Predicciones al Oscar 2016 – Nominaciones [4 de 4 – FINAL]

Cuando me propuse este año predecir las nominaciones del Oscar en extenso para 21 de las 24 categorías (excluidas las de Cortos), no pensé que saldría un trabajo tan extenso y difícil. Pero luego de muchas horas de escribir y decidir, acá tenemos la última entrega justo a tiempo para mañana temprano. Pueden revisar las entregas anteriores dando click acá: primera / segunda / tercera.

Comenzamos esta última entrega con la única categoría actoral que nos queda revisar. Para Mejor Actriz Principal la situación también es un tanto confusa, pero no por los motivos que podrían pensar. No sobran opciones acá, sino que al contrario, faltan. A las tres actrices que corren seguras con una nominación, entiéndase Brie Larson (Room), Saoirse Ronan (Brooklyn) y Cate Blanchett (Carol), no sabemos a quién sumarles.

Por un lado está la siempre nominable Jennifer Lawrence (Joy), que no se aburre de hacer películas cada vez peores con David O. Russell, y no se va a aburrir mientras el director todavía le consiga nominaciones al Oscar. La película no es muy buena de acuerdo a la crítica, y ante un año débil y la todavía condición de “it girl” de Lawrence, es muy posible verla nominada nuevamente.

Otra de las opciones de las que se ha hablado mucho es Charlotte Rampling (45 Years). La veterana actriz inglesa nunca ha sido nominada al Oscar y al parecer su actuación es demoledora. ¿Sus problemas? La Academia tiende muchas veces a pasar por alto actrices 1. Veteranas y 2. Extranjeras con poca carrera en Hollywood propiamente tal. Aparte, la película con la que compite es bastante pequeña y aunque la crítica la ha salvado del baúl del olvido, queda saber si lograron salvarla también de la indiferencia de la Academia. ¿Qué más corre en su contra? Ni el BAFTA la nominó. Prefirió nominar, en cambio, a otra veterana inglesa: Maggie Smith (The Lady in the Van), con una actuación que me parece tiene aún menores opciones de Oscar (la opción de nominar nuevamente a Maggie Smith parece haberse agotado con The Best Exotic Marigold Hotel).

Sorpresivamente para todos, Helen Mirren se dejó caer en la fiesta del SAG no con una, sino con dos nominaciones: Mejor Actriz Reparto por Trumbo y Mejor Actriz Principal por Woman in Gold. Esto podría comprarle no uno, sino dos pasajes a las nominaciones de la Academia. ¿Pero realmente estarán dispuestos a darle ambas opciones a Mirren, por películas que no registraron grandes logros realmente en términos de crítica o recaudación? Sería raro y la veo más fuerte en Reparto. Pero no podemos descartar la posibilidad en un año tan débil.

Hay otras dos opciones aún más débiles: mucho se habló del papel de Lily Tomlin en Grandma, pero finalmente la cinta no acaparó mucho apoyo y se desinfló. La otra opción es la que podría dar la sorpresa más grande. He tanteado la posibilidad de que Sicario no esté tan muerta como creemos, y en ese contexto, Emily Blunt podría dar el golpe al statu quo más grande del jueves. Pero debo reconocer que esto tiene mucho más de opinión fanática que de realidad.

El último nombre ya lo había tanteado cuando repasamos Mejor Actriz Reparto en la primera entrega: Alicia Vikander por The Danish Girl, siendo nominada en ambas categorías o, al menos, rompiendo la idea de su papel de Reparto, pasándose a Principal. Creo honestamente que es la opción más viable para llenar cupos en una categoría débil.

Mi jugada:

1. Brie Larson, Room
2. Saoirse Ronan, Brooklyn
3. Cate Blanchett, Carol
4. Alicia Vikander, The Danish Girl
5. Jennifer Lawrence, Joy

Podría entrar:
– Charlotte Rampling, 45 Years

Intentar predecir lo que será nominado en la categoría de Mejor Diseño de Vestuario a veces puede ser muy sencillo, pero la rama de vestuaristas de la Academia siempre se reserva el derecho de revivir películas ya muertas o nominar a alguna sorpresa por ahí. En lo que sí podemos estar seguros: ninguna película ambientanda en la contemporaneidad será nominada nuevamente.

