Subgerente de la señal Internacional de TVN: “No es Mega el que empezó a colonizar otros países con sus producciones”

En conversación exclusiva con Fotech.cl, Alexis Piwonka conversó respecto a las ventas de las teleseries del canal a otros países, cómo algunos programas siguen vendiéndose al extranjero a pesar de los años y también aprovechó de precisar las declaraciones que nos entregó Patricio Hernández hace algunos días.

¿Cómo logran que los productos de TVN lleguen al extranjero?
Existe un mercado en el cual se compran y venden producciones, tanto lo que se llaman las ‘latas’, que son los productos terminados, como los formatos de las producciones que son básicamente los libros, los guiones, la forma de hacerlo para que sean adaptadas a otros países. Existe un mercado y gente que se mueve dentro de esos mercados tanto comprando como vendiendo, esa es la forma en que se comercializan y por esa razón los productos se venden desde Chile hacia el extranjero o desde el extranjero hacia Chile. Es bilateral este tema.

¿Cuáles son los productos que más venden?
Desde Chile, lo que más se ha vendido históricamente, son las teleseries en sus dos formatos, tanto en lata como los guiones.

A la hora de vender los productos, ¿influye la sintonía que obtuvieron en el país de origen?
Sí, es un dato importante, porque básicamente cuando un canal de televisión quiere programar una teleserie, tiene que ver varios datos, entre ellos la historia, cómo está hecha, cómo se ve. Pero también es un dato importante cómo le fue en el país de origen o si en un país se adaptó la versión y cómo le fue a esa versión adaptada. Eso habla de que la historia es buena, de que los personajes son buenos y en el caso particular del producto chileno que le haya ido bien en términos de audiencia.

¿Tienen percepción de cómo les ha ido a las últimas producciones que han vendido?
El Camionero aún no se emite, ni tampoco Un Diablo con Ángel, de los que se vendieron los guiones. Por lo tanto, se van a hacer las adaptaciones, probablemente en México, no lo tenemos claro aún y ahí vamos a hacer. La última producción que nosotros vendimos tanto en lata como en guión -exitosa, digamos, porque seguimos vendiendo- fue La Chúcara y pasaron varias cosas: se dio en Paraguay y le fue súper bien, se dio doblada en Panamá y en Costa Rica también. En Ecuador también la dieron doblada, y el libreto los compró Televisa que hizo una versión que se llamó Vino El Amor, y fue el último éxito de Televisa, le fue muy bien, tengo entendido. De hecho, tuvieron que hacer muchos más capítulos para alargar la teleserie.

¿Se vieron afectadas las ventas con esta crisis que han enfrentado en los últimos años?
Sí se ven afectadas, porque esta crisis todo lo que trajo consigo es que el canal tiene menos visionado, entonces las teleseries que hemos hecho no han tenido resultados de rating tan importantes, a pesar de que son buenos productos. El Camionero es un súper buen guión, la versión que hicimos en TVN está bien hecha y con un elenco súper bueno; Un Diablo con Ángel también y el guión también es bueno. Si bien se están vendiendo, cuesta un poco más, sin duda, porque es mucho más fácil cuando tienes una telenovela que la rompe acá, claro la sales a vender y te cuesta bastante menos o hay mucho más interesados.

Uno de los programas que siguen vendiendo es Calle 7…
Sí, Calle 7 es un formato de entretención de TVN que se vende desde el año 2009. Se hizo en Paraguay, se hizo una temporada en Perú, lleva su 20ª temporada en Bolivia, va para la 18ª en Ecuador, está en su quinta o sexta temporada en Panamá, lleva tres años en El Salvador y Guatemala.

¿Por qué ha llamado tanto la atención ese formato en particular?
Lo poderoso de ese formato es un formato muy bien hecho, está bien escrito, está muy bien definido: el porte que tiene que tener la escenografía, los logotipos, cómo se debe elegir el casting de concursantes, cómo es la dinámica de concursos dentro de los cuales destaca que hay cerca de cien concursos que son de Calle 7, que son patentados como concursos de formato. Los juegos es algo muy relevante, el hecho que esté la piscina, que los equipos estén definidos con distintos colores, con equipamiento deprtivo. Es una sumatoria de cosas que hace que el formato sea redondito y sea exitoso. Lo importante es que es un programa de competencias, porque son dos equipos compitiendo de verdad, haciendo competencias físicas, de conocimientos. No es un programa de farándula, hay una línea editorial. Este programa ha sido, la palabra correcta es que ha inspirado otros programas.

