Actor de «Verdades Ocultas» entregó detalles de la escena de su muerte

La teleserie diurna de Mega perdió a otro personaje durante el episodio de este martes, en el que tras descubrir que Eliana (Francisca Gavilán) escondía al pequeño Tomasito, el escolta fue atacado por Agustina (Javiera Díaz de Valdés) y, tras eso, recibió un disparo por parte de Marco (Camilo Carmona). Como si eso fuera poco, finalmente el hombre terminó quemando la casa con el cuerpo fallecido en su interior.

Santiago Tupper, quien dio vida a Alonso en «Verdades Ocultas» se convirtió en la nueva víctima fatal de la producción que está próxima a cumplir dos años en pantalla, convirtiéndose en la más extensa de la televisión chilena en su historia.

En conversación con Mega.cl, el artista detalló que «es una muerte súper sorpresiva y tiene que ver con la tónica de la teleserie, que nos sorprende siempre con cosas inesperadas y que le dan un gran valor a la historia. «Verdades Ocultas» es una teleserie en la que nunca sabemos qué va a pasar».

Según su perspectiva, «esto es algo que instaló Game Of Thrones, en donde los héroes van muriendo y uno no se lo espera», destacando que «es una fórmula muy bien utilizada y que a mí me genera mucha importancia porque a través de Alonso era la única oportunidad de resolver el tema de Tomasito. Alonso tenía todo ahí, estaba cerca, pero increíblemente Agustina le cambia los planes y termina muriendo».

Las escenas que vimos en el episodio de este martes se grabaron en enero se grabaron en una casa de la zona de Lampa, mientras que el subterráneo donde fue encerrado Alonso pertenece a las dependencias de la productora que realiza la telenovela, AGTV, en la comuna de Independencia.

«Este tipo de escenas son siempre las más entretenidas, salen de lo que uno está acostumbrado a hacer en teleseries. Y cuando me tocó que me arrastraran y me bajaran por la escalera, me pasó algó especial. Uno ve las películas y cree que a los actores no les pasa nada en situaciones así, pero puedo contar que sí duele, veía y sentía a mis pobres talones cayendo. De hecho, quedé con un pequeño moretón. Pero toda valió la pena porque creo que quedó un muy buen trabajo en general», cerró.