Análisis de Canales de Youtube, Capítulo 01: Divulgación Musical

La divulgación musical es uno de los temas más populares de Youtube. Hay mucho material, y de gran nivel. Existe mucho talento musical que encontró en los videos online una vía de difusión y desarrollo que no pudo lograr en los medios tradicionales. Aparte de regalarnos música de factura propia (en gran parte mucho mejor que la que suena en las radios) estos divulgadores realizan una valiosa labor cultural: intencionadamente o no, enseñan a entender la forma en que se construye la música, y con ello proporcionan elementos para analizarla más críticamente. Si bien algunos no esconden su aversión a los ritmos urbanos como el reggaetón y el trap, muestran en general una saludable dosis de mente abierta. No son puristas de la música docta ni fanáticos de ningún estilo, sino que hablan, comparan y hasta encuentran paralelos entre las diversas formas musicales. Por último, se destaca su lado lúdico, el sentido del humor que muestran.

Alvinsch: El primero de la lista es el músico y multi-instrumentista colombiano Alvin Schutmaat, más conocido como “Alvinsch”. Es un artista talentoso y autogestionado, que tiene montado un estudio en su propia casa, y que produce material propio muy interesante, que merece mayor atención que la que recibe. Aparte de videos de sus propuestas musicales, tiene algunos donde hace reflexiones muy interesantes sobre temas relacionados con la música, como el que hizo a propósito de la charla TED de Jorge Drexler; otros donde profundiza en aspectos históricos, como aquel en el que habla del fenómeno del K-Pop. Sin embargo, la “especialidad de la casa” son sus análisis musicales cargados de parodia y una exquisita dosis de sarcasmo, donde las víctimas más recurrentes son el reggaetón y el trap. Un ejemplo notable es el video donde hace versiones en clave urbana de canciones de Soda Stereo, Aterciopelados y Café Tacuba, que aunque pueden resultar sacrílegas para los fanáticos más furibundos de dichas bandas, musicalmente están muy bien logradas.

A pesar de lo evidente de su animadversión hacia los ritmos urbanos y que se acerca a ellos en plan de parodia, se nota que maneja esos códigos musicales al punto de hacer mejor reggaetón y trap que los mismos reggaetoneros y traperos. Un ejemplo de ello es su canción “El Trap del #HombrePromedio”, firmado por su alter ego “Sptfff”, donde hace una descarnada parodia de Maluma y que es un compendio muy bien logrado de los clichés del género urbano, como el uso excesivo del autotune, el sexismo sobrecargado y el excesivo culto a la fama y a la riqueza.

Aldo Narejos: Estaba inactivo desde hace dos años y recién resurgió. Hasta entonces, el canal de Youtube de este talentoso músico español se había destacado por su postura crítica respecto a la industria musical, y en especial al reggaetón. En sus videos se ha enseñado al público las fórmulas que usa la industria para componer canciones exitosas en masa, lo que le ha granjeado algún grado de resquemor entre sus colegas. De esa época destaca una desopilante parodia llamada “Reggaetón del Siglo de Oro”, donde musicaliza en clave urbana trozos de Calderón de la Barca, Juana Inés de la Cruz y Cervantes.

Su retorno parece querer dejar de lado la polémica. Después de una época de complicaciones financieras, ha optado por centrarse en la música. Tiene dos discos a su haber, “Diario de un Mono” y “Via Libre”, con un estilo de cantautor muy similar al de Jorge Drexler, y además un interesante emprendimiento de “canciones por encargo” hechas a la medida.

Lord Vinheteiro: El paulista Fabricio André Bernard Di Paolo, más conocido como Lord Vinheteiro, es veterinario de profesión, y músico multi-instrumentista de oficio. Decidió subir videos a Youtube ante la escasez de trabajo como pianista. Su canal actualmente tiene alrededor de un millón de visitas mensuales, y es actualmente uno de los más populares en su Brasil natal.

Vinheteiro es un virtuoso absoluto del piano (cuesta creer que sea autodidacta), y en sus videos se encarga de sacarle lustre a su talento. Hace toda clase de malabares y locuras raras. A partir de ese talento, nos da un paseo por el mundo de la música docta, la música de videojuegos, el animé, la música pop, las bandas sonoras, etc. Lo hemos visto tocar todo tipos de pianos, desde verdaderas reliquias hasta uno flexible que se estira como alfombra.