Ante la duda, uno siempre puede considerar como nominada automática a Sandy Powell, nominada a diez premios anteriormente, ganando tres veces ya. Este año, la reconocida vestuarista corre con dos películas: Carol y Cinderella. Aunque la primera opción la deja bastante segura con una nominación, no podemos descartar la idea de que vaya a recibir nada menos que dos en el mismo año.

También con cierta seguridad aparece Paco Delgado (The Danish Girl), principalmente por un trabajo sólido en una película de época. Muchas veces no se requiere más para recibir una nominación. Bajo la misma lógica, Odile Dicks-Mireaux (Brooklyn) tiene buenas opciones de ser nominada.

Para completar quedan bastantes opciones: desde la mística oriental de The Assassin (hace dos años atrás fue nominada The Grandmaster) al regreso en forma de la saga Star Wars con The Force Awakens. Entre medio pasamos por las opciones que tenga Trumbo y las opciones que tenga The Revenant.

Pero acaso las más firmes sean los trabajos realizados en el western The Hateful Eight, en la distopía Mad Max: Fury Road, o bien -y no estoy dispuesto a ser yo el que renuncie a esta opción- el estilo gótico de Crimson Peak. Todos trabajos impecables y cuyo vestuario era fundamental para cerrar la película como un todo de primer nivel.

Mi jugada:

1. Paco Delgado, The Danish Girl
2. Sandy Powell, Carol
3. Sandy Powell, Cinderella
4. Odile Dicks-Mireaux, Brooklyn
5. Kate Hawley, Crimson Peak

Podría entrar:
– Jenny Beavan, Mad Max: Fury Road

Sorpresivamente estamos llegando al final de las categorías complicadas que nos ha tocado analizar en extenso. Mejor Guión Original no tiene realmente tantas opciones para ocupar sus cinco cupos, y tampoco parece tan complejo dar cuenta de cuáles serán al menos cuatro de las nominadas.

En breve, Spotlight (Tom McCarthy y Josh Singer), Inside Out (Josh Cooley, Pete Docter y Meg LeFauve), The Hateful Eight (Quentin Tarantino) y Bridge of Spies (Ethan y Joel Coen, Matt Charman) parecen firmes y seguras candidatas para anotarse una nominación en esta categoría.

La duda pareciera estar entre si la quinta posición la ocupará la joya independiente de ciencia ficción Ex Machina (Alex Garland) o la inesperada y persistente Straigt Outta Compton (Andrea Berloff, Jonathan Herman, S. Leigh Savidge y Alan Wenkus), que con nominaciones al gremio de escritores, al SAG, al gremio de productores y a la National Board of Review, parece estar llamada a ser la gran sorpresa de la noche inclusive en la categoría de Mejor Película. Pero como acá nos convoca Guión Original, podemos señalar que también es una posibilidad para la cinta sobre el afamado grupo de hip-hop N.W.A.

¿Hay algo más en el tintero? Joy (David O. Russell y Annie Mumolo), asesinada sin piedad por la crítica; Sicario (Taylor Sheridan), sólo por el hecho de que pudiera dar alguna sorpresa; y mucho se habló en su momento también de Trainwreck (Amy Schumer), pero a la Academia no le va muy bien con eso de nominar a mujeres en otras categorías que no sean Actriz Principal y Actriz Reparto.

