Diana Bolocco confiesa molestia con Kika Silva por «lengüetazo» a Cristián Sánchez

Polémica provocaron los dichos de la animadora Diana Bolocco en el matinal «Mucho Gusto», al asegurar haberse molestado por un incómodo momento entre su marido y Kika Silva, cuando trabajan juntos en el extinto programa «SQP» (Chilevisión), hace más de cuatro años.

La situación se dio en medio de una sección llamada «Los niños preguntan», donde la conductora debió responder si acaso se enoja cuando su marido Cristián Sánchez le da besos a otras mujeres. «Qué raro que esta niña me haya preguntado eso, si mi marido sólo lo ha hecho un par de veces, no más», fue lo primero que respondió en tono irónico.

«Lo bueno es que mi marido es inclusivo, él no discrimina por género, le ha dado besos a mujeres y a hombres», contó en el espacio, «debo reconocer que hay besos que no me importan, y otros que…». Consultada por si Sánchez sabe cual le molestó, la animadora afirma «por supuesto que lo sabe. Lo ha sabido después, eso sí. Porque uno reconoce cuando es un beso simpático, juguetón, divertido, y cuando hay algo más, cuando hay tensión sexual».

Ahí fue cuando empezó a lanzar dardos directos a los involucrados. «Hay un beso que ustedes lo pueden buscar, que más que beso es un lengüetazo con la Kika Silva. Una mujer estupenda, 20 años menos que yo, todo en su lugar. Turgente. Lengüetazo a mi marido. Yo te diría que más que molestarme, es poco higiénico».

Al ver la imagen del suceso, la panelista Patricia Maldonado también quiso dar su opinión. «Muy broma será, pero perdóname que te diga, la lengua de mi marido es mía, no se la presto a nadie, ni en broma». Otra de las panelistas, Francisca Reyes, afirmó que Kika Silva está soltera, a lo que Bolocco rectifica «la Kika no estaba soltera ahí».

Con respecto a cómo llegó a ver el video de ese momento, la animadora asevera «lo vi después». «Quiero agradecerle a todos mis seguidores de Twitter, que me avisan de todas estas cosas, me mandan los pantallazos».

Antes de finalizar el tema, añadió un enfático y sugerente mensaje. «Lo bueno es que yo, con la sabiduría que tengo a mis 42 años, sé utilizar esto a mi favor. Entonces, yo lo cobro caro. No hablo de cosas materiales. Los cobro en otro sentido. Sé utilizar ese momento cuando más me conviene”, concluyó.