“Muy Buenos Días”, el nuevo refugio de los renegados

Hace cuatro o cinco años, “Buenos Días a Todos” era el líder indiscutido de sintonía en las mañanas, mientras que “Mucho Gusto” bregaba a duras penas para mantenerse en la competencia. En un momento dado, el matinal de Mega empezó a transformarse en un refugio de renegados, pues le dio pantalla a rostros que fueron dejados de lado o que tenían un rol secundario en otros canales: Luis Jara, Kathy Salosny, Ivette Vergara, María José Quintanilla, Karol Lucero, Álvaro Sanhueza, etc. En otras palabras, gente con deseos de revancha en la pantalla chica, para la cual “Mucho Gusto” fue el lugar perfecto para reivindicarse. El liderazgo que ostenta el matinal de Mega hasta la fecha parece indicar que fue una gran idea.

La televisión tiene muchas vueltas. Ahora Mega es el líder y TVN busca posicionarse. Muy Buenos Días, heredero del extinto Matinal de Chile que nunca pudo recuperarse de la tragedia de Juan Fernández, ha buscado cómo atraer sintonía, y parece estar encontrando la vuelta transformándose en el nuevo refugio de los renegados. Ya Javiera Contador, Pablo Zúñiga, Cristián Sánchez y María Luisa Godoy venían en esa condición, y recientemente se trajeron como director a Pablo Manríquez, defenestrado de “Bienvenidos” por el poco afortunado tratamiento que el dieron al caso de Nabila Rifo, al ex CQC Marcelo Arismendi e -ironías del destinos- la ex Mucho Gusto Karen Paola Bejarano. Curiosamente, con esta última hablando de su caso de revelación de fotos íntimas, lograron subir el rating relegando a su antiguo programa al cuarto lugar.

El reciclaje de rostros en los matinales es increíble. Las sillas musicales son una alpargata al lado de esto. La inmensa mayoría ha pasado por al menos dos programas de distintos canales. El caso de Karen Paola es raro: fue desechada de Mucho Gusto presumiblemente porque ya no les era funcional, pero se va a otro matinal y la rompe en rating. Otro caso extraño es el de Álvaro Sanhueza, que luego de ser cortado por el matinal de Mega se ganó el Copihue de Oro como mejor notero y ahora se lanzó como candidato a diputado de Amplitud por el Gran Valparaíso. Manu González también recibió PLR de Mega y ahora está en Chilevisión. “Bienvenidos” tuvo hasta hace algunos meses en su equipo a Scarleth Cárdenas, incomprensiblemente sacada de prensa de TVN. Cabe preguntarse con qué criterio deciden a quién mantener y a quién echar.

Hay muchos rostros que, por diversos motivos, no tienen pantalla estable pero que, si les dieran la oportunidad, podrían hacerse perfectamente un lugar. Ya conocimos el caso de José Miguel Viñuela y su exitoso reemplazo a Lucho Jara. Eduardo Fuentes tuvo una gran labor conduciendo “Gol de Medianoche”, que recordó su mejor época en Mentiras Verdaderas. Ahora lo veremos en un programa piola en el 13C. Francisco Kaminski está para mucho más que para El Show Después del late en el canal Vive!. Un caso aparte es el de Claudia Conserva, que luego de ser desechada en TVN y de conducir un reality en Mega, decidió jugársela con una idea propia y se lanzó con MILF en UCV TV, un magazine tipo Club de Lulú con ese discreto encanto de la TV hecha a pulso que ha logrado atención en las redes sociales (Trending Topic casi todos los días) y buenas críticas, incluso de observadores exigentes como Alvaro Bisama.

La pelea por el rating es cruenta, más aún en momentos de crisis donde hasta el canal líder termina echando gente para amortizar las pérdidas. Nadie tiene asegurado el puesto, incluso aunque lo haga razonablemente bien. La rotación de rostros en los matinales es una muestra de que la industria de la TV abierta chilena insiste en darse vuelta en lo mismo, y entrega poco espacio a ideas nuevas. Ello les permitirá mantenerse mientras la sintonía se mida en base al consumo de los baby boomers que añoran los viejos tiempos.