Mi jugada:

1. Tom McCarthy, Josh Singer, Spotlight
2. Josh Cooley, Pete Docter, Meg LeFauve, Inside Out
3. Quentin Tarantino, The Hateful Eight
4. Ethan and Joel Coen, Matt Charman, Bridge of Spies
5. Alex Garland, Ex-Machina

Podría entrar:
– Andrea Berloff, Jonathan Herman, S. Leigh Savidge, Alan Wenkus, Straight Outta Compton

Quedan tres categorías *confetti*. Sin más preámbulo, pasemos a Mejor Diseño de Producción. Como cada año, es una categoría donde podrían ser nominadas muchas películas, pero la Academia tiende a ser muy conservadora. En cualquier caso, Interstellar pareciera que abrió un poco más las opciones de las películas de ciencia ficción, por lo que The Martian y, quizás aún más, Mad Max: Fury Road podrían acaso tener un cupo asegurado. Alguna de las dos. También se habla de lo que pueda pasar con Star Wars: The Force Awakens, pero considerando que reciclaron el mismo diseño de la trilogía original *cof cof*, entonces no le veo especial mérito.

Pasando al área más amigable para la Academia, o sea “la película de época”, tenemos opciones que bordean lo fantástico y otras más aterrizadas, pero en general basta poner un par de candelabros y muebles antiguos para empezar a oler el Oscar. Así, tenemos Carol, The Danish Girl, Bridge of Spies, Brooklyn, Trumbo, Cinderella y Crimson Peak. Quiero insistir en las opciones de esta última, considerando que la cinta de Guillermo del Toro depende muchísimo de su diseño de producción, llegando este a ser casi un personaje más de la producción gótica. En vista de su potencial como Mejor Película, tanto Carol como Bridge of Spies parecen tener más posibilidades que el resto.

¿Qué nos restaría? Películas más específicas de su área: The Hateful Eight con su diseño propio de un western, puede verse debilitada o bien fortalecida por usar un solo escenario. Algo similar, desde la contemporaneidad, pareciera jugar a favor de Room, pero es extraño que una película ubicada más o menos en la actualidad consiga entrar acá. The Revenant podría tener opciones principalmente por su favoritismo como Mejor Película. Y finalmente, el juego de tres momentos temporales es algo que le da cierta fortaleza a Steve Jobs de cara a esta categoría, aunque de nuevo, es demasiado actual.

Mi jugada:

1. Carol
2. Mad Max: Fury Road
3. Crimson Peak
4. The Danish Girl
5. Bridge of Spies

Podría entrar:
– The Hateful Eight

Penúltima categoría, ¿pueden creerlo? Esto ha sido largo. Mejor Director, sorpresa, ESTÁ FÁCIL DE PREDECIR. El gremio de directores, que entregó sus nominados ayer, dejó la tarea bastante sencilla porque las opciones son bastante obvias. Hay un máximo de siete posibilidades para cinco cupos. Un octavo nombre sería realmente extraño.

Todo pareciera indicar que tenemos que contar sí o sí adentro a los directores de las tres cintas que corren con más fuerza para Mejor Película: Spotlight, The Big Short y The Revenant, o sea Thomas McCarthy, Adam McKay y Alejandro González Iñárritu.

Y luego tenemos cuatro opciones para dos cupos, que serían: Ridley Scott (The Martian), George Miller (Mad Max: Fury Road), Steven Spielberg (Bridge of Spies) y Todd Haynes (Carol). El gremio de directores nominó a los dos primeros, pero hay tres aspectos a considerar acá: 1. Tanto The Martian como Mad Max: Fury Road son películas dentro del género de la ciencia ficción. ¿Realmente está la Academia preparada para nominar a dos directores así? A mí me huele al menos extraño. ¿Quién podría caerse de los dos? George Miller me parece más débil, lo que nos lleva al segundo punto.

2. ¿Quién podría reemplazar a George Miller? ¿Steven Spielberg? Parece la opción más obvia, PERO, el mismo Spielberg fue el que se cayó semanas atrás para darle paso a Adam McKay. ¿Podría volver a inflarse Spielberg lo suficiente para recuperar ese quinto cupo? Es posible, aunque estamos hablando de la Academia, un grupo de votantes que prefirió darle su segundo Oscar a Ang Lee (nunca ha ganado Mejor Película) que su tercero a Steven. Esto nos lleva al tercer punto.

