Viña 2010: Recuento de un festival interrumpido

Si no se hubiera producido el terremoto, este artículo habría sido escrito hace un mes exacto. Con el afán de terminar la tarea que quedó inconclusa con la tragedia, analizaré el 5º día y haré el recuento del festival.

Dia 05): La Noche y Arjona hicieron temblar a la Quinta.

Animadores (6,0): Se notaron afiatados. Soledad Onetto lució más preciosa que nunca con ese vestido brilloso. Además manejó con maestría al público que quería doble Gaviota para “La Noche”. Camiroaga, en lo suyo.

La Noche (6,3): Tocaron un día después de la exultante actuación de Américo. La comparación era inevitable, y a la vez injusta. Si bien no pudieron repetir el fenómeno del ariqueño, tuvieron un muy buen desempeño. “La Noche” es una muy buena banda de música, con un líder carismático y de buena voz, un muy buen sonido y canciones pegajosas. Estrenaron dos temas: uno sobre el embarazo adolescente y el tema cantado en asociación con DJ Méndez. Al final, se ganaron el triple Pack y se dieron el gusto de cerrar con un karaoke masivo al son de “Que nadie se entere”.

Ricardo Arjona (6,5): Durante ese día, muchos lo estábamos criticando de lo lindo por su tardía petición de no cerrar el show, pues lo considerábamos como un acto de divismo y una falta de respeto para las competencias y para Fanny Lu, quien tuvo que hacer su show en un escenario donde “penaban las ánimas”. Al día siguiente, todo Chile estaba prendiéndole velitas a “San Arjona” por su providencial idea, pues con ello tuvimos a la Quinta Vergara desalojada de público a la hora del terremoto, con lo que se evitó un desastre de proporciones. Volviendo al show, el “placer culpable” de Fito Páez mostró un show completo, con una escenografía especialmente pensada para él, con online casino sus clásicos monólogos de “trovador” que tanto molestan a los fanáticos de Serrat, Sabina y otros, y sus canciones de letra pretendidamente inteligente. Se llevo doble antorcha y doble gaviota, al igual que Américo.

Lo demás (–): Estaba durmiendo, inconscientemente guardando fuerzas para lo que se venía.

Recuento

Lo bueno:

La idea de que los humoristas abran el show: Fue un rotundo éxito, tanto con Coco Legrand como con Bombo Fica. Un gran predecente para futuras ediciones. Además, los dos estuvieron muy bien.

La consagración del “Sound 2.0”: Américo y La Noche lograron vestir con traje de gala a la música sound. Antes de ellos, la popularidad de grupos como “American Sound” y “Adrían y Los Dados Negros” no fue suficiente para que llegaran al Festival. Antes vinieron artistas de la llamada “movida tropical” a Viña, pero todos argentinos: Comanche, Ráfaga (2 veces) y Antonio Ríos. ¿Cuál es la diferencia? Simple, creo yo: el ariqueño y los chicos de Catemu son más profesionales y, además en sus composiciones se nota que saben de música. Las canciones de ambos están a años luz de la típica canción sound con letras superficiales y tontas, ritmos repetitivos, orquestaciones llenas de sintetizadores y músicos con pinta de barristas bravos.

Los clásicos siempre deben estar: Paul Anka y Raphael la rompieron. Dictaron cátedra de calidad en el escenario. Lo del canadiense fue el mayor lujo del festival desde Tom Jones.

Animadores consolidados: Soledad y Felipe funcionaron mucho mejor que el año pasado. Es una pena que esta gran dupla se vaya a desarmar.

Lo malo:

Las competencias no existieron: La única razón por la que se habló de ellas fue para criticar la calidad de los cantantes. Además, la idea de hacer competir canciones de diferentes épocas y estilos fue muy “tirada de las mechas” ¿Cómo se hace competir “La flor de la canela”, “El día que me quieras” y “Satisfaction”?

El reggaeton arrugó: Don Omar no fue lo mismo que la vez anterior y Tito el Bambino echó todo a perder por su estúpida actitud de pedir a gritos los premios. Por este año, el sound se llevó las palmas.

Faltó rock: Que el más rockero de este año haya sido Paul Anka (uno de los “pretty faces”, respuesta conservadora a los primeros rocanroleros) es un muy mal síntoma. Eché de menos a Los Bunkers.

Ranking de lo peor:

1º) Tito el Bambino: “Tito el Mendigo”, “Tito el Pedigüeño”, etc. Las antorchas y gaviotas no se exigen, se ganan. Hasta sus fans lo criticaron por su actitud.

2º) Anahí. Aunque llore, chille y patalée en México. Mal gusto y chabacanería. Si es por artistas teen, prefiero mil veces a la Feña.

3º) Fanny Lu: La primera damnificada del terremoto… antes del terremoto.

4º) Reik: Muy poco repertorio para la Quinta.

Ranking de lo mejor:

1º) Paul Anka: Simplemente un lujo. Un tipo con clase.

2º) Américo: Si se maneja tan bien como hasta ahora, sus proyecciones son muy grandes.

3º) Raphael: Una presentación a la altura de su legendario status.

4º) Ricardo Arjona: Guste o no, es uno de los grandes del pop en Latinoamérica.

Menciones Honrosas: La Noche, Coco Legrand, Bombo Fica.

loading...

9 comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *