Valdebenito y Caroe en Viña 2016: Perspectiva de humor desatado

Si se concretan sus contrataciones y se los deja ser, podríamos tener rutinas inolvidables en el próximo Festival de Viña.

Ya se están tirando líneas para el próximo Festival de Viña. Ya tenemos algunos nombres listos: Eros Ramazzotti, Javiera Mena, Pablo Alborán, Rick Astley. En el humor no hay confirmados, pero hay dos nombres que aparecen casi seguros: Edo Caroe y Natalia Valdebenito.

Después su recordada actuación en el pasado Festival de Olmué, la presencia de Edo Caroe en Viña se hizo inevitable. No alcanzó a estar en el Festival pasado, pero su influencia se notó en las rutinas de los humoristas que actuaron, por ejemplo en las alusiones a la contingencia que hicieron Centella y el Huaso Filomeno, cuyas rutinas no suelen incluirlas. Después del verano, Caroe se concentró en eventos privados, en su exitoso espectáculo “Crisis Masiva”, en su simpático programa en la radio “40 Principales” y en presentaciones en el extranjero. Fuera de un programa sobre magia que estaba trabajando para TVN (del cual nunca más se supo), Caroe despareció de la TV, mientras paralelamente empezó a negociar su aterrizaje en la Quinta Vergara.

Según lo señalado en diversos medios, el gran tope para que el mago temuquense enfrente al monstruo estaba en el tema de la censura. Al parecer, a algunos integrantes de la comisión organizadora les asustaba el nivel de virulencia de sus rutinas, y aunque les interesaba contratarlo, querían que “bajara de revoluciones”, lo cual no fue aceptado por el staff de Caroe, más aún considerando que TVN le dio carta blanca absoluta para su exitoso show de Olmué. El mago-humorista es sinónimo de humor negro y transgresor, y ha logrado éxito con ese estilo. Creo que si hay algo peor que no contratar a Edo Caroe es contratarlo y ponerle cortapisas. La expectativa existente está en que haga un espectáculo al menos tan virulento e insolente como el del Festival de Huaso, y cualquier cosa menos que eso sería considerado una estafa. Si lo contratan y lo dejan ser, Caroe está en condiciones de mandarse una rutina “de aquellas”, como la de Stefan Kramer.

Por otra parte, si se concreta, la presencia de Natalia Valdebenito marcaría al menos dos hitos: sería la primera integrante del Club de la Comedia en enfrentar al monstruo (también están sondeando para el 2016 a Pedro Ruminot, y ya estuvieron Rodrigo Salinas y Jani Dueñas, aunque como parte del staff de 31 Minutos el 2013); y, en particular, sería la primera humorista mujer en actuar en el Festival en más de una década. Ya han pasado décadas desde las triunfales actuaciones de las legendarias Maitén Montenegro y Gloria Benavides, y las últimas experiencias de mujeres comediantes en el Festival han sido penosas: la española Sarah Sanders en 1998, Vanessa Miller el 2003 y Natalia Cuevas el 2004 (aunque fue exitosa anteriormente).

Después de las exitosas presentaciones de Jorge Alís, León Murillo y Arturo Ruiz Tagle, ha quedado claro que la Quinta Vergara es un escenario más que propicio para los buenos exponentes de la comedia stand-up, y Natalia llegaría en un gran momento, con años de trayectoria en diversos escenarios dentro y fuera de Chile, donde se destacó en el espectáculo “Comedia Hardore” junto con Paloma Salas, Jani Dueñas y José Miguel Villouta, y en su reciente show unipersonal “Gritona”, que ha tenido inesperado éxito de taquilla. Además, tiene un entretenido programa matinal llamado “Café con Nata” en la Radio Web Súbela, y hasta hace dos semanas era parte de “Campo Minado” de Vía X, uno de los mejores programas televisivos del año, y del cual se fue por supuestas “desaveniencias ideológico-artísticas” con el editor del programa.

Natalia es una comediante talentosa, chispeante, asertiva, opinante y deslenguada, aunque a veces se arranca con los tarros. Era, para mi gusto, la mejor de la mejor época del Club de la Comedia. Es muy dada a la improvisación, y a la vez muy poco dada a apegarse a los libretos y líneas editoriales, lo cual justamente provocó el conflicto que le costó su salida de Vía X. Al igual que con Caroe, existe la duda de si le van a dar carta blanca o le van a poner cortapisas. A juzgar por el incidente que la sacó de “Campo Minado”, Natalia no parece muy proclive a aceptar límites. De enfrentar al monstruo, Natalia se enfrentará al mayor desafío de su carrera, el cual puede marcar su futuro. Talento y capacidad tiene de sobra, pero deberá prepararse muy bien.

¿Chilevisión les dará chipe libre o hará un claro rayado de cancha? Los hechos parecen apuntar a lo primero, a pesar de los reparos. Los nuevos directivos de Chilevisión tienen entre ceja y ceja la idea de lograr rating a como dé lugar, y el Festival de Viña es la mejor instancia para ello. Y si para ello tienen que darles libertad editorial a Edo y a Natalia, es muy posible que lo hagan. Y de ser así, podremos disfrutar de humor irreverente a raudales, lo cual le haría muy bien al Festival.