Rodrigo Cuevas: “La idea es despedirse en grande y dejando muy satisfecho al público”

Hoy a las 22:05 horas comienza la temporada final de la mejor serie chilena de los últimos tiempos, “Los 80”, ganadora de diversos premios y elogios por parte de la crítica especializada y el público en general. Tuvimos la oportunidad de conversar con su guionista, Rodrigo Cuevas, y esto fue lo que nos dijo:

¿Qué vamos a ver en esta temporada de “Los 80”?
Lo más importante es que es definitivamente la última temporada de “Los 80”. Llegó el momento de despedirse de esta familia y cerrar todas las historias que habíamos estado contando durante siete años. Es una temporada muy intensa, que está muy bien trabajada y que esperamos siga contando con la aprobación de la audiencia. Es una temporada que está muy centrada en el conflicto de Ana y Juan, en su crisis matrimonial y con un Félix que es el que más sufre con las consecuencias de esta crisis, pues además está viviendo una etapa muy difícil, que es la adolescencia. La mayoría de las historias se articulan esta temporada alrededor de esto. Y detrás de la crisis de pareja, está la gran pregunta de si la familia Herrera es viable tal como la conocimos.

¿A qué te refieres con que sea una familia viable?
A que ésta fue una familia que conocimos en el año 1982, en un contexto donde existía una gran crisis política, económica y social de Chile, en un ambiente muy adverso, y es una familia que se articuló para sobrevivir a ese contexto, entonces ahora que la democracia se avecina y las circunstancias son más favorables para ellos, parece ser que la razón de ser de la familia Herrera, que era sobrevivir en ese contexto tan duro, ya no existe. Entonces por eso la pregunta de esta temporada es saber si esta familia es o no viable.

¿Y es seguro que ésta será la última temporada?
Sí o sí.

Si de ti dependiera, ¿hubiese existido “Los 90”?
No, para nada. Yo era uno de los más firmes partidiarios de que la serie debía terminarse ahora, ya había cumplido su ciclo natural y era el momento de acabar. Y acabar bien, sin estar extendiendo algo en forma artificiosa, simplemente por un objetivo comercial. Afortunadamente los ejecutivos del canal también lo vieron así, por lo que es la última temporada. La idea es despedirse en grande y dejando muy satisfecho al público.

¿Nos puedes adelantar alguna escena imperdible de esta temporada?
Está llena, de verdad, es una temporada muy intensa, muy llena de grandes momentos, donde vamos a ver cosas que nunca antes vimos. Es muy interesante todo lo que pasa con Juan esta temporada, que es un personaje que siempre estuvo lleno de corazas que se había puesto para poder sobrevivir, un personaje siempre muy contenido y reprimido, hoy se enfrenta a un nuevo escenario donde en términos económicos la vida le empieza a sonreír. Ya no está ese Juan Herrera desesperado por ganarse la vida, así que tiene la oportunidad de descubrir, probar y experimentar otras cosas, y nos sorprenderemos con él capítulo a capítulo. También está el hecho de que por primera vez tenemos un presente: la serie siempre tuvo una reflexión histórica, entonces al ser la última temporada, nos pareció que redondeábamos esa reflexión viendo las consecuencias que esa década tuvo en el Chile de hoy, reflejado principalmente en el personaje de Félix, a quien conoceremos como adulto, como un hombre de cuarenta años, con los problemas de esa edad, y con toda esa década encima, sobre sus hombros, porque es un personaje muy marcado por esa década. El presente y el pasado están argumentalmente relacionados esta temporada, así que mientras avancen los capítulos conoceremos más aristas de los personajes, vamos a ir descubriendo secretos, por lo que será muy interesante.

Ahora que se acaba la serie, ¿nos puedes contar cuál es tu temporada favorita?
A mí siempre me gustaron mucho las primeras tres temporadas. La primera tuvo unos capítulos maravillosos y momentos inolvidables, pero es un poco irregular a ratos. La segunda es una buena temporada también, pero creo que en la tercera la serie encontró una madurez y un tono más definitivo, que pudo combinar el drama, la comedia, el sentido del espectáculo, por lo que es una de mis temporadas favoritas, que junto con ésta, la última, también va a ser una de las mejores.

¿Tienes algunas expectativas de rating para esta temporada?
Va a estar difícil la sintonía este año, porque sabemos que hay un fenómeno al aire que nadie puede entender cabalmente. Nunca habíamos enfrentado un escenario así, tan competitivo, entonces es esperable que el rating que nos ha acompañado siempre baje un poco, pero de todas maneras, esa fidelidad que ha tenido el espectador con nosotros durante estas siete temporadas nos va a ayudar y vamos a tener un buen resultado.

Y luego de estas exitosas siete temporadas de “Los 80”, ¿qué se viene para ti?
No lo sé… Viene algo nuevo y eso me tiene muy contento, pero qué exactamente, todavía no lo tengo claro. Lo que sí quiero es alejarme por un rato, dejar descansar “Los 80”, y hacer cosas distintas…