a la doble pero en el parapente y varias cosas más, las he hecho yo y algunas no porque sencillamente no podía soltar las muletas en la vida real.

Gaby, si bien tuviste un accidente, en general eres una mujer que se mantiene excelente. ¿Cuál es la receta para estar tan regia?
Es una suerte, soy privilegiada, porque tengo buenos genes parece, tengo dos hermanas mayores, que no estamos tiquitaca pero estamos muy bien. Yo nací con un solo riñón, no he tenido una salud de oro toda mi vida pero al parecer de mayor, mala yerba nunca muere, porque no me resfrío a pesar que hemos hecho escenas nocturnas con vestiditos de verano, con un frio impresionante y por suerte no he caído ni siquiera un día a la cama, nada. Solo esta caída que tuve, que le pudo haber pasado a cualquiera y podría haber sido mucho peor. Pero tengo mucha salud, como bien, mucha proteína, una dieta variada pero me preocupo de comer proteínas, no tantas frutas y verduras, las como también pero la mayor parte es proteínas: carnes, queso, leche, huevos, porque si no es como si me faltara la gasolina. Ejercicio no he podido hacer últimamente porque he estado con esto de la cadera pero en general me muevo bastante, no soy nada pasiva.

Tienes una gran trayectoria en teatro y televisión, has trabajado en muchas teleseries y ahora eres la protagonista de la nocturna que viene a reemplazar una de las producciones más exitosas de Mega. ¿Cómo te sientes al respecto?
Me siento muy agradecida que me hayan dado esta oportunidad, contenta, feliz. Con cada papel que a mí me dan estoy contenta, imagínate cómo me siento cuando me dan un excelente papel, como fue la Lita (de “Pituca sin Lucas”) o varias otras que he hecho antes también. Cada papel que me dan yo lo tomo con cariño y les pongo todo lo que puedo y más de mi cosecha. Este es un escalón más, una etapa más y me encanta, por sobre todo ahora agradezco que me hayan dado esta oportunidad, sinceramente.

Estamos a pocos días del estreno de la teleserie, ¿se comienzan a sentir los nervios en el elenco?
Sí, estamos un poquito sobrexcitados, todas y todos, todes… y yo con mucha ilusión, con mucha esperanza de que les guste a la gente, de que se rían, lo pasen bien, que también que sepan más sobre el Alzheimer y como que invite a las mujeres que si tienen unas relaciones, en las que están metidas y que son tortuosas, o dolorosas, hagan el cambio, piénsenlo bien, no vayan a seguir otros cuarenta años con ese tipo de relación, no sigan, es linda la vida también cuando agarra las riendas y las vive a concho uno, donde uno es responsable de todo sin depender de nadie. Eso es lo que quiero que las mujeres sientan pero con alegría y ánimo, como está ahora el movimiento de las mujeres con el “no más” o “Me Too”.

En esta teleserie te toca trabajar con otro gran actor como es Tito Noguera, primera vez que hacen de pareja en una teleserie, ¿Cómo ha sido esta experiencia?
Es un agrado trabajar con él, una persona con tanta experiencia, encantador, muy afín, nos conocemos desde jóvenes. No habíamos trabajado nunca juntos en teleserie pero en teatro si, en El Rey Lear cuando éramos jóvenes y volver a reencontrarnos acá en la televisión ha sido muy agradable para mí.

En esta teleserie los protagónicos son realizados por personas adultas. ¿Te has fijado que el público últimamente ha estado premiando la experiencia del actor por sobre la edad y aspecto físico?
Sí, es verdad, esto es transversal porque el amor, el dolor es todo tan transversal que no hay que dejar a los viejos afuera. Todo el mundo tiene un abuelo o un padre mayor que quieren, entonces somos personajes de la vida real, absolutamente. En qué familia no hay 1, 2 o 3 ancianos, tenemos la esperanza de vida más alta de toda Latinoamérica así que acostúmbrense porque vamos a llegar todos a mucho más viejo que en toda esta parte del continente.