El gran dolor de Natalia Valdebenito: Este viernes falleció su abuelo

Fue a través de su cuenta de Instagram que la comediante le dedicó un hermoso mensaje a su tata, contándole a sus seguidores sobre su fallecimiento.

Durante la tarde de este viernes, Natalia Valdebenito le dedicó unas conmovedoras palabras a su abuelo a través de redes sociales. “No te vas de mi, Tatita amado. No te vas. No dejaré de honrarte en cada copa vino. En cada vals y cueca bien bailada. En cada sonrisa. En cada madrugada. En cada fiesta y celebración”, publicó.

Agregó que “gracias por la casa de muñecas que me hiciste. Por ayudarme siempre con las tareas, incluso en la escuela de teatro y enojarte un poco noma cuando perdía las cosas que me prestabas. Por sacarme a bailar. Por mirarme así. Por tu amor incondicional. Por abrigarme. Por cuidar a mi madre y a mí desde antes de nacer. Por agarrarme fuerte de la mano en las olas más altas. Por tu humor y desfachatez. Por esas copas de vino conversadas llenas de historias y recuerdos. Por tus manos creativas, precisas, talentosas y trabajadoras. Por la complicidad infinita. Por respetarme. Por apoyar mis pasos y aplaudir cada uno. Por animarme siempre. Bendecir mis viajes y creer que podía llegar lejos por mi misma. Por sentirte orgulloso. Por conocerme y no juzgarme. Por arroparme con tu amor”.

Finalmente señaló: “Gracias, Tatita amado, por tus ojos amarillos inolvidables. Porque si cierro los míos te veo sonriendo. No te vas porque ahora vives dentro de nosotros y honraremos tu nombre y vida”, para terminar el emotivo mensaje con un “Te amo para siempre, Tatita mío”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No te vas de mi, Tatita amado. No te vas. No dejaré de honrarte en cada copa vino. En cada vals y cueca bien bailada. En cada sonrisa. En cada madrugada. En cada fiesta y celebración. Gracias por la casa de muñecas que me hiciste. Por ayudarme siempre con las tareas, incluso en la escuela de teatro y enojarte un poco noma cuando perdía las cosas que me prestabas. Por sacarme a bailar. Por mirarme así. Por tu amor incondicional. Por abrigarme. Por cuidar a mi madre y a mí desde antes de nacer. Por agarrarme fuerte de la mano en las olas más altas. Por tu humor y desfachatez. Por esas copas de vino conversadas llenas de historias y recuerdos. Por tus manos creativas, precisas, talentosas y trabajadoras. Por la complicidad infinita. Por respetarme. Por apoyar mis pasos y aplaudir cada uno. Por animarme siempre. Bendecir mis viajes y creer que podía llegar lejos por mi misma. Por sentirte orgulloso. Por conocerme y no juzgarme. Por arroparme con tu amor. Gracias, Tatita amado, por tus ojos amarillos inolvidables. Porque si cierro los míos te veo sonriendo. No te vas porque ahora vives dentro de nosotros y honraremos tu nombre y vida. Te amo para siempre, Tatita mío. ♥️

Una publicación compartida de Natalia (@valdebenitonata) el

loading...