Las guapas e inteligentes Quiroga: presente y futuro esplendor

Hasta donde se sabe, no existe parentesco entre ellas. Sin embargo, aparte del apellido tienen en común su belleza y su potencial como rostros televisivos. Alejandra y Karla Quiroga son dos de las revelaciones de la TV abierta en el 2017, y tienen condiciones para seguir creciendo dentro del medio.

La periodista, locutora y doblajista boliviana Alejandra Quiroga llegó a Chile el 2009 desde su natal La Paz siguiendo a su entonces marido que asumía un cargo gerencial. Venía con un currículo más que respetable de 8 años de trayectoria en el canal Red Uno de su país. Logró hacerse un lugar en el canal de cable Zona Latina a cargo de la conducción del programa “Magazine” en lugar de Maura Rivera, donde llamó la atención en un principio por su notable parecido físico con la ex “cocotera”. Posteriormente fue parte de la conducción del matinal “Sabores” también en Zona Latina.

Este año decidió pegar el salto a la TV abierta y pasó a Chilevisión, donde actualmente es una de encargadas del informe meteorológico.

Salta a la vista su proverbial belleza. Es de esas mujeres como Soledad Onetto o la Sita Jeannette que se ven regias y elegantes aunque estén vestidas con una bolsa de papas y bailando reggaetón; aparte de su belleza, su presencia es simpática y agradable en pantalla, donde se notan sus años de carrete televisivo; sabe jugar con su sensualidad sin caer en lo chabacano; y es dueña de una exquisita dicción en español, apoyada por su lindo acento boliviano, que vale oro en un medio televisivo donde los principales rostros andan a tropezones con la pronunciación. Todo esto me hace pensar que Alejandra está para muchísimo más que entregar el informe del tiempo. Es una gran alternativa para la conducción de programas magazinescos y franjeados en caso de que llegaran a faltar Carolina de Moras y Carolina Mestrovic.

Karla Quiroga es todo un caso. Posee dos títulos profesionales, psicóloga y periodista. Antes de entrar a las comunicaciones se desempeñó como psicóloga laboral, y tiene un interesante canal de You Tube donde entrega asertivos tips de autoayuda, y que al parecer tiene abandonado. Ojalá lo retome porque es un gran aporte.

Sin embargo, sus inicios en TV se dieron por el lado de la entretención: integrante de “Yingo”, participante de “Este Programa es Super Bueno” de Vía X y modelo de “Coliseo Romano”, donde ofició de asistente de los trucos de magia de Edo Caroe.

Participó de una recordada rutina de Caroe en la época de los “Viernes sin Censura” del “Mentiras Verdaderas”, donde lidió con mucha personalidad con las tallas pícaras de Don Carter y los piropos descuadrados del propio Edo.

Posteriormente reapareció como conductora de la edición de mediodía de “CDF Noticias” donde aprendió de fútbol y arrancó suspiros a granel de los fanáticos del deporte rey hasta que fue despedida. Su salida fue muy historiada, marcada por acusaciones de ambiente laboral tóxico, de acoso y persecución de sus jefes a ella y a otros colegas sindicalizados, y una demanda contra el Canal del Fútbol que se arregló extrajudicialmente. Sus potentes reflexiones sobre esta situación evidencian que Karla tiene bastante más que belleza física, lo que ha quedado refrendado en su actual labor como panelista del “Así Somos”, donde llama la atención por la preparación que demuestra en cada intervención.

Karla es perturbadoramente bella. Es de esas mujeres que encandila por presencia, como Lucila Vit. Y tal parece que lo tiene claro y sabe explotarlo a su favor. Pero además se ha evidenciado como una matea de tomo y lomo, con un manejo de lenguaje muy por sobre la media, de carácter y convicciones muy fuertes, que no se deja avasallar y que defiende sus opiniones con pasión y fundamentos. Para discutir con ella hay que ir muy preparado, no solo en lo referente a argumentos sino que además psicológicamente. En la edición del “Así Somos” donde se recordó al recientemente fallecido Hugh Hefner, se despachó un discurso sumamente crítico respecto del legado del fundador del imperio Playboy, con un tono feminista tan militante que a su lado Natalia Valdebenito quedaba como Geisha japonesa….y lo hizo luciendo un cuerpazo que ya se lo quisiera cualquiera de las “conejitas” de Hefner.

Me queda la sensación que el “Así Somos” pronto le va a quedar chico, si es que ya no es así. Karla Quiroga está para mucho más que el happy hour de trasnoche de La Red.

Dios mediante, estas dos bellas e inteligentes chiquillas de apellido Quiroga tienen todas las condiciones para asumir roles fuertes y destacados en la TV abierta. Cuentan con amplia preparación y experiencia a pesar de ser todavía jóvenes, les apasiona la comunicación y han hecho gala de una notable perseverancia. Karla y Alejandra son parte del recambio que necesita la TV abierta chilena.