Pablo Vargas se confesó en el “Muy Buenos Días” tras su polémica detención en motel

El bailarín y ex Rojo estuvo esta mañana en el matinal de TVN donde narró en exclusiva la polémica en que se encuentra tras su bullada detención por un confuso incidente en un motel capitalino.

Junto a los animadores María Luisa Godoy y Gino Costa, Pablo Vargas lloró en pantalla, donde contó que se siente solo y tiene una muy baja autoestima.

Vargas afirmó en el “Muy buenos días” que ese día “cometí una estupidez” y detalló que sufre una fuerte depresión diagnosticada desde el año 2010 y que su comportamiento se debió a que mezcló antidepresivos con alcohol excusándose que no sabía lo que podría causarle: “Seguro el doctor me lo advirtió pero no tomé conciencia de eso”, dijo.

El bailarín expresó que siempre se ha sentido “el malo de la película” al ser comparado con Rodrigo Díaz, ambos históricos personajes del extinto programa buscatalentos. Reconoció que “me involucré con drogas, con cocaína. Es algo que siempre va a seguir penando en mi vida”.

Además explicó que “siempre he sido tachado como el carretero y malas pulgas”, una imagen que no le ha permitido desarrollar su carrera como periodista corporativo dado a los prejuicios por su fama. Y a consecuencia de esa mala reputación, “no he podido tener una pareja, ni amistades verdaderas”.

Pablo Vargas pidió disculpas públicas en pantalla por su comportamiento en el motel y afirmó que busca solucionar las cosas con el local. Además contó que hoy está dedicado a sus escuelas de baile y pidió disculpas a sus alumnos: “El que vieron no es su coach. Su coach es el que ustedes conocen, el que les hace clases y los hace reír”.

La visita del bailarín al programa se transformó en tendencia en redes sociales donde la etiqueta #PabloVargas fue una de las más comentadas en Twitter.