Óscar Barrera: “Quiero que gane la Dani, es la más auténtica y creativa”

El recién eliminado de “MasterChef” tiene veintitrés años y estudia Medicina en la Universidad Católica. Es viñamarino, pero vive en Santiago desde hace cinco años, cuando se vino a estudiar. Tuvimos la oportunidad de hablar con él luego de su partida del programa de cocina y esto fue lo que nos dijo.

¿Cómo nació este amor por la cocina?
Desde chico que me gusta cocinar. Mi primer gran logro fue el huevo frito como a los diez años, jajaja, pero la verdad, siempre me acuerdo llegando a la casa y escuchar la radio Pudahuel en la cocina y ver cómo mi mamá cocinaba. ¡Y así partió! Tratando de meter la mano, de hacer cosas. Lo otro que me aumentó mi amor fue tener que venirme a vivir solo a Santiago y cocinarme para mí. De ahí partí experimentando con otros sabores, cocinas y más, más, más. Al final, siempre lo he amado y me he dado cuenta con los años.

¿Cómo supiste de “MasterChef” y qué te motivó a participar en el casting?
Por el diario. Aparte que me vi todas las temporadas del gringo, australiano, español, y apenas me enteré, postulé. Pero no le dije a nadie. Mi mamá se enteró por accidente, incluso, jajaja. Lo que me motivó en ningún momento fue la televisión o las cámaras, para mí lo principal es la cocina. Encontraba que era mi forma de mostrarle a la gente que podía cocinar y que tengo ganas de hacerlo.

¿Cómo fue la experiencia, qué tal la relación con tus compañeros?
La experiencia, como lo dije, fueron los mejores meses de mi vida. Todo lo que implica: las competencias, llegar al canal, compartir con la gente, etc. Todo para mí era lo mejor que me podía pasar. Y con mis compañeros, la gran mayoría, excelente relación. Sobretodo con mis yuntas: Karla, Dani, Marco, Claudia, Ángela y Leo. Nosotros para arriba y abajo. Y nos seguimos whatsappeando todos los días.

¿Cómo viviste tu eliminación? ¿Se termina aquí tu sueño de cocinar?
Fue un golpe tremendo. Se me cayó el mundo, porque era mi sueño. Es verdad que sentía que podía ser si era mi tercera vez para eliminación, pero cuando me dijeron que me iba me quedé en blanco. Y de ahí lloré como nunca en mi vida porque sentía angustia de no poder cocinar como sé que puedo y demostrar lo que sé. Pero por supuesto que el sueño no termina ahí. Si he cocinado toda mi vida, sigo haciéndolo ahora también. De lo último que hice fue la cena de Navidad para toda mi familia.

¿A quiénes extrañarás del programa y a quiénes no?
¡CHAN! ¡Voy a extrañar todo! La verdad es que cada persona es genial en ese programa, desde los participantes hasta producción, dirección, los guardias del canal, mis queridas recepcionistas. ¡Todos! Ahora por supuesto que con algunos me relacioné menos o no eran las mejores de las ondas, pero para qué darles cuerda a esas personas. Me quedo con lo bueno.

¿Quiénes debieron haber sido eliminados antes que tú?
Mmmmm, puede que Robert, porque a él muchas veces le soplan harto qué hacer, siendo que cuando cocina por sí mismo lo hace muy bien. Y los del repechaje, muchos sentimientos encontrados, sobretodo con Alejandra, que nunca me ha gustado su “onda”.

¿Quién quieres que gane?
La Dani. De mis más partners, es la más auténtica y creativa.

¿Qué viene ahora para ti?
Ahora para mi me toca terminar mi carrera. Hoy tuve mi primer día de internado. Es algo que quiero cerrar y darle la oportunidad de ver si me logra encantar. Pero NUNCA dejar de cocinar. Tengo un proyecto que espero se concrete acerca de cocina, así que no digo mucho más o sino no se cumple, jaja. Y, por supuesto, seguir moviéndome en este ámbito: visitar restaurants, publicar mis platos en redes sociales, buscar recetas que hacer, estudiar libros y recetas.

¿Alguien a quién agradecerle?
A todo producción del canal y lo que implica realizar el programa. Y sobretodo a Christopher, a quien más que como jurado lo veo como un tutor, como alguien que confiaba en mí y buscaba que diera lo más posible. A él, ¡muchas gracias! Y saludos a todo Fotech y a [email protected] [email protected] Gracias por el apoyo y por agarrarme para el leseo todos los días jajaja, nada mejor que reírse de uno mismo.