Felipe Rojas, el ex “Amango” que debuta en Mega: “De chico veía a Pancho Melo y la Pao Volpato, y trabajar con ellos es emocionante”

Debutó el año 2007 de la mano de “Amango” de Canal 13 y en esta oportunidad, debutará en las teleseries bajo el alero de la señal del grupo Bethia con “Isla Paraíso”. En una de sus primeras entrevistas tras su regreso a Chile, el joven actor revela cómo ha sido retomar la actuación y ser parte de un elenco lleno de estrellas.

Estuviste en “Amango” de Canal 13, luego supimos que te dedicaste a viajar y ahora te vemos en “Isla Paraíso”, la próxima vespertina de Mega. ¿Qué pasó en tu vida entre el primer proyecto y este?
Pasaron muchas cosas, son como 11 años entre uno y otro proyecto. La verdad es que después de “Amango” yo me puse a estudiar teatro, de hecho me alcanzó a agarrar el último año que estábamos grabando. Justo me pasé a la escuela de teatro y una escuela de este tipo es súper exigente en cuanto a tiempo, tienes que estar con toda la energía ahí. Me enganché mucho con la carrera, me salieron opciones de seguir con la teleserie, no así tan concretamente pero sí me llamaron a casting para teleseries y la verdad es que yo sentía que no podía seguir haciendo esto y estudiar. Así que me di el tiempo para hacer eso tranquilo y con todas las ganas, porque creo que si uno quiere hacer actor, lo amerita de todas manera, no importa la edad, pero en ese momento yo sentí que estaba con mis pares en eso y tenía muchas ganas de estudiar como también muchas ganas de viajar. Me encanta viajar, creo que es la mejor manera de conocerse, de crecer, de entenderse, de un montón de cosas y es una actividad que está muy conectada con la actuación, porque un actor tiene que vivir cosas, tiene que mirar, enredarse, perderse, encontrarse, vivir experiencias distintas a la que te ofrece un lugar específico. Siento que uno viviendo en Santiago empieza a entender mucho el entorno, el lugar donde uno está viviendo y se empieza a etiquetar mucho las cosas, a encasillarlas y siento que cuando uno va a otros lugares, uno rompe todas esas cosas de maneras súper drásticas y eso te expone a aprender, a entregarte a nuevas experiencias, a empezar un poco de cero con algunas y confiando todo el rato en lo que uno ya sabe. Eso para mí es el instinto y creo que la actuación tiene que tener de eso también.

En “Amango” eras el antagonista de Augusto Schuster y ahora, él también es un “chico Mega”. Además está Magdalena Müller. ¿Alguna vez pensaste que volverían a estar juntos en una misma área dramática?
La verdad, yo nunca me cierro a nada porque uno nunca sabe para dónde va la cosa, pero ahora que estuve viajando mucho tiempo, en la última tanda de mi viaje, que me fui en una casa rodante, empecé a echar de menos el tema de la actuación. De hecho, esa fue una de las razones por las que me vine para acá y obviamente súper abierto a todo, tratando de reencontrarme con la gente, preguntando por aquí por allá, el teatro qué onda. También se me abrió la oportunidad de hacer casting y yo, abierto a todo, qué mejor que por un lado encontrarse con viejos amigos. En este caso no he hecho nada con Augusto ahora, pero sí nos hemos visto. Con la Magda increíble volver a verla, a ella la quiero muchísimo, nos tenemos mucho cariño, creo que nunca hemos perdido el contacto y estoy abierto también a conocer gente nueva porque eso es muy bueno.

En “Isla Paraíso”, ¿cómo será tu personaje?
Es un personaje entretenido, le da un matiz distinto… Somos un grupo de tres amigos y éste es un tipo más plantado, más ‘seriote’, tiene un pasado internacional en sus raíces entonces está también muy curioso con ello, que de ahí coincide un poco conmigo. Tiene mucha curiosidad con lo de afuera, con lo de mirar otras cosas también, como que siente que le queda chica esta isla en algunos aspectos y eso mismo lo hace tener la libertad de ser más despectivo o desinteresado con esto que está pasando. Porque a diferencia de los otros, tiene mucha curiosidad por irse, él tiene la seguridad que se va a ir en algún momento de esta isla entonces tiene esa displicencia en sus relaciones, a diferencia de los otros que para ellos es un gran evento porque nunca han salido de la isla ni piensan salir de ella. Por ahí tiene un matiz distinto a los otros cabros que están más arraigados, están más tranquilos acá y no se cuestionan tantas cosas.

Además tampoco tienen contacto con mujeres porque acá viven solo hombres…
Sí, se han pegado por ahí un par de salidas a Castro pero la mayor parte de su vida en la isla ha sido solos. Sin embargo, mi personaje vivió en Italia sus primeros años y por lo mismo tiene mucha curiosidad con eso, hay sangre ahí también que lo tiran para salir de acá.

