El secreto mejor guardado de Pink: Ella y su hijo menor estaban infectados con coronavirus

Lo mantuvo en secreto y recién ahora que ya está sana, Pink reveló al mundo que ella y el menor de sus hijos formaron parte del más de un millón de personas que se han contagiado de coronavirus en todo el mundo. La cantante estadounidense dio a conocer el hecho a través de su cuenta en Instagram.

«Hace dos semanas, mi hijo de 3 años Jameson y yo empezamos a mostrar síntomas de Covid-19. Afortunadamente, nuestro médico de atención primaria tenía acceso a los test y di positivo”, relató la artista en la red social, explicando que los días posteriores permaneció confinada en su casa junto a su familia, siguiendo las instrucciones que recibía del doctor.

Agregó que esta semana volvieron a realizarse las pruebas y resultaron negativas, lo que implica que con Jameson afortunadamente superaron la infección. Sin embargo, Pink aprovechó se efectuar una fuerte crítica a la forma como la administración del Presidente Donald Trump está manejando la pandemia en Estados Unidos.

“Es un absurdo y fracaso absoluto de nuestro gobierno el no hacer que los test sean más ampliamente accesibles. Tenemos que hacer pruebas gratuitas y más accesibles para proteger a nuestros hijos, nuestras familias, nuestros amigos y nuestras comunidades”, escribió, junto con agradecer el esfuerzo de los profesionales de la salud que en todo el mundo están luchando contra de la enfermedad. “¡Son nuestros héroes!», afirmó, anunciando que hará dos donaciones, una por 500.000 dólares al Temple University Hospital de Philadelphia, «en honor a mi madre, Judy Moore, que trabajó allí durante 18 años», y otra por el mismo monto destinada a una cuenta abierta por el Ayuntamiento de Los Ángeles, Estados Unidos, para apoyar el combate contra el coronavirus.

Alecia Beth Moore, verdadero nombre de la cantante, finalmente llamó a las personas a cuidarse. “Las próximas dos semanas son cruciales: quédese en casa, por favor”, solicitó. 

Ver esta publicación en Instagram

Two weeks ago my three-year old son, Jameson, and I are were showing symptoms of COVID-19. Fortunately, our primary care physician had access to tests and I tested positive. My family was already sheltering at home and we continued to do so for the last two weeks following the instruction of our doctor. Just a few days ago we were re-tested and are now thankfully negative. It is an absolute travesty and failure of our government to not make testing more widely accessible. This illness is serious and real. People need to know that the illness affects the young and old, healthy and unhealthy, rich and poor, and we must make testing free and more widely accessible to protect our children, our families, our friends and our communities. In an effort to support the healthcare professionals who are battling on the frontlines every day, I am donating $500,000 to the Temple University Hospital Emergency Fund in Philadelphia in honor of my mother, Judy Moore, who worked there for 18 years in the Cardiomyopathy and Heart Transplant Center. Additionally, I am donating $500,000 to the City of Los Angeles Mayor’s Emergency COVID-19 Crisis Fund. THANK YOU to all of our healthcare professionals and everyone in the world who are working so hard to protect our loved ones. You are our heroes! These next two weeks are crucial: please stay home. Please. Stay. Home.❤️

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

loading...