Nicolás Oyarzún: “Me tiene muy contento la validación como actor que esto ha significado para mí”

La segunda temporada de “Perdona Nuestros Pecados” comenzó con todo. Nicolás Oyarzún, quien interpreta a Gerardo Montero en la producción, conversó con nosotros sobre lo que se viene en esta segunda parte de la teleserie más exitosa de Mega y esto fue lo que nos dijo.

Sobre su relación con Antonieta Corcuera (Constanza Araya), quien en la temporada pasada fue lanzada por Isabel Quiroga (Alejandra Araya) por un balcón, adelantó que “la agresión que sufrió Antonieta la hizo perder una guagua, la dejó con una serie de secuelas y además es la pareja de Gerardo. Sería inverosímil que esta realidad no afectara a la relación, tiene que cambiar. Además, no sabemos cuánto tiempo más va a estar encerrada Isabel”, finalizó.

La segunda temporada de “Perdona Nuestros Pecados” va a estar marcada por el terremoto que afectará a Villa Ruiseñor y a su personaje. El actor nos adelantó que “el terremoto va a afectar a Gerardo. No hay que olvidar que mi personaje es doctor, así que él va a cumplir un rol muy funcional y, sin duda, va a quedar afectado. Esto es una opinión muy personal y, de todas las teleseries en las que he estado, el terremoto va a marcar un hito en la historia de las telenovelas chilenas. Audiovisualmente, el terremoto está precioso y va a afectar a mucha gente dentro de la teleserie, van a haber grandes secuelas físicas”.

Gerardo Montero se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la teleserie, situación que tiene muy contento a Oyarzún, quien además destacó que su personaje “es el único que acciona como si una persona del siglo XXI estuviera en esa época, es moderno. Es un loco lindo, simpático, bueno. Es un bonachón. Yo estoy muy encariñado de mi personaje y su carácter, lo adoro. Empezó como el yerno ideal y ahora sacó la voz, pero sigue siendo un buen tipo”.

Finalmente, Oyarzún se refirió a lo que ha significado su paso por la teleserie en su carrera de actor y señaló que “empecé en teleseries el 2011. Siempre me llamaban en la calle por mi personaje y ahora me llaman por Nicolás. Me pone muy contenta la validación como actor y no por mi personaje y eso es fundamental para mí. Tiene que ver con el éxito de la teleserie, con los demás actores. Estoy muy contento con todo esto”.