Los cambios de paradigma de la TV Digital

2009-07-06_cambios

La reciente designación de norma japonesa-brasileña de TV digital para Chile supone el mayor cambio de paradigma en la historia de la TV chilena desde la llegada del color. En este artículo exploro algunas de las mayores innovaciones que podremos ver en los próximos años.

¿Alcanzará el mercado para tanta oferta?: Pocos recuerdan lo que pasó a finales de los 80, cuando se abrió la posibilidad de establecer canales de TV en frecuencias UHF (canales 14 hacia arriba). Muchas empresas se interesaron inicialmente en el tema, pero al poco andar se olvidaron de la idea al constatar que el mercado televisivo no daba para más canales que los existentes. Actualmente hay pocos canales UHF y más bien marginales (poblacionales, evangélicos y similares). En el nuevo sistema digital, tendremos nuevos operadores, y cada uno de ellos podrá tener más de una señal. ¿Cómo será ahora la repartición de la torta? ¿Alcanzará para todos? ¿Se abrirán más mercados?

La clave es la segmentación: La disponibilidad de nuevas señales va a permitir que un mismo generador de contenidos disponga de tres o cuatro señales que podrá destinar a diferentes públicos. Es lo mismo que hacen El Mercurio y Copesa con los diarios: tienen uno importante e influyente (El Mercurio y La Tercera), un vespertino (La Segunda y La Hora) y un diario “para el populacho” (LUN y La Cuarta). En TVN ya tienen su señal abierta y el canal de noticias, y pueden crear otras señales. Con ello, cambiaría la competencia: no será todos contra todos en todo horario, sino que segmentada en horarios, nichos y tipos de público. Por ejemplo, “Morandé con Compañía” no sería competencia de “Chile Debate” aunque coincidan en horario, pues estarían destinados a públicos diferentes.

Una solución para Canal 13: Hace un tiempo, Don Francisco propuso la idea de que Canal 13 tuviera dos señales: una derechamente competitiva, y otra para que la Iglesia Católica difundiera su mensaje. En otras palabras, una señal para servir a Dios y otra para servir al rating. Aunque pueda parecer cínica y cuestionable, esto solucionaría el eterno dilema del canal del angelito entre ser competitivo y ser coherente con su carácter de católico. Con la TV digital, esta idea resulta más que posible de llevar a la práctica. Una posible solución para Canal 13 sería: Un canal full-competitivo (la actual señal abierta), un canal cultural (el actual 13C), uno de noticias (el actual Teletrece Online) y el citado canal de la Iglesia Católica.

El dilema de los contenidos: la TV digital nos dará la oportunidad de saber qué es lo que realmente quieren ver los chilenos en sus pantallas. Habrá posibilidad de que los creadores muestren contenidos, de que surjan espacios para canales culturales y educativos y de que el público pueda elegir entre alternativas diferentes, y no como ahora donde los canales tienden a copiar lo que le resultó al del lado. El tema de la calidad es más de ideas y creatividad que de recursos: en la historia de nuestra TV hemos tenido verdaderos bodrios que han consumido una cantidad impresionante de dinero (“Porque hoy es sábado”), y programas sumamente baratos que no sólo han sido exitosos, sino que se han transformado en referentes (“31 Minutos”).

Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La reciente designación de norma japonesa-brasileña de TV digital para Chile supone el mayor cambio de paradigma en la historia de la TV chilena desde la llegada del color. En este artículo exploro algunas de las mayores inn…

  2. Jimena dice:
    Creo que te engañas con el tema de los contenidos: hacer buena TV es carísimo y el mercado local no lo paga, salvo en contadas excepciones. “Elisa”, siendo apenas un culebrón, es un buen ejemplo de que a veces funciona eso de juntar bueno y exitoso. Pero, aunque queramos, no es posible olvidar dos cosas: que hablamos de una teleserie y que, por tanto, no es lo que se espera de la pantalla chilena que es cultura y nobleza.
    El ejemplo que pones, “31 minutos” tuvo una segunda temporada para el olvido en términos de público, y ya no está en pantalla: no fue más. Queda en las retinas de un trozo de público como han quedado otros fetiches (Canal 2, por ejemplo), pero no forma parte de una línea de desarrollo televisivo exitoso ni mucho menos. La buena TV, ésa que vemos en canales extranjeros norteamericanos o británicos, está hecha con muchos recursos y unas economías de escala imposibles para nuestros pequeños parámetros chilenos. Un capítulo de “House” cuesta casi lo mismo que una temporada completa de “Los 80”, que es muy buena pero infinitamente difícil de hacer: con ese presupuesto, exiguo para estándares exigentes e internacionales que son los que nos marcan la pauta, desborda las posibilidades locales por lo que con suerte se puede hacer una “Los 80” al año.
    No tengas tantas esperanzas con la TDT: probablemente tendremos los mismos canales de siempre, igual de mediocres que siempre, sosteniéndose a combos para ganar un trocito de la torta y alimentando un par de señales paralelas que, mejores o peores, no son competitivas comercialmente y les comen hasta los calcetines. ¿O crees que 24H es rentable o lo será alguna vez? Los noticieros, uno de los 3 o 4 pilares de las televisiones generalistas chilenas, son un gastadero de plata. Imagínate lo que es un canal que emite todo el día!
    me parece que las expectativas de Don Francis, como las tuyas, son entrañables, pero no tienen ancla en la realidad.
    Salu2
  3. GUSTAVO dice:
    SERA LO MISMO PORQUE ,EL QUE MANDAN SON LOS SEÑORES DEL PEOPLE MATER ELLOS SON LOS RESPONSABLE DE LA BASURA QUE HAY HOY EN DIA EN LA TELEVISION CHILENA.
  4. Nerdy dice:
    Discrepo en algunas cosas de Jimena. Me parece que su mirada es extremadamente cortoplacista.

    1) 31 Minutos fue mucho más que la primera temporada. De hecho, me atrevería a afirmar que el programa de APLAPLAC redefinió la manera de hacer TV para niños en Chile. Todo lo que hizo Vasco Moulian con Pulentos o otras series no se explican sin “31 Minutos”. “Cachureos” desapareció del mapa, y Marcelo tuvo que volver al canto. Sin contar de que se ha convertido en un programa de culto en diversos paises, y que sus canciones van a ser versionadas por artistas de la talla de Café Tacuba y Los Bunkers.

    2) Rock & Pop TV fue indudablemente un fracaso a corto plazo, pero a largo plazo renovó la TV chilena, llenándola de rostros que actualmente “la llevan”: gente de prensa (Consuelo Saavedra, Iván Valenzuela, Soledad Onetto, Maritxu Sangroniz, Margarita Hantke, Montserrat Alvarez), animadores del Festival de Viña (Sergio Lagos, Soledad Onetto), conductores (Sergio Lagos, Iván Valenzuela, Marcelo Comparini), creadores de programas como “31 Minutos” (APLAPLAC), etc.