Néstor Cantillana: “Me encanta volver a TVN en un momento que no está arriba”

Tras su paso por CHV y Canal 13, el actor regresa al canal estatal para ser parte de la nueva teleserie vespertina “Wena Profe”, donde interpreta a Rodrigo Sarmiento, el profesor de física y jefe de UTP del Bristol School. Después de muchos años, Cantillana vuelve a ponerse en la piel de un personaje antagónico, el que asegura disfrutar. En conversación con Fotech.cl nos cuenta las virtudes de este nuevo rol, su regreso a Bellavista 0990 y cómo enfrentará esta producción a la competencia.

¿En quién te inspiraste para el personaje?
No te puedo decir. El personaje es el malo de la teleserie, entonces fuimos a ver colegios, hablamos con profesores. Yo soy el de física y es jefe de la UTP, es como el inspector de los profesores. En general el que ocupa ese cargo tiene que ser un hombre o una mujer de carácter. Entonces les pido que sean pesados como lo que yo estoy haciendo digamos. Soy un weón pesado, el profe que tú dices “oh, a este viejo no lo soporto pero que es estricto”. Es como de la vieja escuela, pero siempre tiene un punto, o sea no es por joder. Cuando da las notas y alguien dice “señorita Contreras un 4”, y la niña dice “muy bien”, él dice “¿le parece un 4 es una buena nota? ¿Le parece que da para celebrar un 4? ¿Usted cree que con un 4 va a llegar a alguna parte?”. Es brutal, pero no es. O sea, es brutal, ocupa métodos que ahora no se pueden ocupar, entonces es como la letra con sangre, ese tipo de cosas más antiguas. Es un tipo que a lo mejor quería ser médico, quería dedicarse a otra cosa y terminó como profe. Entonces, claro, es duro. Por eso te digo, me basé en alguien porque no, esto es la licencia de la teleserie. Parte siendo un profesor exigente, que por amor a Bárbara (María Elena Swett), celos y por esa estructura brutal que tiene a veces, puede hacerle daños a otras personas. Pero por eso te digo, no es porque sean así los jefes de UTP o este personaje en particular.

¿Te gusta actuar en la teleserie?
Me encanta, me encanta volver a TVN. Yo hace como 10 años que no volvía al canal. Hay mucha gente que yo quiero, que me conoce desde que partí, desde que salí de la escuela y vine para acá con espinillas en la cara, flaco, joven, gente que está todavía en vestuario, maquillaje, las cámaras, entonces me siento como en mi casa. Me encanta volver a TVN en un momento que no está arriba, no la está rompiendo sino todo lo contrario, está en un momento difícil. Pero esta teleserie es buena y corre, va a dar que hablar porque es una teleserie que no tiene miedo. No estamos pegando como mirando para el lado. Se está contando una historia, está súper linda la historia, todos tenemos historias como alumno o como profesor. Hay buenas historias con profesores tenemos malas historias, malos recuerdos y además está la cosa de los temas que TVN insiste en tocar y que le corresponde hacerlo por ser televisión pública, entonces yo estoy feliz de estar acá.

¿Hay algún rasgo que compartas con tu personaje?
Espero que no, pero él es muy rígido, yo trato de no ser así, pero a veces en relación al mismo trabajo he pasado momentos en que he sido muy rígido conmigo mismo, muy autocrítico. Pero cuando pasa el tiempo, por suerte cuando uno se pone más viejo en algunas cosas, entonces ahora yo disfruto, veo esto y no estoy pendiente de cómo lo hice, veo el total, lo disfruto. Tealmente no tengo muchos aspectos en común con el personaje. Lo que a mí me gusta mucho, pero lo que intento es siempre tratar de defender a los personajes. Es fácil hacer un malo y que yo diga “este es malo, lo muestro”, ¿cachai? Yo no soy así. No, trato de hacer que parezca lo más parecido a mí a pesar de que yo no me visto así en la vida, porque uno tiene que lograr un equilibrio entre lo que propone el autor, el texto y la vida real. La gente mala, la que te puede echar de tu pega, la que es cisañera, en general es gente que trabaja por los bordes, como por debajo, o chaquetea, entonces en general la persona más mala y perversa son sonrientes, parecen buenas personas pero no lo son. Por ahí estoy tratando de trabajar. Para mí un referente que me gustó como inspiración es “Whiplash”, la película. Ese pelado es brutal pero tenía un punto y logra que ese cabro toque como los dioses. No se hace así, pero lo logra, entonces es un poco por ahí. Es duro, es brutal, es pesado. También lo bonito de esta teleserie es que a través de este personaje se habla de la libertad, la música, de salirse de los márgenes, de ir a tocar arriba del techo. Para mi personaje eso es lo peor del planeta, o sea un profesor choro es algo poco serio. Está entretenido y creo que nos va a ir bien.

A muchos actores les gusta interpretar al villano dicen que lo pasan mejor. ¿Te gusta?
Me encanta, me encanta. En general, a mí me toca hacer el chistoso o el clase media, simpático, buena onda, en cambio aquí hacer el malo es maravilloso, lo disfruto mucho. Cuando leo digo “oh pero cómo va a hacer esto, malo”, y es un desafío, digamos, para no caer en la tontera, el cliché del tipo que no se que abraza y pone cara de malo, sino la gente mala uno dice “este weón es malo por las acciones que realiza, no por como habla por como mira”. Son las acciones, entonces yo lo disfruto, es muy entretenido. Los malos tienen, en general no siempre, pero tienen más capas que los buenos que solo se mueven por el amor.

¿Crees que al público les va a gustar “Wena Profe”?
Yo creo que sí porque tiene todos estos elementos, o sea yo creo que a la gente que le gustó “El Camionero”, que le gusto “La Colombiana” va a seguir, porque el elenco tiene esa humanidad. Pero esto, además, se amplía con el público joven, con los chicos, qué se yo, porque además la juventud tiene que ver con eso, ser joven es ser libre, y los jóvenes no tienen que pedir cosas en la medida de lo posible, los jóvenes tienen que pedir lo imposible, tienen que exigirlo, tienen que luchar contra lo establecido, tienen que luchar contra las normas y la rigidez, eso es ser joven. Lo interesante, es que los viejos como yo intentemos seguir siendo jóvenes en ese sentido, digamos, como no perder la libertad o cierta sensación de que sí algo hay que cambiar, así que yo creo que este público va a abarcar a más gente que lo que ya agarró “El Camionero” y la anterior.

¿Y qué la diferencia de una teleserie de Mega?
No sé, porque yo no conozco las teleseries de Mega, pero creo que lo bueno de esto es que no es una teleserie que esté mirando pa’l lado, viendo que hace el Mega o que hace el 13 para tratar de imitarlo y sumar puntos. Esta es una teleserie que no tiene miedo, esta teleserie va con todo y está contando una historia como nosotros creemos y sentimos que tenemos que contarla, sin mirar pa’l lado y por eso mismo yo creo que nos va a ir bien.