Protagonista de “Juana Brava” vuelve a las tablas con obra sobre crímenes en Tejas Verdes

De narco a guerrero mapuche, de carabinero a torturador. El actor Gastón Salgado, quien se ha lucido con sus interpretaciones de Claudio en “El reemplazante”, Nehuén en la serie de Fox emitida recientemente por TVN, “Sitiados”, y actualmente en el rol de Fidel, en “Juana Brava”, regresa a las tablas con el montaje “Población Tejas Verdes”, encarnando a un teniente de ejército que debe ejercer apremios ilegítimos en el patio de su casa.

“Acabamos de concretar nuestro primer proyecto llamado Trilogía del Territorio y surgió de manera natural la necesidad de definir y proyectar el trabajo que venimos realizando, por esto quisimos hacer la reposición de la obra que reúne de mejor forma todos los elementos de la búsqueda que venimos haciendo hace ya cuatro años”, cuenta el autor y director, Pablo Barbatto, líder de la compañía Teatro del Territorio que durante cuatro semanas, y a partir de una función especial para la noche de los teatros, regresa a la cartelera con esta elogiada puesta.

Población Tejas verdes (2013), se sitúa en el año 1973 para contar la historia de un militar, que es trasladado a este campamento de prisioneros, con el fin de cumplir labores de torturador en la bodega del patio de su casa. Esta “obligación con la patria” genera la fractura de su realidad familiar y laboral, al hacerlo entrar en una búsqueda en torno a la idea del deber.

t.v10

“Ha sido el año de la ruptura de los pactos de silencio, una consecuencia natural de la apertura que se generó al cumplir cuatro décadas desde la vuelta a la democracia. Esos pactos ocultan lo que ha ocurrido, borran, omiten la historia. Nuestra obra pone en escena el tema sobre el ejercicio de la tortura. No la silencia, ahonda en ella y en sus consecuencias humanas, saliendo de todos los lugares comunes. Es una mirada absolutamente renovada”, agrega el artista egresado de la Universidad de Chile y que estudió dirección teatral en el Teatro La Memoria en el año 2011.

Con su sexta temporada, la creación que participó del programa 40 años del Golpe de FITAM, es la segunda de la trilogía que compone Sólo la muerte (2012) y La noche de los pelícanos (2015), convirtiéndose en el hito fijado por la agrupación para dar paso a un nuevo ciclo creativo.