Vocalista de Los Tetas enfrenta acusaciones de violencia contra ex pareja y robo de instrumentos

Una grave acusación realizó Valentina Henríquez Albornoz en contra de su ex pareja de Camilo Castaldi. Con una declaración realizada a través de su Facebook, y que fue ratificada en la justicia, la mujer acusa al vocalista de “Los Tetas” de maltrato físico, adjuntando imágenes de los golpes recibidos, como también de la compra de algunos de los instrumentos musicales robados hace algún tiempo a la cantante Javiera Mena. 

Valentina aclara en su relato que quiso hacer pública la denuncia “para conseguir que Camilo Castaldi Lira (cantante de Los Tetas) se aleje totalmente de mí, que no me busque más y poder retomar mi vida”. Del mismo modo, recalca que espera que a partir de su experiencia “sirva también para otras mujeres que están viviendo lo mismo y que a lo mejor no se atreven así como yo tampoco me atreví tantas veces”.

Posteriormente describe diversas escenas de maltrato “a mediados del tercer mes de nuestro pololeo comenzó a golpearme, hay fotos del matrimonio de mi hermana (en marzo del 2016) en donde aparezco con moretones en mis brazos y piernas producto de sus golpes o cuando me tiraba al suelo, posterior a eso son incontables las veces, empezó a golpearme en la cara, me agarraba los brazos y me pegaba cabezazos o me escupía, también me tapaba la boca dejándome sin poder respirar y él encima mío, yo pensaba que iba a morir, me pegaba en la mandíbula muy fuerte porque yo lloraba y me decía cállate perra, eso fue lo primero.”

Henríquez señaló que la culpa de este actuar es el consumo de cocaína por parte de Castaldi y que ella decidió quedarse con él porque estaba enamorada y pensaba que podría ayudarlo.

Dentro de la misma publicación Valentina denuncia a su ex pareja de comprar una guitarra y un teclado que fueron robados a los músicos de la cantante Javiera Mena.  “Y quiero decirle a Javiera Mena que se contacte conmigo pues Camilo, Tea Time dejó en mi casa escondida la guitarra que le robaron a sus músicos, él sabiendo que eran robadas a Javiera Mena se las compró como un chiste y cagado de la risa junto con un teclado a sus amigos que son los que le roban los instrumentos a muchas bandas chilenas, como ya hemos visto en las noticias. Como él dice “los ladrones son respetables y los mejores”.