“Seca y valiente”: Los halagos que recibió Ingrid tras enfrentarse a Armando Quiroga en “Perdona Nuestros Pecados”

Tras haber salido de prisión, el patriarca de los Quiroga (Álvaro Rudolphy) regresó a los almacenes de la familia con su característica prepotencia con el fin de hacerse cargo del negocio; sin embargo, no se esperó que una de sus empleadas lo enfrentara.

Ingrid (Romina Norambuena) ya no le tiene miedo a Quiroga, es que después de que él ordenara que la golpearan y violasen en represalia por el testimonio que dio en su contra, donde lo inculpó de la muerte de su cuñada Elvira (Katyna Huberman), algo cambió en ella. Y se lo demostró.

En la oficina de los almacenes Ingrid lo encaró luego de que este le dijera que estaba despedida “por mentirosa y traicionera”, al ver que ella no estaba dispuesta a marcharse, la amenazó con sacarla a la fuerza.

Fue en ese instante cuando Ingrid alzó la voz: “¿Me va a pegar? No creo, porque usted don Armando nunca se ensucia las manos, para eso tiene al desgraciado de Renzo y a sus delincuentes”. Tras esto, el personaje de Rudolphy le advirtió que haría todo lo que esté a su alcance para que no consiga otro trabajo en Villa Ruiseñor.

“No se preocupe por eso. A mí eso me da lo mismo porque usted ya no me da miedo, don Armando. Pase lo que pase yo tengo mi dignidad y, a diferencia suya, yo siempre voy a ir con la verdad por delante, aunque por eso los mal paridos como usted me peguen, me insulten, me violen o me dejen sin trabajo”, le aseguró Ingrid.

Tras aquella declaración, Armando trató de golpearla, por lo que ella le gritó: “Pégame Quiroga, pégame. ¿Eso quiere? Pégame si eso quiere porque ni los golpes ni la plata le van a servir conmigo don Armando, porque yo no tengo precio. Mi conciencia, Quiroga, no tiene precio”.

El episodio de ayer, que además tuvo un enfrentamiento entre Armando y Estela (Patricia Rivadeneira), promedió 25,2 puntos de rating.

La escena fue celebrada por los seguidores de la nocturna con comentarios como: “me encanta la actitud de Ingrid”, “toma Quiroga”, “seca y valiente”, “aguante Ingrid”, fueron solo algunos de ellos.