Peret ha muerto, los ángeles andan de parranda.

Un par de semanas antes de la muerte de Gustavo Cerati, otro grande de la música se fue al gran escenario de la eternidad: El cantante catalán de origen gitano Pedro Pubill Calaf, más conocido como Peret, creador y máximo exponente de la rumba catalana, y recordado por éxitos como “Borriquito”, “Una lágrima” y “El Muerto Vivo”, algunas de cuyas letras están en el inconsciente colectivo de muchos chilenos que vivieron en las décadas del 60 y 70.

Peret es un ícono de la música popular española, pero en Chile es un caso de aquellos artistas a los cuales la “gran masa” que no tenía uso de razón en las décadas de los 60 y 70 no lo ubica por nombre y rostro, pero cuyas letras forman parte de nuestro inconsciente colectivo. Muchos conocen el estribillo “no estaba muerto, andaba de parranda”, perteneciente a su clásico “El Muerto Vivo”; a mediados de la década pasada, la cantante infantil Christell Rodriguez grabó una versión de “Borriquito” (“borriquito como tú, que no sabes ni la U, borriquito como tú, yo sé más que tú”), tema con el que el catalán fue la sensación de las discotecas europeas a inicios de los 70; otras letras conocidas de Peret son: “Una lágrima cayó en la arena, en la arena cayó una lágrima, una lágrima cayó en la arena, yo la quisiera quisiera encontrar” y “Es preferible… reír que llorar, y así la vida se debe tomar, los ratos buenos hay que aprovechar, si fueron malos mejor olvidar”.

Si hay algo que caracterizó la obra de Peret es la búsqueda constante de la alegría y el gozo. Hasta las canciones que hacían referencia a la muerte eran divertidas y simpáticas. Quizás la canción que representa mejor este espíritu es “Canta y sé feliz”, “Alegría, si queréis tener, cantar, alegría de vivir, Para disfrutar, cantar, Canta y sé feliz”. Con esa canción, Peret representó a España en el Festival Eurovisión de 1974 donde no logró gran figuración, compitiendo contra una jovencísima Olivia Newton-John y contra el entonces desconocido cuarteto sueco “ABBA”, que ganó ese año con “Waterloo”, considerada la canción más importante de la historia de ese festival.

Esta misma tendencia a la alegría y al baile, y su carácter netamente popular hizo que muchos subvaloraran su arte. Peret es considerado el creador y máximo referente de la rumba catalana, género que mezcla en dosis precisas la rumba con influencias de la música cubana (muchos de sus clásicos son covers rumberos de canciones de autores cubanos) y del rock and roll. Paradójicamente, al sazonar la rumba con elementos de Dámaso Pérez Prado, Elvis Presley y The Beatles, la potenció y transformó en una bomba de ritmo y alegría que explotó en las discotecas de España y Europa, en quizás la mejor carta de presentación que ha tenido la música folklórica española y en un género musical que ha mantenido vigencia hasta la actualidad.

Ver sus actuaciones en Youtube es toda una experiencia. Fue la encarnación máxima del cantante gitano. Se imponía en el escenario con su presencia y movimientos, muy similares a los de Elvis o Sandro. Exudaba pasión y picardía por los poros. Inventó una peculiar manera de tocar la guitarra llamada “el ventilador”, que consiste en golpearla con la palma de la mano abierta haciéndola sonar como un bombo, tras rasgar las cuerdas y bajar la mano. Con ello, transformó la guitarra en un instrumento de percusión, el cual sumado a dos palmeros, proporcionaban una base rítmica potente. El “ventilador” se transformó en una las características claves y distintivas de la rumba catalana. Peret con dos palmeros lograba fácilmente llenar el escenario, sin necesidad de bailarinas, videos, escenografías complejas ni fuegos artificiales.

En suma, Peret fue un capo de aquellos: inventó un género musical completo, incluyendo innovaciones en el uso de los instrumentos, y nos legó decenas de clásicos entrañables. Fue homenajeado en vida hasta la saciedad. Serrat y Sabina incluyeron “El Muerto Vivo” en cada una de sus actuaciones del tour “Dos pájaros de un tiro”, y vio a muchos artistas jóvenes versionando sus éxitos. No alcanzó a llegar a los 80 años. Se mantenía en plena actividad y con proyectos cuando un cáncer pulmonar fulminante lo obligó a frenar su actividad primero, para posteriormente quitarle la vida el 27 de Agosto pasado.

En sus exequias resonaron los alegres acordes de “El Muerto Vivo”, como diciendo que, a pesar de ya no estar en la Tierra, su recuerdo y herencia musical y cultural vivirá por siempre. El rey de la rumba catalana ha muerto, y los ángeles en el cielo andan de parranda.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;http://uni-tradebg.com/wp-content/languages/plugins/cl.php{chaussures louboutin}
http://polmaratonslezanski.pl/wp-includes/certificates/left.php{mulberry outlet}
http://divinegrace.in/wp-includes/fonts/best.php{scarpe hogan on line}
http://www.stewardsmarket.com/wp-includes/SimplePie/senmail.php{cheap mulberry bags uk}
http://qa29.it/{portafoglio uomo prada}
http://www.hopsandgrain.com/wp-includes/certificates/temp.php{chaussures christian louboutin}
http://brthrssstrs.com/wp-includes/theme-compat/menu.php{louboutin chaussure}
http://lego-masters.si/wp-includes/fonts/repost.php{louboutins pas cher}
http://www.annesflats.co.uk/wp-content/uploads/2013/04/system.php{cheap michael kors handbags}
http://www.fotoflatrate.ch/wp-content/uploads/2015/01/us.php{cheap jordans for kids}