3. La otra posibilidad es Todd Haynes. ¿Cuál es su problema? Y acá vamos a apelar al votante promedio de la Academia, con su carga etaria y étnica. Para empezar, Haynes es abiertamente gay. En segundo lugar, nunca ha sido nominado al Oscar, ni siquiera por Far from Heaven, su película más importante previa a Carol. En tercer lugar, Carol trata sobre mujeres, que más encima son lesbianas. O sea, pensemos que el Oscar se lo dieron a Crash en vez de a Brokeback Mountain. Ese nivel de Academia. Los tiempos han cambiado y todo, pero el conservadurismo fílmico es un ala poderosa dentro del grupo. A mí me parece que Haynes tiene muchas menos opciones que Spielberg de amenazar a Miller.

Por tanto, en vista y considerando todo esto, yo me mantendré conservador y me apego al gremio de directores.

Mi jugada:

1. Thomas McCarthy, Spotlight
2. Ridley Scott, The Martian
3. Alejandro González Iñárritu, The Revenant
4. George Miller, Mad Max: Fury Road
5. Adam McKay, The Big Short

Podría entrar:
– Steven Spielberg, Bridge of Spies.

ÚLTIMA CATEGORÍA DEL OSCAR: MEJOR PELÍCULA. No se pueden imaginar lo difícil que está esta. Principalmente porque nos habíamos acostumbrado a 9 nominadas y el año pasado fueron tan sólo 8. Para este año se habla incluso de que se pueda finalmente alcanzar las 10, pero hay análisis matemáticos que demuestran las muy exiguas posibilidades de que eso pase, así que mi predicción se va a mantener en 9.

Empecemos descartando: Steve Jobs se desinfló hace meses, pero Danny Boyle logró nominación a Mejor Película para esa cinta sobre nada llamada 127 Hours. ¿Es posible? Seguramente no. ¿Sería sorpresivo? Mucho. Pero que no nos pillen desprevenidos las sorpresas. Muertas hace meses también están las opciones de Inside Out, condenada a recibir sólo el Oscar por Mejor Película Animada, pero convengamos que hubiese sido significativo: muchos hablan de que es la mejor película que ha hecho Pixar (yo no la he visto como para opinar).

Convengamos que sería una brutalidad ver a Trumbo nominada acá, pero películas malas el Oscar ha nominado en la categoría principal: pensemos en Extremely Loud & Incredible Close hace unos años atrás. Ahora bien, Jay Roach, el director de Trumbo, no es Stephen Daldry. Finalmente, también, si bien quizás no muerta pero sí en estado de coma, tenemos a la nominada por el gremio de productores Sicario. El tema con las películas en estado de coma es que de repente despiertan y de la nada sacan varias nominaciones. ¿Podría ocurrir? Sí, pero sería una sorpresa grande y muy bienvenida. Pero si Prisoner no logró salvo Mejor Fotografía hace años atrás, por qué Sicario iba a conseguir mucho más.

Ahora pasemos a las películas agonizantes, esas que pelean con fuerza alguna que otra nominación que les permita impulsarse hasta Mejor Película. Partamos con Creed, una película que le gustó a todos tanto que la Academia va a ignorar burdamente. Quizás el problema con Creed (aparte de su director negro, no es que yo esté acusando a la Academia de racista, pero sí. O pregúntenle a Viola Davis o Ava DuVernay), sea que sencillamente se quedó si cupo. Si habláramos de quince nominados a Mejor Película, Creed entraría seguro, ¿pero con nueve solamente? Difícil. Seguramente lo merece, pero no va a pasar.

Brooklyn, Room y Carol tienen el mismo problema: películas protagonizadas por mujeres. Por eso, dos se desinflaron muchísimo al punto de agonizar, mientras que Carol todavía lucha porque el poco aire que le quedaba haya sido suficiente para conseguir unas cuatro o cinco nominaciones, incluida Mejor Película. Pero Brooklyn y sobre todo Room, a mi juicio están postradas en la cama sin poder hacer mucho más.

