El vínculo que une a las nuevas teleseries vespertinas de Mega y Chilevisión

Dentro de los próximos meses podremos ver en pantalla las nuevas apuestas dramáticas de ambos canales que, pese a tener una historia completamente distinta una de la otra, sí las une una característica en particular: ambas serán protagonizadas por gemelas.

En el caso de Chilevisión, con la adaptación de “Educando a Nina”, la historia original nos presenta a dos hermanas gemelas separadas al nacer que no saben la existencia la una de la otra y que llevan vidas totalmente opuestas. El rol estaría a cargo de Paloma Moreno, con un elenco en el que también se encuentran Cristián Arriagada, Loreto Valenzuela, Luciana Echeverría, entre otros.

Mientras Mara (Griselda Siciliani) nació sin que le faltara nada y vive en un mundo de lujo, Nina es bailarina y corista en el mundo del cuarteto, vive de gira haciendo varios shows por noche, y espera el momento en que la vida le dé una oportunidad. Cuando ya no sabe qué hacer, está cansada de su novio infiel, tapada de cuentas y sin perspectivas de futuro, dos desconocidos para ella le ofrecen mucho dinero por hacerse pasar por Mara, una heredera sin ambiciones que está presa en España por un lío de drogas después de haberse ido a Ibiza sin autorización.

Ser reemplazante de Mara no sólo implica un cambio radical para Nina en cuanto a su estética, su estilo de vida y su forma de hablar, sino también el sostener falsamente una relación con Antonio, su prometido, famoso por publicar un libro que él no escribió.

En tanto, Mega pondrá al aire “Isla Paraíso”, donde conoceremos a Carolina y Celeste, ambas interpretadas por Paola Volpato. La primera, una dueña de casa que deberá huir de Santiago junto a su hijo Andy y su empleada dominicana Madelyn, después de verse envuelta en una millonaria estafa realizada por su marido. Ante este complicado momento, buscará a su hermana Celeste en el convento donde vive; sin embargo, no podrá ayudarla ya que debe partir en una misión a Isla Paraíso, una remota localidad al sur de Chile donde sólo viven hombres.

El sacerdote de aquel pueblo, Gabriel (Andrés Velasco), decide revertir dicha situación para devolverle la vida al lugar, y anuncia a los lugareños que pronto llegará un bus que traerá a mujeres para que vivan en la zona.

Sin embargo, esto no será del agrado de Óscar León (Francisco Melo), un poderoso, huraño y machista terrateniente, quien tiene fuertes razones por las que no quiere que lleguen mujeres a sus tierras. Pero lo que nadie se esperará, es que la monja que llega a Isla Paraíso es en realidad Carolina, quien ha suplantado la identidad de su hermana para huir de la justicia.