La demanda de Rayén Araya contra Radio Bío Bío: acusa persecución a embarazadas y sindicalistas

Hoy se dio a conocer la acción judicial que la periodista presentó luego de que la despidieran en diciembre del año pasado. En la denuncia se puede apreciar cómo actuarían los hermanos Mosciatti con sus trabajadores cuando quieren agremiarse y cuando las mujeres se embarazan.

Una demanda en contra de Radio Bío Bío fue presentada por Rayén Araya en el 1° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago por faltas a sus derechos laborales mientras trabajaba en la estación de los hermanos Tomás, Nibaldo y Mauro Mosciatti, se dio a conocer hoy.

En diciembre de 2011, la periodista recibe una oferta laboral para sumarse al programa “Radiograma” de la estación para conducirlo junto a Nibaldo. En el momento de la oferta, la comunicadora tenía 7 meses de embarazo y sus labores comenzarían en marzo de 2012. Al empezar a trabajar, le indicaron que no la contratarían ya que no asumirían las responsabilidades que conllevan las normas de protección a la maternidad.

El escrito continúa acusando a los hermanos Mosciatti de prohibir los sindicatos al realizar despidos masivos y aumentos de sueldo, con tal de no sumarse al gremio. A esto, le sumó la discriminación que sufren las gestantes, ya que al anunciar que estaban embarazadas tenían fuertes posibilidades de ser despedidas.

Araya condujo “Radiograma” hasta diciembre de 2015, cuando le informaron que la cambiarían al bloque entre las 9:30 a las 13:00 horas, en el programa “Expreso Bío Bío” desde enero de 2016 y que a partir de marzo lideraría el programa junto a Álvaro Escobar.

Además, denuncia los dichos negativos y la orden de renunciar al fuero que protegía a recién nacidos de dos de sus productoras.

En marzo de 2016, la locutora comunica a sus empleadores que está embarazada para poder hacer uso de su prenatal. Esto trajo consigo que le disminuyeran “el subsidio postnatal en los tres meses finales”, el cual se redujo “50% del tope”.

Tras su regreso del postnatal en marzo de 2017, Araya revela que comenzó el hostigamiento de parte de Tomás Mosciatti para que renunciara, ya que ni Álvaro Escobar ni su equipo querían trabajar con ella, lo cual fue desmentido por el actor.

Luego de lo acontecido, le dieron la posibilidad de volver a conducir “Radiograma” junto a NIbaldo Mosciatti, puesto que la conductora, Scarleth Cárdenas, tendría unos días libres para casarse con su pareja: “Tú comprenderás que si la echo ahora, me van a acusar de homofóbico”, le habría dicho Tomás Mosciatti.

Cuando Escobar se sumó al espacio, acordaron con Bío Bío que tendrían el mismo sueldo; sin embargo, desde marzo del año pasado que Araya recibía menos, sin haberse percatado antes por lo que le pide una explicación a Tomás Moscciati, quien le solicita que se vaya de la radio.

Después de aquello, la reportera acusa que la despidieron por “una decisión interna y personal”. No obstante, Radio Bío Bío informó a la Inspección del Trabajo que la causa de su destitución fue por “falta de probidad del trabajador” y por “conductas indebidas de carácter grave”.