Camila Hirane y el futuro de «Verdades Ocultas»: «Vamos a ver a una Rocío bien distinta»

La protagonista de la teleserie diurna de Mega conversó con Fotech.cl sobre lo que se ocurrirá en los próximos episodios, la llegada de Cristián Arriagada y los cambios que se vienen en su personaje cuando están a punto de cumplir dos años en pantalla.

La teleserie está próxima a cumplir dos años al aire, ¿cuál es tu evaluación de tu trabajo en ella y la evolución que ha tenido tu personaje?
Yo estoy súper contenta y emocionada por ser parte de este fenómeno, que es como un hito. Es bien emocionante pensar que tanta gente nos ve hace tanto tiempo y nos sigue. Para mí, la verdad, estoy emocionada de ser parte de esto y contenta del resultado que ha tenido este experimento. Es desafiante y entretenido. Respecto a mi personaje, es lo mismo, porque para uno como actriz es bien inaudito, raro, un personaje de tanto tiempo. Uno interpreta roles bastante más cortos, ha sido una cosa de descubrir cómo es y de todo muy nuevo. Pero también tienes la oportunidad de hacer una línea dramática compleja, donde el personaje puede hacer un recorrido mucho más interesante. Eso es desafiante.

De hecho Rocío ha tenido un crecimiento gigante y los giros que ha tenido su vida, incluso, son totalmente sorpresivos para uno…
Y va a seguir en esa tónica. Eso es muy bacán, la teleserie en general tiene un poco eso, que la hace tan adictiva, que es que todo el rato van pasando cosas que van modificando la vida de los personajes. Claro, Rocío es como un ejemplo de eso. Ahora nace su hijo y vamos a ver a otra Rocío, el nacimiento de este hijo la obliga de manera muy concreta a dejar de estar en este rol de pensar tanto en los demás, de vivir su vida en función de otros y como víctima de otros, pendiente de otros. Ahora es ella y su hijo y no le importa más nada. Se va a ver obligada a dar ese paso, entonces lo que vamos a ver ahora de Rocío es realmente otra cosa. Y eso como actriz es muy entretenido de hacer, te mantiene activa y entretenida.

Como tú decías, Rocío siempre se preocupaba de otros y se exponía a riesgo por los demás. ¿Ahora aparece una Rocío mucho más racional?
Lo que te puedo decir es que vamos a ver a una Rocío bien distinta, cambia mucho. Olvídate de la Rocío que conociste.

En los adelantos que se han dado a conocer, vimos que tocarán el tema de la eutanasia. ¿Qué te parece que aborden estas temáticas?
Me parece increíble, porque con la cantidad de gente que nos ve todos los días, nuestro público se ha ido transformando. Tenemos uno muy transversal, ya no son solo mujeres y con un público marcado. Esta teleserie está muy abierta, también la ven hombres. Voy a echar bencina y el bombero me comenta de la teleserie. Creo que eso nos da una plataforma y una responsabilidad muy interesante de qué temas vamos a tratar. Lo que aquí han estado haciendo es una búsqueda, por ejemplo con el tema del SIDA, con Gonzalo, y la eutanasia, pretende un poco instalarse de la misma manera, que esto se pueda hablar en la casa y la gente pueda conversar.

También pasó con el tema del trasplante de órganos…
Sí, la teleserie pretende poner los temas que están en la contingencia de nuestro país y, un poco, ponerlos en la historia para que eso sea interesante que lo podamos ver. Porque uno se identifica, lo conversa, se pone sobre la mesa. A mí me parece súper interesante, es un trabajo muy cuidado y arriesgado, porque quizás sería más fácil no meterse en estos temas, pero yo y el director de la teleserie lo hacen corriendo el riesgo, porque son temas que por algo son temas. Tienen distintas miradas, son delicados, se están recién instalando, conversando, entonces es un poco poder aportar un poco a la sociedad teniendo esta plataforma.

A la teleserie se sumó Cristián Arriagada, quien interpretará a Diego. ¿Cómo ha sido trabajar con él?
Ay, un encanto. «Zorrito» le dicen, me da risa. Es encantador, se le nota el oficio que tiene, es un actor que lleva muchos años haciendo esta pega y para mí, que soy más nueva, me da mucho gusto, uno aprende de estos actores y el oficio que tienen, de años de televisión. Es un dulce, se le notan los aires sureños. Muy dulce, muy caballero y muy guapo que también se agradece, jajaja, para recrear la vista, jajaja.

¿Qué pasará con Diego y Rocío?
Hay un romance ahí. Es enamoradiza la Rocío.

¿Cómo ha sido el trato de la gente en la calle con respecto a la teleserie?
Me impresiona la diversidad de opiniones que hay respecto a Tomás. Hay señora que me agarran del brazo y me dicen ‘te prohíbo que te quedes con ese desgraciado que te ha tratado pésimo, se metió con tu hermana, fue el pajarón que no se dio cuenta’; y hay gente que me dice ‘llevo dos años viendo la teleserie y lo único que te pido es que cuando termine te quedes con Tomás’. Me impresiona que todos tienen una opinión y es una relación un poco atípica a lo que son las parejas en las teleseries. Estos personajes se han hecho mucho daño, ha pasado mucha agua bajo el puente. Le da una complejidad mayor porque Tomás no es el galán perfecto, intachable. Rocío tampoco, en esta curva ha llegado a cometer errores que ella tanto le criticó a su mamá. Toda la lucha que vimos cuando la teleserie empezó, ahí quedó. Eso es lo interesante de una teleserie con esta duración, te permite ese nivel de vueltas. Tú ves desde el adolescente idealista que creía tener la verdad sobre todo y ahora la ves que ahora le toca a ella ser mamá y se ve obligada a cometer los mismos errores que su difunta madre.