Lucas Balmaceda por “Juana Brava”: “En esta serie sentí que tenía una voz”

Lo conocimos el año pasado en su debut en televisión de la mano de “Los 80”, donde en la séptima y última temporada interpretó al rebelde Axel. Meses han pasado desde entonces y poco sabíamos de esta joven promesa, pero desde este domingo, Lucas Balmaceda vuelve a la televisión en TVN en la nueva serie “Juana Brava”, donde tendrá el rol de Diego, hijo de la protagonista Elisa Zulueta.

Fotech.cl conversó en exclusiva con el joven talento tras la muestra del primer capítulo a la prensa sobre su personaje, la experiencia de trabajar en esta nueva producción, sus futuros proyectos y más.

Tus primeras impresiones después de ver el primer capítulo… ¿Habías visto algunas imágenes anteriormente?
Nada de nada. Estoy muy contento y agradecido como una especie de sentimiento de humildad, como… No esperaba que fuera tan buena la verdad. Estoy muy contento.

¿Cómo fue trabajar en esta producción que es bastante distinto a lo que hiciste en “Los 80” anteriormente?
Fue muy agradable porque, claro, la gente me pide que haga una comparación con “Los 80” y claro, yo llegué y ya llevaban seis temporadas, entonces me sentí un poco invitado a participar. En esta serie soy protagónico, primera temporada, entonces sentí que tenía una voz como artística y me hice amigos para el resto de mi vida. Me sentí muy cómodo, muy agradecido, lo pasé muy bien.

Tu personaje en la serie de Canal 13 es muy distinto al que vemos ahora, ¿cuál fue más entretenido de interpretar?
Son distintos. Yo creo que fueron igual de difíciles, porque en “Los 80” era un personaje que era un poco más oscuro, más agresivo y más adulto, de cierta forma, entonces en ese sentido yo me podía relacionar un poco de ese lado. El desafío al hacer a Diego -su personaje en “Juana Brava”- era que fue muy difícil volver a ser ingenuo porque es un cabro de 16 años, yo tengo 23, entonces recordar a uno a esa edad era como recordar cómo se miraba con inocencia las cosas. Un personaje como este era difícil, los dos tenían su desafío y fueron ricos de hacer.

La serie se estrena en un contexto bastante particular respecto a la desconfianza que existe en la política, tú como joven pudimos saber que vas a tener un poco de ese toque revolucionario en ciertos aspectos. Pero, ¿cuál es tu visión como joven respecto a lo que pasa en el país actualmente?
Siempre en mi familia se ha conversado mucho de los temas de contingencia y yo encuentro que me sorprende que ahora recién se esté destapando la olla y con mi hermano siempre conversamos que está bueno que ahora esté la patá y que es necesario de que ocurran este tipo de crisis para que se vuelva a creer. Yo confío en Michelle Bachelet, yo soy admirador de ella, participo por ella y hay que tener confianza. Es la primera que se atrevió a realizar cambios profundos y la gente se le tiró encima porque este país está liderado por empresarios, entonces obviamente no les conviene lo que está sucediendo. Pero yo creo que esos son cambios que se tienen que hacer ahora ya.

Volviendo a lo de tu personaje, ¿vamos a ver varios actos revolucionarios de su parte?
Ehm… Yo creo que sí. Revolucionarios, hormonales, todo tipo de revoluciones.

¿Tuviste alguna experiencia en particular mientras grababan?
Muchas cosas pasaron, me acuerdo que tuve que filmar un día después que me lesioné, se me abrió el cuero cabelludo en una obra que estaba haciendo en el GAM y al día siguiente tenía que estar grabando con puntos en la cabeza y todo.

¿Qué proyectos tienes?
Voy a reestrenar una obra en la que estuve en el GAM, en enero, “La Noche Obstinada” y también, bueno, postulamos a unos fondos con algunos proyectos audiovisuales que no son seguros entonces no puedo contar mucho y con una obra también que mandamos al Fondart.