Stefan Kramer: ¿Un Kamaleón sin colores?

A pesar de que ha logrado revitalizar a TVN, “Kamaleón” no ha podido superar el tercer lugar del rating en su horario. La dura competencia, el auge de internet y algunos detalles del programa mismo, han conspirado contra un mejor resultado.

Pasados cuatro capítulos, “Kamaleón” no ha logrado los resultados esperados. Una apuesta tan ambiciosa y tan bien lograda en términos generales merece mejor sintonía que la obtenida. De partida, hay que decir que fue programado en un día difícil, compitiendo contra “Vértigo” de Canal 13 y “¿Volverías con tu Ex?” de Mega. El indiscutible éxito del cuestionado reality y el arraigo del estelar que conducen Martín Cárcamo y Diana Bolocco, han sido hasta ahora un obstáculo insalvable para el programa de Stefan Kramer. Llama la atención los notorios intentos del programa de TVN por evitar la competencia con la esperada rutina semanal de Yerko Puchento. Ni siquiera en la última semana, donde el 13 transmitió el duelo Estados Unidos vs Ecuador por los cuartos de final de la Copa América Centenario, “Kamaleón”·pudo superar el tercer lugar. Cabe preguntarse si los resultados hubieran sido mejores de haberse programado en una jornada con menos competencia.

Aquí volvemos al tema de la medición del rating y el auge del cable e internet como alternativas a la TV. Tengo el convencimiento de que hace cinco años, cuando los ratings de la TV todavía eran preponderantes, este programa habría sido un fenómeno de sintonía. Apuesto que hay muchos que prefieren dormir, ver Netflix o Youtube los jueves a la noche, y en los días posteriores disfrutan las rutinas de Kramer a través del sitio Web de TVN.

Siendo “Kamaleón” un gran programa (me atrevería a decir uno de los mejores del año), creo que hay detalles que han atentado contra un mejor resultado: comerciales puestos en momentos inoportunos; la notoria diferencia entre los segmentos en vivo y los segmentos grabados; los cambios de estructura de programa a programa; y la excesiva dependencia de los invitados. En particular, los de los capítulos 3 y 4 fueron un bajón respecto a los de los programas iniciales. No tengo nada contra Javiera Contador, Benjamín Vicuña, Lucho Jara y Gonzalo Valenzuela, pero no lograron concitar la expectación que sí lograron sus notables dúos con Natalia Valdebenito, Martín Bossi y Edo Caroe. Fue un gusto ver a un tipo talentoso como Stefan Kramer desarrollando feeling y química con otro eximio imitador como Bossi y con comediantes notables, pero distintos a él como la Valdebenito y Caroe. En particular, el dúo con el mago y comediante fue especialmente notable, como si hubieran trabajado juntos desde siempre. Sería genial que insistiera con invitar gente de ese perfil, no tan televisivos y faranduleros, sino que a comediantes más under e irreverentes con los que pudiera intentar hacer duplas, como: Jorge Alís, el Lagarto Murdock, el “Pelao” González de la Radio Carolina, Lucho Hernández (el “Kramer” de la radio), Cristián Henríquez (Ruperto) y Oscarito Álvarez.

Con todo, no creo que “Kamaleón” esté siendo un fracaso. Revitalizó a TVN, lo devolvió a la competencia y obligó a “Vértigo” a no dormirse en los laureles. Solamente por eso, a pesar de sus resultados de rating, creo que vale la pena insistir con Kramer y su show.