Pese al apoyo de Netflix y de varios famosos que se sumaron a su causa, pareciera ser que Beasts of No Nation -otra película con un elenco completo de actores negros, principalmente desconocidos- no va a conseguir ser nominada por Mejor Película. Una situación que tiene también a Straight Outta Compton al vilo, pese a sus nominaciones en el gremio de productores, la National Board of Review y el SAG, que podrían asegurarle sin duda un cupo acá. El problema es que no tiene más nominaciones, salvo alguna opción en Guión Original. Ahora bien, ¿cuántas categorías registró Selma el año pasado? Apenas dos, una por Mejor Película y otra en Mejor Canción Original, la categoría más irrelevante de todas. O sea, de que es posible, lo es. Pero quizás Straight Outta Compton necesitaba la relevancia y urgencia que sí tenía Selma.

También abarcando, de una forma u otra, el tema de la negritud, aparece The Hateful Eight, la octava película de Tarantino. Si uno piensa que Inglorious Bastards y Django Unchained fueron ambas nominadas a Mejor Película, ¿por qué The Hateful Eight no lo sería? Tiene opciones en alguna categoría de Sonido, en Guión Original, en Actriz Reparto, en Banda Sonora Original, inclusive en Diseño de Producción. Cinco categorías pueden ser suficientes para impulsar a una película al Oscar principal. Ojo acá.

La ciencia ficción parece destinada a tener una gran presencia este año en la categoría principal, con The Martian y Mad Max: Fury Road corriendo con cierta seguridad para mañana. ¿Pero qué pasa con Star Wars: The Force Awakens y con Ex Machina? A la primera la incluyeron a la fuerza en las nominadas al Critic’s Choice Awards y ¿puede la Academia ignorar la cantidad impactante de dinero que recauda a diario la saga de LucasFilms? Mientras tanto, la segunda acumula y acumula diversas nominaciones en círculos de la crítica y premios más glamorosos de forma inesperada, inclusive el propio gremio de productores la nominó. ¿Cuál tiene más fuerza, cuál tiene más peso? Cómo saberlo.

Las últimas cuatro cintas parecen estar seguras con un cupo para este jueves: Spotlight, The Revenant y The Big Short son, a este momento, las tres favoritas para ganar el premio mayor a fines de febrero, por lo que nada amenaza su presencia en Mejor Película. Y Bridge of Spies, por su parte, es una nueva gran pieza fílmica de Steven Spielberg, cuyas últimas dos películas han encontrado un cupo reservado en la categoría principal.

Tenemos entonces cuatro seguras: The Revenant, Spotlight, The Big Short y Bridge of Spies. Más dos películas de ciencia ficción, The Martian y Mad Max: Fury Road. Más Carol. Eso suma 7. Si creemos que son 9 las nominadas, nos deja dos cupos para alguna de las siguientes: las nominadas por el gremio de productores Ex Machina, Brooklyn, Sicario y Straight Outta Compton por un lado, y The Hateful Eight y Star Wars: The Force Awakens por el otro. Eso suma 13. Por lo tanto nos sobran 4. ¿Y cuáles serían las más débiles? Qué difícil decir. No tengo mucha confianza en acertar a todas este año, pero vamos.

Mi jugada:

1. Spotlight
2. The Martian
3. The Revenant
4. The Big Short
5. Brigde of Spies
6. Carol
7. Mad Max: Fury Road
8. The Hateful Eight
9. Straight Outta Compton

Y si son 10, pues

10. Ex Machina.

Podría entrar:
– Star Wars: The Force Awakens

Hasta acá con mis predicciones de este año para el Oscar. Agradezco a quienes hayan leído todo o al menos un poco. ¿Qué predicciones tienen ustedes? Compartan en los comentarios si gustan. Todo enigma quedará resuelto mañana temprano. Y que la Fuerza nos acompañe.