Felipe Avello y «Detrás de las risas»: «El programa habla de comedia, pero no necesariamente busca hacer reír»

El exitoso humorista conversó con Fotech.cl sobre su paso por el Festival más importante de Sudamérica, los nuevos desafíos que tiene en el canal estatal y el éxito que le augura a su nueva apuesta de entrevistas. 

¿Qué sentiste tras tu exitoso paso por el Festival de Viña del Mar?

Desde hace un par de años me volqué a desarrollar una rutina, un show que tratara de llegar a la mayor cantidad de personas y en el marco de eso, el Festival de Viña fue, en este verano, la culminación de un largo camino por distintos festivales.  A veces con igual número de personas que el de Viña y otras en escenarios más complejos, por ejemplo, en Iquique estuve tres días antes de Viña, en un show que se hizo en la calle, entonces las calles las cerraban y uno no veía al público porque estaba en línea recta por la costanera y con distintos tipos de grupos que cerraban la jornada, entonces uno no veía ni sabía la reacción de la gente. También estuve en el Festival de Buin dos días antes, y así, Los Muermos, decenas de festivales que me sirvieron para el Festival de Viña que tiene el agregado de que está siendo emitido por televisión y que tiene características distintas porque el foco está centrado ahí, entonces en ese sentido era todo un desafío, pero muy contento con que al público le haya gustado, porque desde hace un tiempo yo me propuse llegar a la mayor cantidad de personas, entonces sentimos con el equipo, porque todo esto es de un grupo de personas, nos sentimos muy satisfechos, muy contentos con el resultado.

¿Cuál es próximo paso luego de este gran desafío?

La verdad es que Viña fue la culminación del trabajo de ese verano, porque para mí en lo personal cada escenario y cada actuación tiene una motivación. El hecho de estar enfrentándose o estar presentando un show a un público que está ahí presente siempre tiene una gran motivación, porque la reacción del público es distinta, yo también procuro que los show tengan elementos únicos de cada jornada, que sean cosas que sólo suceden ahí y lo vuelve más divertido, siento yo, porque está pasando, está más vivo, nos vamos adaptando a lo que suceda en ese segundo con el público, porque a veces son distintas energías, por distintos motivos el público no reacciona igual siempre, es un desafío. El humor es un género que me motiva mucho desarrollar, por lo mismo es que me llamó tanto la atención el ofrecimiento que me hicieron acá en Televisión Nacional de entrevistar comediantes, porque tengo la empatía y he vivido lo mismo que le ha tocado vivir a ellos, que no necesariamente es cómico, el programa habla de comedia, pero no necesariamente busca hacer reír, de hecho nos han tocado algunas revelaciones, porque en general, el que se dedica al humor tiene aspectos ajenos al humor.

Ya que para ti el Festival de Viña del Mar fue la culminación del trabajo de ese verano en particular, ¿Podríamos verte nuevamente sobre ese escenario?

Sí, por supuesto. De hecho, luego del Festival de Viña me tocó participar en tres festivales más, que también fueron muy importantes, porque eran desafíos en la calle: el festival de la Vendimia de San Javier, de Rengo y de Curicó, entonces claro, Viña forma parte de un tour de este verano y esa rutina porque se viraliza y porque tiene exposición no se puede volver a hacer, pero luego hay que continuar y yo he estado trabajando ese formato de rutinas que lleguen a un público bien masivo, con altas audiencias.

Comenzaste como panelista en diversos programas, cruzaste distintos formatos y hoy podemos observarte como conductor de un programa de entrevistas en el canal público, ¿Qué significa para ti esta responsabilidad?

Para mí es muy halagador que me hayan invitado a participar de este programa que ya venía funcionando con una exitosa temporada el año anterior, sólo que no tenía un conductor y lo trabajamos con el equipo de producción y finalmente decidí aceptar porque sentía que podía sobrellevar ese peso, primero porque yo me dedico a lo mismo que se dedican los entrevistados, entonces tengo la empatía suficiente para poder conectar mucho mejor, pero por otro lado yo tengo formación periodística, que si bien me he desarrollado por otras áreas, que es básicamente el humor y los escenarios, por muchos años trabajé en producción periodística, trabajé como periodista también en algún espacio de radio, o en televisión donde no necesariamente yo aparecía en pantalla, entonces todo eso me permitió poder hacer esta labor.

En «Detrás detrás de las risas», ¿Cómo ha sido el intercambio que has tenido con tus colegas?

Ha sido muy bueno porque yo genuinamente tengo un gran respeto y admiración por los humoristas que me ha tocado entrevistar, ya el hecho de subirse a un escenario, incluso, ya el hecho de hablar en público es difícil para cualquier persona, pero además, acá no sólo tienes que lograr que te escuchen, sino que hacerlos reír, es todo un desafío, entonces independiente de que con alguno yo me pueda reír más que con otro, o hayan estilos de humor que me diviertan más que otros, ya siento una profunda admiración por los colegas y genuina curiosidad por sus procesos creativos, porque no todos tienen la misma visión sobre el humor, eso me parece muy interesante de verdad, no finjo que me interesa cuando les pregunto «¿Y cómo sacaste eso?»,  «¿Eso lo inventaste o eso es de tu vida?», entonces cuando se logran esos diálogos es porque a mí de verdad me interesa.

¿Ha habido alguna historia en particular que te llame la atención?

Todas las entrevistas me han dejado algo, tal vez porque es primera vez que hago esto y tengo una mayor capacidad de asombro, pero todas me han sorprendido y me he encantado con cada una de ellas, porque como yo estoy debutando también, pero sí me ha sorprendido sobre todo el hecho de que no necesariamente el humorista es una persona alegre, el humor muchas veces sale de la tristeza, del bullying, del rechazo, entonces eso me ha llamado bastante la atención. Por ejemplo, Belenaza (Belén Mora) hizo algunas revelaciones que yo no conocía sobre el bullying que sufrió o de la epilepsia que padeció, quizás también porque no nos conocíamos personalmente es que se generó eso, con otros había más confianza porque ya nos conocíamos con la mayoría, pero con ella sentí una gran sorpresa.