Hace unos días, Patricio Hernández, director ejecutivo de Mega, declaró que “es un orgullo que las historias chilenas viajen y lleguen a otros países y que sean nuestras telenovelas las que lleguen a colonizar el mercado mexicano, americano o latinoamericano”. ¿Qué te pasa a ti con esas declaraciones?
Estoy muy de acuerdo con lo que dice Pato de que es bueno que el producto chileno se esté vendiendo fuera de Chile y se esté llevando a países distintos. Estoy de acuerdo también que sería una gran ganancia para las producciones chilenas poder estar y que llenen franjas de programación en distintos países, como México o Brasil, que sería muy bueno. Lo que sí, haría una precisión, respecto a lo que dijo el Pato, que no es Mega que empezó a colonizar otros países con sus producciones. Para ser justos con la historia y con la historia de TVN, es TVN el que empieza a exportar sus telenovelas hace muchos años. No solo sus contenidos, una de las cosas importantes es que TVN tiene una señal internacional que es TV Chile, que lleva más de 25 años al aire y 24/7. Ese es la primera bandera en la exportación de productos hacia afuera, porque se emite a toda América, Europa y Australia, a través de la TV de pago, y ahí es una forma de exportar nuestros productos. Mucho antes del 2000, Rojo y Miel se exportó la lata a Ecuador y Paraguay. Ámame ya se vendió esa lata, pero cuando realmente partió la exportación o la colonización de los productos chilenos a través de TVN, fue con Amores de Mercado. Cuando esa teleserie la rompe en Chile con peaks de sintonía increíbles, ese formato de telenovela lo compra Telemundo Internacional y hace la primera versión de una teleserie chilena para el extranjero que se llamó Amor Descarado. El mismo libro de Amores de Mercado se hizo en Rusia, Grecia, España, Colombia, en India y Turquía. Con Amores de Mercado parte la colonización de forma constante, después vino Romané, Hijos del Monte, ¿Dónde Está Elisa? fue un exitazo gigante que se hicieron versiones en todos lados del mundo, incluyendo la versión mexicana, en EE.UU., en Turquía también. Alguien Te Mira le fue súper bien y se hicieron muchas versiones. La Familia de Al Lado también. Socias e incluso Corazón de María tuvo su versión en Rusia. Todos esos productos tuvieron versiones en distintos países y las latas también se vendieron. Entonces, respecto a lo que dice el Pato, haría esa aclaración y en honor a la historia de TVN, de que esta colonización partió mucho antes del éxito de las telenovelas de Mega. Sin duda que Mega hoy sigue esa ruta, pero el que abrió las puertas fue TVN con sus producciones, eran y siguen siendo de muy buena calidad. Lo que pasa es que en Chile no se han apreciado porque la pantalla de TVN está bastante fría, pero Wena Profe es un súper buen producto, igual que Dime Quién Fue. Nos puede costar un poco más, pero se van a vender.

¿Concuerdas también con lo que dijo Hernández respecto a que la TV no está en crisis?
Concuerdo con Pato. Creo que la TV abierta no está en crisis, la TV abierta siempre va a ser consumida por la gente. Los datos, no solo de Chile, sino del mundo entero, hablan de que el formato TV abierta es el que más se consume en todos los países del mundo y tampoco es tan cierto que las plataformas digitales llegaron a reemplazarlas, lo que está sucediendo es que la gente está dedicando más tiempo a consumir y entretenerse a través de las plataformas digitales o abiertas como la TV, pero eso no significa que la haya desplazado. Hay cosas como los noticiarios o el mismo género de las teleseries, que hay algo que las plataformas digitales no son capaces -hasta el momento- que es el hecho de juntar a una gran cantidad de personas y, para felicitar a Pato por todo lo bien que lo han hecho, Perdona Nuestros Pecados es capaz de reunir a una cantidad impresionar de gente aquí en Chile que está pendiente de esa teleserie y ese fenómeno no lo puede replicar una plataforma digital. Y eso no lo puede replicar ni Netflix, ni YouTube ni los canales de cable. El único que uno podría comparar es HBO con Game of Thrones, que son estrenos mundiales donde se junta gente, se caen las plataformas digitales donde llegan todos al mismo tiempo. Pero en ese sentido, la TV abierta, entendiéndolo también como lo es TVN, como lo es Mega, CHV y el 13, somos generadores de contenidos, casas productoras. Generamos historias, generamos información, cultura, cada uno en su distinta ecuación de generación de contenidos. Y lo que está claro que la generación de contenidos aumenta a cada rato. Donde está la competencia es que la gente demanda buenos contenidos audiovisuales y ahí está la competencia y eso es lo que, de alguna u otra manera, es la dificultad que tenemos. Sí creo que la TV abierta debiera incorporar nuevas formas de medición de audiencia, para que el valor que genera en términos de audiencia pueda irse a buscar al mercado.

¿Estás de acuerdo con que la medición del rating actual está obsoleta?
Yo no soy experto en People Meter, lo entiendo, pero tengo una opinión: dado como hoy día es el consumo de las personas en términos de productos audiovisuales, el People Meter se quedó sumamente atrás. Hoy día lo que pasa es que alguien en la noche puede estar viendo TVN, pero también está mirando las redes sociales e incluso mirando la página de otro canal en Chile. Cuando nos vamos a comerciales, a lo mejor esas personas están viendo otros contenidos y eso el People Meter no es capaz de medirlo, porque la forma en que la gente interactúa a través de la TV con el control remoto, está obsoleto. Hoy todo es pantalla táctil, el acceso a la información y a los videos es mucho más instantáneo.

¿Cuál es la evaluación que hacen de este 2017 y cuáles son los objetivos para el próximo año?
Es una buena evaluación porque TVN, y no es misterio para nadie, ha estado en crisis, la peor fue el año 2015 y parte del 2016, y lo que ha estado pasando es que nos estamos rearmando. Con la llegada de Jaime de Aguirre y luego con la llegada de Alicia Zaldívar, que es la gerente general, más la llegada de Eduardo Cabeza en producción y algunos otros cambios, se están armando los equipos de funcionamiento del canal. El hecho está que este año logramos sacar dos teleseries, partiendo del año pasado con El Camionero, tenemos un área dramática funcionando, estamos echando a andar los proyectos, hay otros en camino. Desde ese punto de vista, el canal se está rearmando de forma sólida. A lo mejor sabemos que no va a ser rápido tomar posiciones de liderazgo como antes, pero sí estoy convencido que lo estamos haciendo de una manera responsable y pensando en el futuro de una manera estratégica. El año 2017 ha sido un buen año, no así en términos de rating y como negocio, pero en términos de cómo estamos configurando la empresa nuevamente, me parece que ha sido un súper buen año. Estamos trabajando para el 2018 para mejorarlo. Los negocios de TVN sigue, tiene un canal de noticias que es 24 Horas que hoy es el más visto en la TV de pago en adultos, eso es un tremendo logro. Eso también se manifiesta en términos del valor económico que tiene para nosotros.