Miguel Bosé sobre el Festival de Viña: “Era y siento el lugar más mágico que existe en el mundo”

Será la décima vez que el cantante suba a la Quinta Vergara para deleitar al público con sus temas más emblemáticos como “Amante Bandido”, “Morena Mía” y “Linda”.

Miguel Bosé fue nombrado Visita Ilustre de Viña del Mar y recibió las llaves de la ciudad. Además, se le entregó el premio Ícono del Festival de Viña de Mar, el cual se otorgó por primera vez

Tras la entrega de los reconocimientos de manos de la alcaldesa Virginia Reginato, del director ejecutivo de Chilevisión, Jorge Carey y los animadores del certamen Rafael Araneda y Carolina de Moras, el artista ofreció una distendida conferencia de prensa, la cual tuvo espacios para reír, recordar y reflexionar.

“Es un privilegio, es un honor, porque para mí Viña significó el lanzamiento en una sola noche… Me acuerdo que en ese entonces Viña era el único festival que existía en todo el continente americano era como Hamlet y Shakespeare. O sea, tú para ser actor tenías que hacer Hamlet, para hacer el recorrido musical, una carrera musical tenías que pasar por Viña”, aseguró el español sobre lo que significa el festival.

”Además pasar por Viña con el público así. Todas las noches el monstruo se comía a alguien. Yo me acuerdo que la primera vez que tenía que salir, estaba en el hotel, me llamó mi manager chilena y me dijo ‘vámonos ya para la Quinta’, y aún no se había comido (el monstruo) a nadie, y yo llegaba con tanta resonancia y expectativa y era como ‘la nueva música en español’ y ‘el gran ídolo de las juventudes’, etc, que dije ‘no voy a estar jamás a la altura y el monstruo me tragará’. Creo que gracias a Dios en mi camino salió alguien y se lo tragó el monstruo, cuando yo llegué el monstruo estaba ya saciado”, bromeó al contar los nervios que sintió al tener que enfrentarse a la audiencia de la Quinta Vergara.

Su relato de aquella primera vez prosiguió al recordar “ese olor a eucalipto que me llegaba desde las colinas, cuando prendían las antorchas de verdad, (…) salía de las antorchas este olor a papel quemado y a eucaliptos y yo me acuerdo que decía ’A ver, pero ¿por qué me pagan? Si el espectáculo me lo están dando ellos’. Era y sigue siendo el sitio, el festival, con el lugar más mágico, más increíble y más poderoso que existe en el mundo”, expresó.

En aquello años, Chile vivía la dictadura de Augusto Pinochet y  el intérprete de “Amiga” comentó cómo fueron esos momentos con los que tuvo que lidiar en nuestro país: “Esa época era muy fuerte, había toque de queda, y yo venía de Europa y no sabía lo que era el toque de queda, muchas veces me tuve que quedar en casa de amigos, se oían disparos y yo decía ‘¿qué es esto?’, quizá tendría que haber hecho caso y no arriesgar tanto. Pero me daba igual, yo tenía que estar al lado de dar música en un país que necesitaba cuando nadie venía, o muy poca gente venía”, declaró.

Tras aquel testimonio, Bosé confesó una anécdota con los militares: “Me acuerdo de una vez en el Hotel Nacional, todo el hotel rodeado de guardia a caballo, militares montados. Me dijeron que no podía salir porque había muchas gente fuera y estaban tratando de pararlos con los caballos diciendo ‘Que barbaridad. Hay que llevarlo al teatro (Caupolicán) de una forma segura’ y me metieron en una tanqueta… ¡Con las mallas!. Yo me acuerdo que llegué, que se abría la tanqueta, que era de color arena, y yo salía vestido con las mallas”, contó haciendo reír a todos los asistentes.

Ante la pregunta de cómo hizo para mantener una carrera de 41 años y no caer en el alcohol, el cantante francamente respondió: “He tenido mis momentos. Yo ahora no hago nada porque ya lo he hecho todo, pero alcohol… Me he bebido todo lo que he podido, todo el que me ha dado tiempo beberme del mejor y del malo también, fumar también y del resto también. Pero un día desperté y dije ‘ Y, ¿ahora qué? ¿Cuál es el chiste? ¿Para qué me sirve todo esto?’, además también fue en el momento en que nacieron mis hijos”.

“Yo estuve perdido pero me encontraba las mañanas por el sentido de las responsabilidad que tengo y de respeto de algo que se llama la música que me lo ha dado todo en la vida y a la que le debo absolutamente todo, y por respeto me he levantado cada mañana a pesar de los pesares y he estado a la altura de cada situación que tenía que estar. Eso ya es tiempo pasado. Pero no es fácil hacer una carrera en la  música porque hay muchas tentaciones alrededor y no es difícil caer”, sentenció el protagonista de la película española “Retrato de Familia”.

Foto: Chilevisión