Lo más notable es que Vinheteiro casi no habla, y no necesita hacerlo. Sus videos funcionan como verdaderos cortos de cine mudo, en donde se da maña para jugar y divertirse, como en esos en los que intenta hacer reír a una mujer tocándole música.

Jaime Altozano: Cierro este análisis con el que, en lo personal, considero el mejor canal de Youtube que he conocido hasta la fecha. Este joven de nacionalidad española luce un curriculum envidiable para su edad: músico de conservatorio, productor musical, físico, matemático y youtuber. Se ha transformado en un verdadero referente de la divulgación musical en español. Sus videos son verdaderos documentales de gran factura donde ha hecho de todo: enseñar de forma deliciosamente didáctica temas que toman años en entender como aspectos de la teoría musical (ritmo, armonía, escalas, acordes, intervalos, tonalidades, fugas, etc) en donde hace referencias a la música docta, a bandas sonoras de películas, al pop japonés y a la música mainstream como La Oreja de Van Gogh; realizar análisis musicales profundos de bandas sonoras emblemáticas como las de Star Wars, el Señor de los Anillos, Dark Souls o Interstellar; introducirnos en el origen del autotune y la historia de la “armónica de cristal”. Altozano tiene alma de profesor, y ha sido sumamente generoso con sus conocimientos: nos ha enseñado a grabarse en forma casera con calidad profesional, usando equipamiento barato; nos ha mostrado los trucos de la producción musical; nos ha ayudado a entender en la medida de lo posible el enredado problema del copyright en YouTube; y ahora último ha compartido sus secretos de youtuber. También se ha dado maña de plantear desafíos en los que ha hecho participar a otros colegas, como el de “hacer plagios sin que te pillen”, el de crear versiones diferentes del himno de España, y ahora último sus experimentos con la música en 8D. Notable fue la creación del “Trap del Terraplanismo”, en conjunto con los youtubers de ciencia Marti Monferrer (C de Ciencia) y José Luis Crespo (Quantum Fracture), donde pusieron a prueba las conclusiones a las que llegó en un video sobre “la canción perfecta” (en colaboración con Monferrer). La canción llegó a encabezar las listas de Spotify en el pasado verano español.

Los primeros videos del canal muestran a Jaime luciendo su proverbial talento como músico y productor. Al igual que Alvinsch, su obra musical propia merece más atención que la que recibe. Algunos de sus covers son simplemente alucinantes… pero tenían pocas visitas y pasaban injustamente inadvertidos. Sin embargo, cuando hizo el video de cómo grabarse con un micrófono barato, y mostró una canción hecha solamente con sonidos grabados con ese micrófono, se produjo un punto de inflexión. Sospecho que ahí se dio cuenta que lo suyo en Youtube iba más por el lado de la divulgación….y que tenía que dejar la excesiva parquedad y seriedad que mostraba en sus primeros videos. Se soltó, se permitió jugar, incorporó lo lúdico y el humor (aunque sin llegar a la parodia sarcástica como Alvinsch), y ahí empezó a florecer.

Hace algunas semanas hizo un completo análisis del musical de Broadway “Hamilton”, que recibió la bendición del mismísimo autor de la obra Lin-Manuel Miranda; y recién no más se despachó un exhaustivo análisis del disco “Mal Querer” de Rosalía que le vino como anillo al dedo al fenómeno musical del momento en España, pues le llegó justo cuando ella está en la cresta de la ola, en pleno lanzamiento del disco, con dos Grammys Latinos y causando revuelo por las acusaciones de “apropiación cultural”·en su contra por parte de sectores conservadores del mundo flamenco. Muchos que no sabíamos de la existencia de Rosalía la conocimos y apreciamos a partir del análisis de Jaime Altozano.

Otra faceta destacable de Jaime es cuando deja de lado por un momento la música y se pone a reflexionar de otros temas. Más allá de estar o no estar de acuerdo con lo que dice, cabe reconocer que sus ponencias son honestas y fundamentadas, y que generan debates interesantes y hasta necesarios. El video sobre su experiencia en el sistema educativo empatizó con los sentimientos de muchos y sacó ronchas en otros tantos. También destaca la proclama generacional que hizo en medio del análisis de Rosalía, y las referencias al concepto de “autoeficacia” que ha realizado en al menos un par de sus trabajos.