Y llega este grupo de mujeres y entre ellos la Magda Müller, ¿qué pasa ahí contigo?
Por lo que te contaba, el personaje al principio no le pasa mucho. Yo creo que también tiene un poquito esta actitud despectiva porque empieza a darse cuenta que sus amigos se embalan mucho y se pone un poquito celoso, porque ve que ellos se empiezan ir mucho para allá y mi personaje tiene muchas ganas de irse, por lo mismo al principio no pasa mucho, pero rapidito yo creo que va a caer en la tentación de las mujeres guapas que llegan.

¿Cómo va a ser este trío de amigos?
Somos tres amigos, que tenemos personalidades súper distintas y eso lo hace muy entretenido. Nos tenemos mucho cariño porque nos criamos juntos y van a empezar a mandar un montón de cosas porque llegan las niñas que nos empiezan a generarnos conflictos. Nos mueven el suelo a todos un poquito y va a haber de todo, van a ver locuras, amistad, decepciones, reconciliaciones.

¿Quién es el más loquillo del trío?
Yo creo que Etienne (Bobenrieth), él va a ser el más loquillo, él va a ser el que mete más las patas y también es el más fresco.

A ti que te gusta viajar, ¿cómo ha sido grabar en Chiloé?
Me encanta, estoy muy contento, porque como dices tú me encanta viajar y salir de Santiago. Me cuesta a mí estar en lugares muy cerrados, comprimidos o apretados de gente, hay algunas que sí me gustan, que están pasando constantemente un montón de cosas interesantes, pero en general a mí siempre me ha costado el tumulto y con mucha gente. Ahora siendo Chile un país tan grande, tiene muchos espacios y lugares bonitos para conocer, de una diversidad tremenda y para mí tener la posibilidad de poder viajar por Chile es algo que lo echaba mucho de menos y que se haya juntado eso con la oportunidad de trabajar y estar aprendiendo de toda esta gente increíble es un regalo de la vida, totalmente.

¿Cómo llegaste a Mega?
Fue por puro casting. Yo empecé a molestar porque cuando llegué comencé a hacer teatro, algunas cosas en cine también, hice una película en California que ahora la estamos editando para mostrarla y estaba buscando estabilidad porque las temporadas de teatro son muy cortitas de repente y quería estar más metido ahí con la actuación, porque igual estuve alejado de ella por harto tiempo. En México hice una obra de teatro infantil pero fue poco.

Llegaste en abril de este año. ¿Qué pensaste al volver y encontrarte que ya no existían todas las áreas dramáticas que habían cuando te fuiste?
A mí me pasa que yo estuve los últimos largos años afuera y nunca caché mucho la onda de la televisión. Me acuerdo que cuando estaba en “Amango” sí estaban mucho más activas las áreas, de hecho paralelo a nosotros habían otras series infantiles que estaban muy a la par en los otros canales y ahora como que se fue súper fuerte todo para un solo lado. Pero estas cosas son así, se van moviendo y modificando con el tiempo y para adelante no se sabe tampoco para donde va mucho la cosa.

¿Y qué te pasó cuando viste que el mercado laboral en la televisión era bastante menor al que había antes?
Por lo mismo estoy súper agradecido. Por un lado ha sido el resultado también de que yo la he buscado, he tenido que hacer harto casting, hay un mérito ahí, me lo reconozco a mí mismo y también otro lado que se lo agradezco a las oportunidades, a la vida a un montón de cosas. A mis papás, a los estudios, a mis maestros… Agradecido de la vida no más en poder tener esta oportunidad que en estos tiempos no es fácil.

Ingresaste a este elenco donde hay grandes actores que tiene una larga trayectoria. ¿Cómo ha sido este proceso?
Estamos recién empezando y estoy súper atento y abierto para ir aprendiendo y preguntando un montón de cosas. Hay varias de ellas que siento que las tengo, que las he aprendido, las guardo y las cuido ahí. Ahora siempre atento, porque esas cosas también se van modificando porque uno va trabajando con gente, con ánimos, climas, un montón de cosas que van pasando y súper contento. Desde chico que veía a Pancho Melo, a Andrés Velasco, la Pao Volpato, y tener la oportunidad de poder estar trabajando en estos momentos con ellos para mi es emocionante. Estoy súper contento, agradecido y con ganas de aprender mucho, muy atento también y dispuesto a recibir a que me enseñen aquí todos los maestros. El elenco está lleno de gente buena.

Una última pregunta para que sepan todas esas niñas que desde “Amango” te siguen: ¿Estado civil?
Mi estado civil en estos momentos es… de novio. Estoy pololeando.