Los triángulos amorosos que vivirán las Duque en “El Amor Lo Manejo Yo”

Las actrices María Elena Swett, María Gracia Omegna y la debutante Margarita Hardessen darán vida a las hermanas Duque en la próxima teleserie vespertina de TVN. Interpretando a Victoria, Natalia y Valentina respectivamente, hijas de Elena, rol interpretado por Coca Guazzini, y el fallecido Octavio, se verán envueltas en complejas relaciones sentimentales.

Victoria Duque (María Elena Swett) es la mayor de las tres hermanas y quien quedó a cargo de la empresa familiar, la fábrica de dulces y chocolates más grande del país. Rígida y elegante, muchas veces no logra encontrar el límite entre un empleado y un familiar, por lo que trata a su madre y hermanas con dureza y frialdad, como si fuera parte de su trabajo organizar la casa y a la familia. De ahí que encontrar a un hombre para ser feliz y compartir la vida se le ha hecho siempre muy difícil. Sólo Alonso (Julio Jung Duvauchelle) alcanzó a reunir casi todos los requisitos. Con él como novio, conocerá a Marcos (Jorge Zabaleta), su nuevo chofer, un hombre completamente diferente a ella y con él que se dará la oportunidad de replantearse qué es lo que quiere para su vida.

A Victoria le sigue Natalia (María Gracia Omegna). Bella, sexy, y a la vez muy mentirosa. Edificó su personalidad y su ego siendo la ‘chica Duque’ durante diez años. Como rostro de la empresa, se fue haciendo también una imagen de sí misma con la que ha buscado siempre ser consecuente. El verse en los afiches y las publicidades televisivas de los dulces familiares fue forjando en ella el deseo del estrellato, sin poder dimensionar jamás lo que realmente significaba ser la chica Duque, algo que no necesariamente la depositará en el hall de la fama. Así, acostumbrada a tener todo lo que quiere, Natalia se obsesiona con Julián (Diego Muñoz), el único hombre que no se fija en ella. Por lo que hará lo imposible por obtener su atención, haciendo tambalear incluso el matrimonio que él tiene con Gaby (Carmen Gloria Bresky).

Finalmente está Valentina (Margarita Hardessen), quien pasó de ser la niña consentida a la rebelde de la casa. A pesar de haberse criado en una familia adinerada no es materialista. Pero su nivel social no es definitorio a la hora de establecer contactos y relaciones, al contrario, busca esconderlo de todos y pasar por una chica común de barrio. Así, y en búsqueda constante de aventuras, de adrenalina, de algo distinto, Valentina se enamora perdidamente de Lucas (Ariel Mateluna), un ladronzuelo, a quien ocultará el secreto de su identidad. Pero no sólo Valentina está interesada en él, Rocío (Soledad Cruz), la hermana de Marcos, también está enamorada de Lucas, por lo que ambas querrán retenerlo a su lado.